Construirá Sedena base de Policía Militar en León; enviará 800 elementos más

domingo, 13 de noviembre de 2016
SILAO, Gto. (proceso.com.mx).- La Secretaría de la Defensa Nacional y el gobierno del estado construirán un cuartel para establecer una base permanente con 800 elementos de la Policía Militar entre León y Silao, que se enfocará específicamente en combatir la violencia en la ciudad zapatera y los robos al tren en este tramo. Esta sede comenzaría a ser levantada en diciembre y estaría operando a mediados del año próximo; costará 275 millones de pesos, de los cuales el gobierno estatal aportará 225 y el federal 50, y contará con tecnología y equipamiento de punta, confirmaron el gobernador Miguel Márquez y el comandante de la XII Región Militar, el general Felipe Gurrola Martínez, en una conferencia de prensa ofrecida este domingo 13. El gobierno estatal cuenta ya con el aval del ejido de Abarradones, ubicado en León –en los límites con Silao– de donde se dispondrá de 60 hectáreas para la construcción de la base militar, dijo el gobernador. Para ello, el gobierno municipal leonés se comprometió a aportar 10 millones de pesos a manera de contraprestación, de un total de 30 millones por este concepto que debe entregarse a los ejidatarios para que la Sedena pueda tomar posesión de las 60 hectáreas e iniciar la construcción de la base. Actualmente, en Guanajuato se cuenta con instalaciones militares de la XII Región en Irapuato, y de la 16ª Zona en Sarabia, comunidad de Villagrán. Sin embargo, como reconoció el general Felipe Gurrola, las condiciones de violencia y homicidios dolosos que ha presentado el estado en los últimos meses y el combate a delitos federales como el robo al tren y de hidrocarburos, ha hecho necesaria la presencia de más elementos, ante la insuficiencia en las acciones implementadas hasta hace unas semanas. Gurrola Martínez, un general considerado experto en el combate al crimen organizado y quien fuera secretario adjunto del general Enrique Cervantes cuando éste fue titular de la Sedena –en el sexenio de Ernesto Zedillo– precisó que la nueva base militar contará con equipamiento, armamento y tecnología de punta, además de que el personal de la Policía Militar que arribará tiene una preparación específica para tareas de combate al crimen en ciudades, trabajando con policías municipales y estatales. “Como saben tenemos instalaciones en Sarabia e Irapuato (pero) queríamos tener una cerca de León para poder atender de primera mano esta problemática. El general secretario (Salvador Cienfuegos) me instruyó a buscar un lugar al norte de Silao y cerca de León y Albarradones resulta idóneo”, explicó. Gurrola dijo que el actual tráfico en la carretera Irapuato-León complica la movilización desde las actuales instalaciones a la zona de León y los municipios vecinos a Jalisco y se consideró necesario buscar una sede de fácil acceso, que en este caso estará cerca de la nueva autopista León-Salamanca y del Eje Metropolitano con Silao y el Puerto Interior. La Policía Militar, señaló, “viene equipada, adiestrada, armada, con mucha experiencia, ha operado en muchas partes del país, y vienen para quedarse. Este tipo de policía es una unidad especialmente para tener más cercanía con la población... la prioridad será incrementar la seguridad en la ciudad de León y atender el tema del tren”, reiteró. Además, dijo que el arribo de más refuerzos a Guanajuato –estos 800 se suman a los mil que llegaron a principios de octubre– permitirá dedicar a otros activos al combate al robo de hidrocarburos en la región sur, donde este delito no ha podido abatirse como se quisiera, según admitió el viernes el propio comandante de la XII Región. La nueva base militar contará con 65 viviendas y departamentos y también se prevé que se construya una escuela primaria. Aunque inicialmente se programó que la construcción será fondeada con recursos estatales y federales, se indicó que será creado un fideicomiso al que se invitará también a empresas de la zona a participar, aportando al proyecto. El gobernador Miguel Márquez dijo que se dialogó con los ejidatarios de Albarradones y luego de que aceptaron, lo que sigue es realizar los trámites de orden legal para tener la certeza jurídica sobre el predio, ya que la construcción iniciaría de inmediato.