Exigen transparencia al gobernador de Guerrero

miércoles, 5 de agosto de 2015 · 20:23
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador sustituto, Rogelio Ortega Martínez, admitió que su administración destinó seis millones en obra pública para beneficiar a diputados locales, sin embargo, dijo, los miembros de la LX legislatura “no tienen llenadera”. En tanto, el secretario de Obras Públicas, Jesús Hernández Torres, exigió a este reportero revelar la fuente que filtró los audios de las conversaciones donde él y su homólogo de Finanzas, Eliseo Moyao, acuerdan desviar recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF), para incrementar de cuatro a seis millones la bolsa de obra pública de los diputados. De lo contrario, dijo, no está dispuesto a informar públicamente sobre el monto, las empresas que ejecutaron la obra pública y los diputados beneficiados de manera irregular. En un encuentro que Ortega sostuvo esta mañana con miembros del grupo ciudadano Cuicall, en esta capital, el presidente de la organización, Adolfo Chávez Romero, exigió transparencia y la aplicación de una auditoría social para revisar salarios del gabinete y el dinero que reparte a empresas periodísticas. Ello debido a los constantes señalamientos sobre presuntos actos de corrupción en la administración de Ortega, que se ha caracterizado por la opacidad, inflar la nómina con su parentela y comprar voluntades como estrategia para dividir el movimiento social que exige justicia por el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. El mandatario aceptó que los miembros de la asociación civil revisen la nómina estatal, y adelantó que publicará el salario de los funcionarios en el portal oficial del gobierno, pese a que esa información debe ser pública por mandato legal y no por disposición gubernamental. Durante la reunión, transmitida a través del noticiario de la empresa radiofónica Capital Máxima, Chávez Romero dijo que no le creerá al gobernador hasta que no aclare públicamente con documentos oficiales las acciones irregulares que se le imputan, y soltó: “El problema es que Guerrero es un estado pobre, pero salen políticos ricos y entonces  es una incongruencia. Yo no sé si el gobernador aceptaría una auditoría social en ese sentido, porque si lo hacemos a través de la Contraloría o la Auditoría estatal, pues son parte del mismo equipo que no se puede confiar en ellos”. Ortega reviró argumentando que la asociación también puede revisar pasivos y laudos, así como la nómina de salud, donde hay 5 mil plazas sin techo presupuestal. Luego el dirigente del grupo Cuicalli hizo referencia al caso difundido por Apro sobre los diputados locales encabezados por el PRD y el PRI, quienes han presionado al gobierno estatal para que les entregue 10 millones que canalizarían a obra pública, en lugar de los cuatro millones que fueron etiquetados en el presupuesto de egresos de este año. “En ese sentido, la percepción de la gente es que el gobernador declara que no hay dinero  y los secretarios se están despachando con la cuchara grande, dándole a los diputados algo que no tienen derecho porque no es la parte fundamental de un diputado. Sin embargo, hablaban de seis, de ocho, de cuatro o 10 millones, entonces quiere decir que se despachan así. ¿Entonces hay dinero o no hay dinero? –Es un equívoco --atajó Ortega – Ahí están las llamadas, reviró Adolfo Chávez. El gobernador evadió el tema, argumentando que si no se ejerce el presupuesto aprobado donde se incluye la “gestión social” de los diputados locales, se pierde, y subrayó que sus colaboradores hablaban de dinero etiquetado. Chávez le recordó que en la conversación de los secretarios de Finanzas y Obras Públicas hablan de incrementar de cuatro a seis millones la bolsa de obra para los diputados, situación que exhibe una irregularidad, porque si fuera presupuesto etiquetado no tendrían ese margen de maniobra que refleja que "la lana la tienen guardada y la disponen a su antojo y eso es indebido". Ante la postura del líder del grupo Cuicalli, Rogelio Ortega expresó: "No se dispone, el dinero que viene etiquetado es para que se ejerza en lo que va etiquetado (…) Pero no tienen llenadera, claro, porque dicen: seguramente tienes, dame más". Añadió: "Yo de pronto entiendo a los gobernantes que de pronto salen corriendo, no van a un zócalo de la ciudad a transitar libremente o comerse un taco de chicharrón o de barbacoa  en el  mercado, porque llegan miles y todo mundo a pedir dinero".  

Comentarios