Encierran en atrio de catedral a estudiantes que realizan ayuno en Puebla

viernes, 7 de agosto de 2015
PUEBLA, Pue. (apro).- El Frente Estudiantil Educación para Todos (FEET) denunció que alrededor de 35 de sus integrantes quedaron esta noche encerrados en el atrio de la catedral de Puebla, luego de que personas desconocidas colocaron candados a los portones, a pesar de que había un acuerdo para desalojar el área. Desde este día, tres de los integrantes del frente iniciaron una huelga de hambre para pedir que la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) garantice la educación pública para rechazados en el examen de admisión de esa casa de estudios. Los jóvenes primero colocaron su campamento en el zócalo poblano, donde los jóvenes Juan Ruiz, José Luis García y otro identificado sólo como Cornelio se declararon en ayuno para pedir que, al no garantizar el acceso a todos los estudiantes, la BUAP pague el costo de un año escolar en alguna escuela privada para luego incorporarlos a la casa de estudios. Por la tarde cambiaron el plantón al atrio de la catedral poblana, ante las amenazas de que podrían ser desalojados como ocurrió el 8 de febrero de este año, cuando integrantes de este mismo grupo estudiantil fueron golpeados por porros. Fidel Sánchez, integrante del FEET, dijo que emitieron un escrito en el que pedían a las autoridades eclesiásticas les permitieran permanecer en el atrio de la iglesia para proteger de alguna forma su integridad física. De hecho, el estudiante dijo que igual habían entregado una carta a la Comisión de Derechos Humanos en la que pedían medidas cautelares ante el temor de que se repita una agresión como la que ocurrió el 8 de febrero, cuando ocho de ellos fueron secuestrados, golpeados y abandonados en un paraje a las afueras de Puebla, por un grupo de porros. A poco rato de que se habían instalado en el atrio, personal de la catedral colocó candados para cerrar las puertas, con lo que los jóvenes no podían salir de esa área ni entrar al templo. Tras dialogar con el encargado de la catedral, los estudiantes acordaron regresar al zócalo la protesta. Sánchez comentó que apenas se preparaban para salir del atrio cuando se dieron cuenta de que los candados fueron colocados de nueva cuenta. “Ahora están secuestrados formalmente”, expresó el vocero del movimiento estudiantil, quien responsabilizó de esta forma de incomunicación al alcalde Antonio Gali Fayad, al gobernador Rafael Moreno Valle y al rector de la BUAP, Alfonso Esparza. El FEET pidió a la prensa y a las organizaciones sociales estar al pendiente de la situación que priva con estos estudiantes, tomando en cuenta que ya otros grupos universitarios han sido objeto de represiones por parte del gobierno de Moreno Valle.

Comentarios