Asume gobierno de Graco control de policías de 15 municipios; alcaldes lo desafían

domingo, 3 de enero de 2016
CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- Con el argumento de la ejecución de la alcaldesa Gisela Mota Ocampo en Temixco, el gobierno de Graco Ramírez anunció que asumirá el “control operativo” de los cuerpos policiacos de 15 municipios, incluidos Cuernavaca y Tlaquiltenango. En tanto, el alcalde de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco Bravo afirmó que se sostiene en su decisión de mantenerse fuera del Mando Único y el edil de Tlaquiltenango Enrique Alonso Plascencia anunció que tomará las mismas medidas. Un día después de la ejecución de la alcaldesa de Temixco, el gobernador ofreció una rueda de prensa en la que se hizo acompañar de representantes del gobierno federal y de su gabinete de seguridad, para advertir que los hechos ocurridos este sábado “son un desafío que no vamos a tolerar”. Por ello, con base en supuestas facultades que le otorga la ley, así como “con la confianza del gobierno federal”, anunció que los cuerpos policiacos municipales quedarán bajo el mando del gobierno estatal. El mandatario aseguró que en las próximas horas se publicarán 15 decretos en el periódico oficial Tierra y Libertad, uno por cada municipio, en los cuales se expondrán las razones y los argumentos legales para imponer esta medida por encima de la autonomía municipal. Los municipios incluidos son Cuernavaca, Tlaquiltenango, Temixco, Emiliano Zapata, Zacatepec, Cuautla, Jojutla, Amacuzac, Coatlán del Río, Puente de Ixtla, entre otros. En la conferencia de prensa no se permitieron preguntas, pero Ramírez vinculó el anuncio del control de los cuerpos policiacos con la ejecución de la presidenta municipal de Temixco Gisela Mota Ocampo. El gobernador aseguró que Mota ratificó en su toma de posesión que Temixco continuaría con el Mando Único, por eso, dijo, su asesinato “es un mensaje y una clara amenaza para que los presidentes municipales que recientemente entraron en funciones no acepten el esquema de coordinación con el modelo policiaco que hemos impulsado y que hoy se construye a nivel nacional”. Graco Ramírez advirtió que “no cederemos” ante el embate de la delincuencia organizada, por lo que con la supuesta anuencia del gobierno federal decidió decretar la subordinación de los cuerpos policiacos municipales al Mando Único Estatal, encargado al titular de la Comisión Estatal de Seguridad Jesús Alberto Capella Ibarra. Acusa Cuauhtémoc Blanco intromisión de Graco En tanto, antes de que se hiciera este anuncio, el alcalde de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco Bravo confirmó que se reunió con Graco Ramírez el pasado sábado. Sostuvo que le pidió que saque las manos del cabildo de la capital “donde me ocasiona ingobernabilidad”, además de que lo hizo directamente responsable de lo que pudiera sucederle a él, a su familia y a su equipo de trabajo. Luego de lamentar la ejecución de la alcaldesa de Temixco Gisela Mota Ocampo, ocurrida la mañana de este sábado, el exfutbolista señaló que los actos de violencia que vive Morelos los “sufren todos los días los ciudadanos del estado”. Por ello, responsabilizó a Graco de su seguridad, la de su familia y la de su equipo. Blanco agregó que durante el encuentro demandó al gobernador que respete el artículo 115 constitucional que da “autonomía” a los municipios, le exigió que deje de provocar ingobernabilidad en el municipio, o por lo menos intentarlo, a través de acciones de “intervención” en el cabildo, utilizando a su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, al exalcalde de Cuernavaca, Manuel Martínez Garrigós, y al diputado local Jaime Álvarez Cisneros. Dijo que la decisión de “no aceptar el modelo de Mando Único” es “firme, tal y como lo dije en campaña”. Blanco además le propuso al gobernador “caminar casa por casa por las calles de la ciudad para que la gente le diga que no quiere el Mando Único, (a) lo que me contestó fue que eso no le interesa, que lo único que quiere es que se mantenga el modelo de policía y no lo que piensen los ciudadanos”, destacó el alcalde de Cuernavaca. Añadió que le pidió al gobernador regresar a Cuernavaca los más de 745 millones de pesos etiquetados para obra pública dentro del crédito que la LII Legislatura le aprobó por más de 2 mil 800 millones de pesos, o bien, que le demostrara cuáles son las obras donde se aplicó ese recurso. “Además de los 745 millones pesos, también le solicité regresar la infraestructura que tiene en comodato y que le pertenecen a Cuernavaca, como el Auditorio Teopanzolco, Estadio Centenario o Plaza (de Armas) Emiliano Zapata, por mencionar algunos, porque son propiedad de los ciudadanos y no del gobierno estatal”, dijo. En el tema de la seguridad, Blanco Bravo dijo que “Cuernavaca cuenta con el apoyo de la Policía Federal (PF) y la Secretaría de Gobernación (Segob) por solicitud y respuesta al diálogo directo con el gobierno federal y el ayuntamiento de Cuernavaca”, lo que continuará hasta que se tenga una policía municipal confiable y el gobierno federal regularice las partidas federales para la seguridad pública de los municipios. Se suman otros ayuntamientos Por su parte, el alcalde Enrique Alonso Plascencia consideró que el modelo policial de Graco Ramírez “no ha sido funcional en el municipio, no ha dado los resultados y entonces la ciudadanía no lo quiere y vamos a hacer lo que diga la ciudadanía”. Detalló que contrario a sus homólogos de la región, el municipio tendrá un plan de respuesta para resguardar la seguridad ciudadana a través de una “policía de proximidad”, una “policía de barrio”. Plascencia pidió al gobernador Graco Ramírez que “abra los ojos” porque el Mando Único “no ha funcionado”. Para lograr constituir esta nueva policía, se planea la integración de un capitán segundo de transmisiones, retirado del Ejército Mexicano, Manuel Álvarez Domínguez, “que con la estrategia y con la disciplina que ellos han tenido pueden dar resultados en este municipio”, explicó el edil. Sería el mismo que comandaría a la nueva “policía de proximidad” propuesta por el nuevo ayuntamiento. Sobre las represalias con las que procede el gobierno del estado, desarmando al municipio como sucedió en el trienio anterior y en el actual de Cuernavaca, el alcalde Enrique Alonso sostuvo que las amenazas han sido constantes, contundentes y públicas “pero nosotros estamos muy firmes, no puede ser posible esa situación, no con amenazas nos vamos a amedrentar, ya que tenemos una responsabilidad antes que miedo. Yo soy responsable”. Sin embargo, Enrique Alonso hizo responsables al gobernador y al comisionado estatal de Seguridad Jesús Alberto Capella Ibarra, “si algo le llega a suceder a Tlaquiltenango”. Recordó que el equipo y uniforme del Mando Único es gracias al erario de los municipios del estado de Morelos. Además el edil lanzó un llamado al comisionado Capella: “Tlaquiltenango no va a permitir que venga por ocurrencia a querer robarle al municipio lo que con mucho esfuerzo hemos comprado”. Plascencia reconoció que las armas las tiene registradas el programa del Mando Único Estatal, “pero nosotros haremos lo propio ante la Secretaría de la Defensa Nacional”, advirtió.

Comentarios