Grupo armado retiene a cinco personas por conflicto agrario en Oaxaca

martes, 11 de octubre de 2016
OAXACA, Oax. (apro).- El visitador general de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Juan Rodríguez Ramos, un policía y tres habitantes de Zimatlán fueron retenidos por gente armada de San Sebastián Nopalera, confirmó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). Por esta razón se suspendieron los trabajos técnicos, debido a que “no hay las condiciones” en el área de conflicto entre la comunidad de Zimatlán de Lázaro Cárdenas y San Sebastián Nopalera, lo que ha dejado por lo menos 13 muertos, 70 heridos y decenas de desplazados. Apenas el lunes 3 el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián, se comprometió a acudir a la zona para buscar una solución definitiva al lío agrario y este martes se presentó una comisión de la Junta de Conciliación Agraria, de la Defensoría y ambas comunidades. Sin embargo, alrededor de las 11:30 se suscitó una balacera en la agencia municipal Torralba de Juárez, perteneciente a San Sebastián Nopalera, por lo que la comisión se replegó a la comunidad de Zimatlán. En la balacera la gente de Nopalera logró llevarse retenido al visitador de la Defensoría, Juan Rodríguez Ramos, a un policía y a tres habitantes de Zimatlán de Lázaro Cárdenas. En septiembre pasado el agente municipal de Zimatlán, Hugolino Samuel Jiménez Hernández, denunció que un comando de San Sebastián Nopalera atacó a su comunidad, incursión violenta que dejó un muerto y dos heridos que cuentan con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En ese atentado falleció Rubén Jiménez García, de 26 años. Tras el ataque resultaron heridos Ana Magdalena Sánchez Medina, de 43 años, y Alberto Bautista Sánchez, de 35. Las autoridades municipales acusaron a Flavio Sosa Villavicencio y Efraín Solano de ser los autores intelectuales de este ataque armado, ya que son asesores de la comunidad de San Sebastián Nopalera. De igual forma, pidieron que la PGR mande a citar a ambos señalados por la desaparición forzada de Eleazar Asunción Sánchez Hernández, de 18 años; Marcelino Pedro Hernández Jiménez, de 39; Francisco Jiménez García, de 37, y Eufrosino Macario Hernández García, de 45 años. A su vez, el presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas, Maurilio Santiago Reyes, denunció que por el incumplimiento del gobierno mexicano a las medidas cautelares que emitió la CIDH se reavivó el conflicto entre San Sebastián Nopalera y Zimatlán de Lázaro Cárdenas. Los residentes de ambos poblados coinciden en que por el burocratismo del gobierno estatal y la omisión de la Secretaría de Gobernación se rompió un acuerdo que poco a poco venían construyendo. Las autoridades de Zimatlán denunciaron que el gobierno mexicano se comprometió a resolver el problema de la tenencia de la tierra, sin embargo, la Secretaría de Desarrollo Urbano Agrario Territorial y Urbano y el gobierno estatal no han cumplido. Finalmente, los inconformes exigieron que el gobierno mexicano dé cumplimiento a los acuerdos que se comprometió ante la CIDH, según consta en la medida cautelar MC-102-10. Por su parte, el agente municipal de Nopalera, Claudio Santiago Jiménez; el presidente de bienes ejidales Maximino Ramírez Bautista, y el de bienes comunales Hilario Caballero Bautista denunciaron que a pesar de poner voluntad y perseverancia para llegar a un acuerdo de paz duradero y definitivo, “hoy vemos con tristeza y frustración cómo la incapacidad y apatía del gobierno del estado terminó en una balacera”. Mientras que integrantes de Comuna Oaxaca y autoridades auxiliares de Nopalera acusaron continuas agresiones armadas de un grupo paramilitar priista de Zimatlán. El conflicto se recrudeció en 2009 y a la fecha ha dejado 13 personas fallecidas y unas 70 lesionadas, la mayoría de Nopalera, manifestaron. Según los habitantes de Nopalera, desde diciembre de 2015 se encuentran aislados por gente de Zimatlán, debido a que abrieron con maquinaria una zanja, a fin de que no pudieran salir de la comunidad sus residentes, por lo que para efectuar diversos trámites deben utilizar caminos alternos y más lejanos al centro poblacional de Putla. Y recordaron que hace tres años Nopalera aceptó dividir el ejido en disputa y ceder una parte a Zimatlán, e incluso había un convenio entre las partes, pese a que éste no se había formalizado ante las autoridades federales.

Comentarios