Culpan a la "ambición transexenal" de exgobernadores de debacle priista en Durango

martes, 4 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El exdirigente, exdiputado y expresidente municipal de Gómez Palacio, Durango, Octaviano Rendón Arce, atribuyó la derrota electoral del PRI en la entidad en la pasada jornada electoral a la “ambición transexenal de un grupo de priistas y advenedizos que se adueñaron desde hace 12 años del gobierno, encabezados por los exgobernadores Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera, apoyados por una funesta policía doctorada en arbitrariedades y tortura”. En una carta abierta dirigida al líder nacional de su partido, Enrique Ochoa Reza, el también expresidente de la Gran Comisión del Congreso local afirma que la debacle de Durango comenzó con el encumbramiento de “porros” universitarios, a los dirigentes locales, del sector popular, particularmente, que, subrayó, sin mérito alguno se convirtieron en diputados locales, federales, alcaldes, secretarios de estado y mandatarios, “enrolados en un sueño guajiro auspiciado por Hernández Deras, de controlar el estado en por lo menos cinco sexenios. Esa oleada, añadió, de bisoños políticos que se nutrió con millonarias cantidades de dinero del erario originó, además, que la falta de oficio político y capacidad administrativa deviniera en detrimento del servicio público y por el lado político se marginara a los mejores cuadros. Rendón Arce recordó que el actual gobernador, el expriista José Rosas Aispuro Torres fue marginado en su momento de la candidatura por lo que decidió buscar otros horizontes políticos hasta lograr su propósito, aunque impulsado por los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática. Y remachó: “Señor licenciado Enrique Ochoa Reza no busquemos otros culpables del fracaso del priista duranguense, ellos están plenamente identificados por todos los duranguense, por eso le pedimos, a la brevedad, se aboque a escuchar las voces marginadas y se recupere la dignidad y tradición priista de Durango”.

Comentarios