Padres obligan a militares a desalojar una telesecundaria en Guanajuato (Video)

lunes, 31 de octubre de 2016
CELAYA, Gto. (apro).- Una nueva protesta por la presencia de elementos del Ejército en municipios del sur del estado se suscitó la noche del domingo, esta vez en la comunidad de San José de Guanajuato, en Celaya, donde un grupo de padres de familia obligó a un destacamento a desalojar la telesecundaria en la que estaba instalado. Esta es la tercera ocasión en que pobladores de la región se inconforman por la presencia de las fuerzas castrenses que arribaron a principios de octubre al estado para combatir los asaltos al tren y el robo de hidrocarburos. La primera ocurrió en la carretera Irapuato-Querétaro, que fue bloqueada a la altura de Apaseo el Alto, y la segunda en la comunidad de Santa Rosa de Lima, en Villagrán, donde los pobladores se quejaron de abusos por parte de los militares que realizan los operativos de vigilancia al paso del tren. “Mañana ya entran nuestros hijos a la escuela y no quieren venir, tienen miedo, ¡que se vayan de la escuela!”, gritó un grupo de hombres y mujeres la noche del domingo, frente a las instalaciones de la Telesecundaria número 47 de San José de Guanajuato. [video width="400" height="400" mp4="//www.proceso.com.mx/media/2016/10/video_manifestacion_converted_converted.mp4"][/video] Con pancartas, y algunos con los rostros cubiertos, reclamaron públicamente al presidente municipal Ramón Lemus y al delegado de la comunidad que hubieran dado autorización para que un destacamento de mil efectivos que arribó al territorio estatal se alojara en la telesecundaria. “El señor presidente diciendo que la escuela es ideal. ¿Si hay un tiroteo quiénes son los que peligran?”, preguntó una mujer. Otros padres de familia alegaron que sus hijas tienen miedo de ir a la escuela porque no saben cómo se comportarán los soldados. “En otros lados ya vieron que los tratan mal, les revisan las mochilas y les quitan los celulares. Nosotros los respetamos, queremos respeto para nosotros”, señalaron. Mientras se efectuaba la protesta se presentaron policías municipales y algunos soldados observaban todo desde la entrada de la telesecundaria. Varias mujeres aclararon que lo único que pedían era que los militares no se instalaran en la escuela. “Que se vayan a las orillas, nada más no queremos que estén adentro de la escuela, vaya a pasar algo. Si llegan y se agarran a balazos, ¿cuántos niños van a matar por culpa de nuestra ignorancia?” “¡Bolillo, telera, el Ejército va pa’afuera!”, gritaron levantando sus pancartas. Casi una hora después de que comenzó la protesta, los militares abandonaron la telesecundaria.

Comentarios