Encara Corral primeras críticas por mando policiaco de negro historial

miércoles, 5 de octubre de 2016
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- El gobierno de Javier Corral enfrentó sus primeras horas con críticas tras el nombramiento de Javier Benavides como director de la Policía Estatal, debido a antecedentes que lo vinculan con el narcotráfico, homicidio, desaparición de personas y contra la libertad de expresión. Por ello, el jefe de Comunicación Social de Corral Jurado, Jesús Antonio Pinedo, puso sobre la mesa su renuncia, ya que él conoce los antecedentes de Benavides González, e incluso fue aprehendido en el 2000 por un reportaje en el que acusaban al ahora jefe policiaco de proteger a narcos en su paso por la frontera, durante el trienio del alcalde panista Gustavo Elizondo. Sin embargo, esta mañana Javier Corral aclaró que Benavides sólo es el encargado del despacho para la entrega-recepción, debido a que la persona que tenía propuesta para el cargo no pudo ocuparlo. Esta tarde, luego de la toma de protesta del rector de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Luis Alberto Fierro Ramírez, el gobernador explicó que Javier Benavides no tiene nombramiento permanente, y sobre Pinedo dijo que su renuncia ha sido una especulación. “Aún no tenemos un director de seguridad o jefe de la Policía Estatal. No es un nombramiento tampoco permanente, todavía no tenemos al nuevo director de seguridad (...) hay una confusión, no he todavía nombrado un jefe de la Policía Estatal, a un director de seguridad. A Javier Benavides le he pedido ser un encargado de esa área porque la persona que teníamos, tanto el fiscal (César Augusto Peniche Espejel) como su servidor para este puesto, el nombramiento no fue viable”, justificó Corral. El mandatario panista dijo que no podía decir el nombre de la persona que pensaba nombrar ni las causas por las que no se pudo concretar la designación, “lo único que puedo comentar es que busqué colaboración con el gobierno federal para ese nombramiento, y ésta no se produjo. Por mientras se ha hecho un encargado de despacho, pero ni siquiera es el destino final de Benavides”, acotó. Javier Benavides recibió las fuerzas policiales las primeras horas del martes 4, de acuerdo con el coordinador de Gobierno Abierto, Carlos Angulo Parra, quien transmitió el inicio de la entrega. Benavides agradeció en esa transmisión difundida en Facebook el que lo hubieran tomado en cuenta en ese cargo: “Esperamos estar a la altura de las circunstancias. Se esperan grandes cosas de este gobierno y esperamos cumplirlas. Ahorita estamos en las instalaciones (del C4) para hacer los cambios”, confirmó. Justo a la medianoche el comandante inspector Saúl Miranda entregó el estado de la fuerza del estado de Chihuahua: “Tenemos una entrega de elementos, un destacamento de 284 elementos en la ciudad de Chihuahua, así como de diferentes grupos, y en Ciudad Juárez las mismas cantidades”: Angulo Parra explicó que la entrega es en un acto protocolario sencillo, donde se entregan las divisiones de las policías Ministerial y Preventiva. Luego de conocer el nombramiento de Benavides, éste fue cuestionado en redes sociales y medios de comunicación, porque ha sido vinculado con ilícitos en diferentes ocasiones. Por ejemplo, fue jefe de la Policía Judicial del Estado (PJE) durante el sexenio de Francisco Barrio, de 1992 a 1998, y comisionado de Seguridad Pública y Protección Ciudadana en la administración municipal de Juárez, con el alcalde Gustavo Elizondo, de 1998 a 2001. El 28 de febrero de 2000, Jesús Antonio Pinedo era director de la revista Semanario y fue encarcelado por Benavides, junto con su reportero Luis Villagrana, por el presunto delito de difamación y calumnia, luego de que publicaron un reportaje titulado “Todo el poder”, en el que señalan que el jefe policiaco escoltaba cargamentos de droga que se dirigían a Estados Unidos. Uno de los casos más difundidos en los que presuntamente estuvo involucrado Benavides ocurrió en el año 2000, y estuvo relacionado con el director de la revista Semanario, Antonio Pinedo Cornejo. Quien era la jueza cuarta de lo penal, María Catalina Ruiz Pacheco, otorgó la orden de aprehensión en contra de los periodistas el 19 de septiembre de ese año y los liberó al siguiente día con una fianza de 15 mil pesos. Posteriormente él compareció voluntariamente ante la jueza, Benavides les otorgó el perdón y retiró la acusación, mientras que Pinedo manifestó su inconformidad porque buscaba ser absuelto, libre de cargos para demostrar su inocencia. Posteriormente, Javier Benavides renunció al cargo de jefe de la policía municipal, por presuntas razones personales, aunque se retiró tras diversos señalamientos de diferentes sectores sociales que solicitaban su cese. Incluso, como jefe de la Policía Estatal fue señalado por la desaparición y asesinato del agente de la PJE, Felipe Javier El Negro Lardizábal Hernández, quien trabajaba como agente encubierto.

Comentarios