Opositores rechazan consulta sobre Centro Cultural en Oaxaca por "ilegal"

martes, 15 de septiembre de 2015
OAXACA, Oax. (apro).- El gobernador Gabino Cué respondió a las descalificaciones de artistas como Francisco Toledo y Sergio Hernández contra la construcción de un Centro Cultural y de Convenciones en el Cerro del Fortín: “la entidad no es patrimonio del gobernante en turno ni de algunas personas. Oaxaca es de todos”. Luego de que organizaciones civiles que lo favorecieron en su campaña a la gubernatura lo cuestionaron por apoyar un proyecto en el que acusan un conflicto de interés del secretario de Turismo, José Zorrilla, el mandatario estatal reiteró que el “proyecto del Centro de Convenciones no está sujeto a gobiernos autoritarios ni a la imposición de visiones individuales”. Para reforzar su dicho, dijo que a través de una consulta pública que realizará en octubre próximo el Organismo Público Local Electoral del Estado (OPLE), será la ciudadanía “y nadie más”, quien decida la construcción del proyecto del Centro Cultural. “Es una consulta pública que organizarán los ciudadanos para que sean ellos quienes decidan. Los recursos son del pueblo. No habrá ninguna imposición para la realización de esta obra que generó cierta preocupación, pero tampoco vamos a permitir imposiciones de otros; que sea únicamente la ciudadanía la que decida”, subrayó. Sin embargo, el Patronato Pro Conservación y Rescate del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca (PRO-OAX) y el Frente en Defensa del Fortín, así como los artistas plásticos Francisco Toledo y Sergio Hernández afirmaron ante diputados de la LXII legislatura local que la consulta que se pretende hacer es ilegal, inconstitucional y plagada de irregularidades. Isidoro Yescas Martínez, exdirector general del IEEPCO, dijo que de entrada “la figura de la consulta ciudadana que es la solicitud que presentó el gobernador al consejo general, es una figura que no existe ni en la ley de participación ciudadana, ni en la constitución política de Oaxaca, ni en el país, ni en la ley federal de consulta popular”. Según su explicación, “es una figura inexiste, por consiguiente, el acuerdo del consejo de participación es ilegal e inconstitucional. Sin embargo, votaron a favor de una consulta que se realizará únicamente en la capital del estado, en menos de tres semanas y sin ningún respaldo legal, lo que revela que todo ya está preparado”, añadió el sociólogo. Los manifestantes destacaron que tienen amplias y fundadas razones para dudar de la legalidad, la legitimidad y la imparcialidad del ejercicio propuesto porque el anuncio hecho por el gobernador debió ser acompañado por la suspensión inmediata de las obras, ya que no tiene sentido consultar algo en proceso. Sobre todo, dijeron, existe una inequidad fundamental, ya que el gobierno del estado realiza una costosa campaña en favor del proyecto que incluye anuncios espectaculares, bombardeo en redes sociales, notas y entrevistas “a modo” en radio, TV y prensa escrita, carteles, lonas, panfletos distribuidos de casa en casa y, recientemente, el aval al proyecto de una presunta “embajadora” de la Unesco y un módulo de “información” al público. Además, agregaron que hay indicios de lo que podría ser manipulación y fraude del ejercicio de consulta, como recoger credenciales entre empleados de gobierno, condicionar apoyos de programas de gobierno a cambio de adhesiones y presionar para obtener apoyos corporativos obligatorios (taxistas, CTM, locatarios). “No se ha cumplido la ley con el proyecto, no se cumple ahora con su consulta”, aseguraron. En respuesta, el gobernador Gabino Cué Monteagudo afirmó que su administración se ha distinguido por “su convicción democrática y plural, donde se escucha, se atiende, se dialoga  y se gobierna para todos”. Según su punto de vista, la administración estatal respeta las voces disidentes del proyecto del CCCO, como la de los artistas Francisco Toledo y Sergio Hernández, a quienes reconoció como grandes exponentes de la plástica e impulsores de importantes proyectos de beneficio colectivo. Cué Monteagudo expuso que por su zona estratégica y privilegiada en el sureste mexicano, Oaxaca es uno de los 10 principales destinos turísticos de México. En 2014 registró un aforo superior a los cinco millones de visitantes nacionales y extranjeros y se generó una derrama económica de 10 mil 200 millones de pesos y fue considerado como el polo multicultural más importante del país. Sin embargo, dijo que junto con Tlaxcala, Colima y Nayarit, Oaxaca  todavía no cuenta con un centro de convenciones que responda a las exigencias del entorno global ni tiene la capacidad de concentrar actividades de talla internacional. El mandatario estatal insistió en que el proyecto “no está sujeto a caprichos de gobiernos autoritarios, pero tampoco deberá estar condicionada a la opinión individual de ciudadanos que quieran imponer sus visiones”.

Comentarios