Congreso de Colima autoriza contratación de nuevos créditos

lunes, 21 de septiembre de 2015
COLIMA, Col. (apro).- En medio de un operativo de policías antimotines que impidieron el acceso de ciudadanos al Congreso local, los diputados autorizaron esta tarde al gobernador Mario Anguiano Moreno la contratación de nuevos créditos por hasta mil 728 millones de pesos, que serán utilizados para cubrir deudas de corto plazo con proveedores particulares y bancarios, así como el financiamiento de inversiones públicas productivas. El dictamen sólo recibió 17 votos a favor, equivalentes a dos terceras partes de los integrantes de la Legislatura: 10 del PRI, tres de Nueva Alianza, dos del PAN, uno del PVEM y otro del PT. En contra sufragaron tres panistas y uno del PRD. Los cuatro restantes no pudieron votar porque llegaron después del pase de lista. Si la actual administración, a la que únicamente le restan 40 días, hace uso de todo el monto crediticio que le fue autorizado, dejará a su sucesor una deuda total de 3 mil 927 millones de pesos, casi cinco veces superior que la recibida al inicio del sexenio, de 819 millones de pesos. A la sesión solamente se permitió la entrada a poco más de un centenar de integrantes del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (STSGE), quienes aplaudieron las intervenciones de los legisladores a favor del endeudamiento estatal y abuchearon las expresiones críticas. En días previos, miembros de Movimiento Ciudadano encabezados por su excandidato a gobernador, Leoncio Morán Sánchez, y su excandidata a presidenta municipal de esta ciudad, María Elena Abaroa López, instalaron afuera del Palacio Legislativo un módulo en el que hasta este lunes recolectaron alrededor de 10 mil firmas contra el nuevo endeudamiento. Por su parte, desde la noche de ayer, militantes del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), representados por su dirigente estatal Vladimir Parra Barragán, realizaron un plantón y clausuraron simbólicamente el acceso principal del edificio del Congreso, con cartulinas en las que se leían consignas como: “No más deuda”, “Antes de pedir, primero paga”, “Mario, ratero, regresa el dinero” y “Mario, vende tus caballos, no al estado”, ésta última en alusión a los caballos finos que posee el mandatario estatal, aficionado a la charrería. De acuerdo con Vladimir Parra, el nuevo endeudamiento “servirá a la actual administración y a la entrante para tapar los huecos, desfalcos y desvíos de recursos que se dieron durante el gobierno de Mario Anguiano, acto solapado por la actual y la pasada Legislatura”. La sesión había sido convocada a las 11 de la mañana, pero desde antes llegaron agentes de seguridad que trataron de impedir el acceso al salón de sesiones a los manifestantes opositores. En medio de forcejeos con guardias vestidos de civil, lograron ingresar los militantes de Morena, en un episodio en el que Vladimir Parra Barragán resultó golpeado. Posteriormente la puerta principal quedó abierta para el ingreso de todo el público. Más tarde llegó un contingente de directivos y militantes panistas encabezados por su excandidato a la gubernatura, el senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, y el dirigente estatal, Jesús Fuentes Martínez, quienes encabezaron un mitin ante el acceso principal del Palacio Legislativo. Al concluir, los panistas entraron al salón de sesiones y, luego de una trifulca protagonizada con una decena de agentes de seguridad que trataban de impedírselo, tomaron la tribuna legislativa con la exigencia de que antes de realizar la sesión se informara claramente a la sociedad el destino de créditos aprobados con anterioridad y se revisara el manejo de las finanzas públicas estatales. En el salón se produjeron roces y enfrentamientos verbales de panistas con los trabajadores sindicalizados del gobierno estatal. Mientras tanto, el dirigente de Morena y el excandidato de Movimiento Ciudadano, Leoncio Morán, se deslindaron de la estrategia panista: el primero de ellos cuestionó que durante los últimos tres años el PAN fue “cómplice” del PRI, y el segundo pedía que se permitiera realizar la sesión para que cada fracción evidenciara su postura ante la solicitud del crédito. Cuando la tribuna todavía se encontraba tomada, el coordinador general del Congreso, el diputado priísta Martín Flores Castañeda, se presentó para hablar con el senador Jorge Luis Preciado, a quien le pidió desalojar el espacio para permitir el inicio de la sesión, pero éste se negó, por lo que el priista anunció después la suspensión de la sesión “hasta nuevo aviso”. Por la tarde, cuando ya se habían retirado los manifestantes, la directiva del Congreso llamó intempestivamente a sesión, pero en ese momento el edificio ya se encontraba cercado con vallas metálicas y policías antimotines provistos con cascos, escudos y toletes, quienes bloquearon el acceso al lugar. Después de la autorización del nuevo endeudamiento, el PAN emitió un comunicado en el que su dirigente, Jesús Fuentes, denunció que la fracción priista en el Congreso local y sus aliados “traicionaron burdamente al pueblo de Colima al llevar a cabo una sesión para la cual no se emitió una convocatoria, además de hacer uso de la fuerza pública para evitar alguna manifestación o impedir que quienes nos opusimos en todo momento, pudiéramos ingresar”. Añadió: “De  manera rapaz e ilegal, los diputados priistas y sus compinches se acuartelaron para lesionar una vez más al pueblo de Colima, pero no lo vamos a permitir, ya que afortunadamente existe la forma de tumbarles la resolución que emitan”. Asimismo, el blanquiazul se deslindó de sus diputados Joel Maldonado y Angélica Peredia, que votaron a favor del crédito, y anunció que procederá a sancionarlos, de acuerdo con los estatutos y reglamentos.

Comentarios