Liberan a Juan Cano Torres, jefe de la 'Hermandad Policiaca” en Tabasco

domingo, 17 de enero de 2016
VILLAHERMOSA, Tab. (proceso.com.mx).- Luego de ocho años y tres meses de prisión, el exsecretario de Seguridad Pública del estado (SSP), Juan Cano Torres, salió libre bajo fianza en diciembre pasado, confirmó su abogado Humberto Segovia. Cano Torres, jefe de la “Hermandad Policiaca”, fue titular de la SSP durante el gobierno del priista Manuel Andrade Díaz (2001-2006) y se le responsabiliza del atentado que sufrió su sucesor en el cargo, el general Francisco Fernández Solís, ocurrido en marzo de 2007. Detenido en ese mismo mes junto con otros exjefes policiacos, enfrenta cargos de enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada e instigación a homicidio calificado, de acuerdo al expediente 091/2007. A finales de diciembre pasado, el Juzgado Cuarto de Distrito le otorgó el amparo número 2380/2014 por el delito de enriquecimiento ilícito que aún se le sigue, pero le permitió obtener su libertad bajo fianza. La mañana del 6 de marzo 2007, a dos meses y seis días de haber asumido la gubernatura el priista Andrés Granier Melo, el general Fernández Solís fue atacado por un grupo de pistoleros cuando salía de un céntrico hotel de esta capital. Al militar sólo se le incrustaron esquirlas en un ojo y salvó la vida, pero murió su chofer José de la Luz Pérez Mayo y resultó herido Leobardo Eugenio Acosta Gutiérrez, auxiliar del jefe policiaco. Los agresores dispararon 106 proyectiles de rifles AR-15 y de armas calibre nueve milímetros, que impactaron en la camioneta Suburban color vino del general. Dos semanas después del atentado, Cano Torres fue arrestado en Centla, Tabasco, mientras participaba en un acto oficial de transferencia de servicios del gobierno del estado a los municipios, cargo que le inventó el gobernador Andrés Granier luego de ser sustituido por el general Fernández Solís en la titularidad de la SSP. Fue detenido con cuatro más de sus cercanos colaboradores en la SSP que integraban la “Hermandad Policiaca” y se le incautaron ranchos, casas y vehículos. Las investigaciones revelaron que la presencia del general Fernández Solís al frente de la SSP molestó a la "Hermandad Policiaca", pues pretendían seguir teniendo el control de la corporación. En abril del 2007, el procurador de Justicia Gustavo Rosario Torres denunció que uno de los objetivos de “La Hermandad” era perpetuarse en la SSP para seguir brindando protección a grupos delictivos. Cano Torres fue llevado al penal de Puente Grande, Jalisco y luego regresado al  Centro Federal de Readaptación Social número 6 del municipio de Huimanguillo, Tabasco, de donde salió bajo fianza en diciembre pasado. El exjefe policiaco era el único de la “Hermandad Policiaca” que seguía en prisión. Los otros cuatro detenidos junto con él fueron dejados en libertad durante el desarrollo de sus respectivos procesos. El exgobernador Manuel Andrade Díaz, acusado por el PRD de haber “protegido” a Cano Torres durante su gobierno, es delegado del CEN del PRI en Colima para la elección extraordinaria para gobernador que este domingo 17 se realiza en ese estado y, además, diputado local y coordinador de la bancada tricolor en la entidad.

Comentarios