Rechaza Astudillo que busque usar recursos para solventar desvíos de sus antecesores

sábado, 22 de octubre de 2016
CHILPANCINGO. Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores rechazó que su proyecto de presupuesto de Egresos para 2017 plantee utilizar las participaciones federales destinadas a inversión publica para solventar un millonario desvío de recursos generado durante la administración de sus antecesores Ángel Aguirre Rivero y Rogelio Ortega Martínez. En respuesta a las notas publicadas por Proceso esta semana, donde se dio a conocer este hecho y se advierte que se privilegia el incremento al gasto corriente burocrático, el mandatario aseguró que su propuesta de presupuesto no pretende subsanar el incumplimiento de pagos desde 2013 que reclama el gobierno federal y que a la fecha asciende a más de 6 mil millones de pesos. Afirmó que sólo contempla pagar los créditos generados por la deuda pública institucional con la banca estatal y privada que suma 328.12 millones de pesos con Banamex, Santander y Banobras. “De ninguna manera aparece en el presupuesto pagar deudas del déficit fiscal, como es el caso de la Secretaría de Educación, como es el caso de no pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR), eso por supuesto no aparece en el presupuesto, sería yo un irresponsable en meterlo”, expresó Astudillo durante una entrevista realizada ayer en el puerto de Acapulco. Incluso, dijo que utilizar participaciones federales para liquidar el pago de créditos hacendarios que reclama la federación sería “condenar” el estado de Guerrero por una omisión de sus antecesores, indicó. No obstante, el documento oficial cuya copia tiene Proceso indica todo lo contrario a lo expresado por el gobernador Astudillo y advierte que pretende comprometer las participaciones federales para solventar el desvío de recursos imputado a sus antecesores Aguirre y Ortega, quienes a la fecha siguen impunes a pesar de incurrir en esta grave irregularidad. En la página 17 de la iniciativa de presupuesto de Egresos que se encuentra en análisis en el Congreso, señala que para “enfrentar el problema de los créditos fiscales” que reclama la federación y a la fecha ascienden a más de 6 mil 600 millones de pesos, el gobierno de Guerrero está “concertando” con el presidente Enrique Peña Nieto y funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Ello con la finalidad de “establecer convenios para liquidar de forma diferida, incluso con quitas (recorte a las participaciones federales), al nivel del saldo deudor”, señala textual el proyecto de presupuesto de Egresos de Astudillo. El desglose de los créditos fiscales -y no deuda pública contraída con la banca- que el gobierno de Astudillo pretende liquidar con los recursos de las participaciones federales en pagos diferidos, se explica de la siguiente forma: “De acuerdo a la conciliación que se tiene con la SHCP, respecto al ejercicio 2013 se registran créditos fiscales por 3 mil 945.6 millones de pesos (con cifras al 30 de septiembre de 2016), por la falta de enteros del ISR”. Luego, el documento agrega que adicionalmente se registra un adeudo con el SAT por alrededor de 2 mil 700 millones de pesos, generado por “el no pago de dependencias y entidades del gobierno estatal, correspondientes al periodo 2014 al 2016”, fecha que incluye la administración de Astudillo. También, el mandatario justificó los 47 millones de pesos que contempla su proyecto de presupuesto de Egresos para destinarlos como donativo a la fundación Teletón de Televisa, argumentando que de esta forma “se garantiza” el funcionamiento y mantenimiento mensual de un Centro de Rehabilitación Infantil (Crit), que opera la iniciativa privada en el puerto de Acapulco. No obstante, el gobernador hizo mutis sobre el incremento del gasto corriente burocrático proyectado en su propuesta de presupuesto de Egresos. A pesar de que en sus análisis, plantea que en las finanzas estatales se presentan desequilibrios entre los ingresos y egresos para el cierre de este año que impiden solvencia para cubrir “compromisos contraídos” y que propicia un crecimiento en los pasivos de la administración estatal. “Esto se expresa en los altos niveles de servicios personales y gastos de operación en cada uno de ellos (poderes públicos)”, refiere la iniciativa del Ejecutivo.

Comentarios