"No les creemos", claman reporteros en el Congreso de Veracruz

miércoles, 5 de agosto de 2015
XALAPA, Ver. (apro).- La crispación por el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa, colaborador de Proceso, Cuartoscuro y AVC Noticias, persistió en esta ciudad: colegas y amigos de la víctima irrumpieron en el Congreso local para denunciar la impunidad que priva en los 14 asesinatos de comunicadores registrados en el gobierno de Javier Duarte. La irritación también continuó en las redes sociales, donde estudiantes, académicos, empresarios y periodistas lamentaron la espiral de violencia en Veracruz y en el país. Los reporteros también exigieron a los diputados que las comisiones permanentes de Justicia y de Atención y Protección de Periodistas pidan a la Fiscalía General de Veracruz (FGE) que “entregue a la brevedad” a la PGJDF toda la información referente al ataque de un comando contra un grupo de estudiantes –varios de ellos universitarios–, agresión registrada el 5 de junio y de la que dio amplia cobertura el propio Espinosa Becerril. Al cumplirse cinco días del multihomicidio perpetrado en la colonia Narvarte del Distrito Federal, donde también falleció la activista del movimiento #YoSoy132 y de Casa Magnolia, Nadia Vera, los comunicadores –fotorreporteros, camarógrafos, columnistas y reporteros– sacaron lonas, cartulinas y hojas tamaño carta con el rostro de Rubén Espinosa impreso, con el fin de recordarles a los legisladores que no permitirán un asesinato más, ni tampoco que los homicidios queden en la impunidad. En cartulinas los inconformes advirtieron: “No les creemos”, “Rubén no merecía morir”, “Congreso local incompetente”, “Ni uno más”, “Sabemos quién fue” y “Fue el estado”, entre otros. Mientras los reporteros protestaban, la sesión de la diputación permanente transcurrió dentro de un ambiente tenso, por lo que el legislador panista Domingo Bahena solicitó decretar un receso para “atender los reclamos de la prensa”. A regañadientes, la presidenta de la mesa directiva, Octavia Ortega Arteaga, permitió que se leyera un comunicado para consignar la irritación del gremio reporteril luego del asesinato de “Rubencillo”. “Estamos aquí porque una vez más han asesinado arteramente a un colega nuestro. Hablamos en presente porque aún no podemos asimilar que la impunidad, la corrupción, la inacción, la indiferencia y la incompetencia gubernamental –de los tres órdenes de gobierno– nos lo arrebataron”. “Pedimos a la comisión pertinente del Congreso local que exija a la propia FGE que deje de proteger a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública que participaron por omisión o complicidad en el ataque a estudiantes el 5 de junio, en el que el principal denunciante de ese acto de arbitrariedad fue Rubén Espinosa”. Esa cobertura, recordaron, fue la que orilló a Espinosa Becerril a autoexiliarse en el Distrito Federal, y tras una serie de amenazas e intimidaciones; no obstante, 47 días después fue asesinado. En su pliego petitorio los reporteros también solicitaron un cambio en los integrantes de la Comisión Permanente de Atención y Protección a Periodistas, “que no ha servido de nada y resulta obsoleta y ofensiva para el gremio periodístico de Veracruz” pues, acusaron, ni Eduardo Robles, Eduardo Sánchez y Gabriela Arango han hecho algo para evitar las agresiones de comunicadores en la entidad. En ese momento, la diputada Gabriela Arango –dueña de varios periódicos en el norte de la entidad y con convenios publicitarios con el gobierno de Javier Duarte— evidenció su cólera, sin embargo, su correligionaria, la priista Belem Fernández, aconsejó: “Tú sonríe amiga, sonríeles”. Al concluir la protesta, reporteros y fotoperiodistas montaron una ofrenda a Rubén Espinosa en la explanada del Congreso local, lapso en que la sesión de la diputación permanente fue reanudada.

Comentarios