Se duplica en Colima la cifra de asesinatos de mujeres; van 55 en este año

viernes, 25 de noviembre de 2016
COLIMA, Col. (apro).- En menos de un año creció a más del doble la cifra de asesinatos de mujeres en la entidad, al pasar de 25 casos en 2015 a los 55 que se registraron desde enero pasado hasta principios del actual mes, de acuerdo con datos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). La representante estatal del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), María del Carmen García García, denunció que a pesar de que la entidad cuenta con un marco legal que sentó precedente en el país, las investigaciones sobre este delito no se están llevando a cabo con la debida diligencia, ya que en el presente año la PGJE sólo ha catalogado ocho muertes de mujeres como feminicidio, como lo informó el pasado 7 de noviembre el exprocurador Felipe de Jesús Muñoz Vázquez ante el Congreso del Estado. La activista señaló que a los 55 casos mencionados por el exprocurador debe sumarse uno más que ocurrió posteriormente, así como 32 casos de tentativa de homicidio que se ignora en cuántos de ellos murió la víctima, según un seguimiento hemerográfico realizado por la organización. A través de un documento difundido este día, el Inegi dio a conocer que del año 2000 al 2015 ocurrió en el estado de Colima un total de 174 asesinatos de mujeres, por lo que la cifra correspondiente a lo que va de este año representa casi la tercera parte de la cantidad de crímenes contra mujeres de los últimos 16 años. Carmen García indicó que en el último año ha sido notorio el crecimiento de la violencia exacerbada contra las mujeres del estado, con la exposición de los cuerpos en la vía pública, la saña, la tortura, así como actos crueles y degradantes que afectan no sólo a las víctimas directas, sino a sus familiares y a toda la sociedad. La defensora de las mujeres, quien también es representante estatal del Comité de America Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres en México (CLADEM), recordó que hace cinco años se tipificó en Colima como delito el feminicidio y en 2013 se publicó el protocolo y se nombró el Comité de Evaluación y Seguimiento para este delito. En su momento, añadió, las organizaciones plantearon que la construcción de la normatividad y su aplicación permitiría evitar tener otro Ciudad Juárez o Estado de México en Colima, pero la normatividad “se guardó junto con la debida diligencia y las buenas prácticas de quienes operan la justicia, por lo que hoy tenemos el primer lugar nacional en homicidios en general y la cantidad de mujeres asesinadas ya es alarmante; exigimos que se cumpla el protocolo”. Mientras tanto, a casi dos años de que organizaciones sociales solicitaron la declaratoria de Alerta de Violencia de Género en Colima, esta petición no ha sido atendida. Desde junio pasado, el grupo Mujeres en Alerta denunció que el asunto se encuentra “trabado” en la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim). En un posicionamiento difundido este viernes, Mujeres en Alerta recordó que la Encuesta Nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares (Endireh) dice que el 50% de las mujeres de Colima de más de 15 años, han vivido violencia en algún momento de sus vidas y que es alto el índice de violencia sexual, y de violencia emocional y física. “Hacemos un llamado a los tres niveles de gobierno para que otorguen la importancia que requiere la magnitud del problema mediante la política pública que permita que los funcionarios y servidores públicos relacionados con el tema, tengan formación especializada permanente para estar en condiciones de brindar un servicio profesional basado en la perspectiva de género”, señaló la organización. Como política pública, agregó, Colima necesita que los profesionales responsables de aplicar la ley sean capaces de interpretarla y aplicarla con justicia y verdad, pues “de otra forma, se revictimiza a las mujeres, se desperdician los recursos invertidos, tiempo y, lo más grave, se convierten en sistemas reproductores de la violencia que pretenden erradicar”. Manifestó que en Colima, la violencia de género es un fenómeno naturalizado que tiene permisividad social, sin embargo, lejos de que el sistema educativo contribuya a transformar este fenómeno, muestra un retraso significativo en la implementación de la perspectiva de género en sus programas y se observan prácticas misóginas, así como la reproducción de formatos sociales que evidencian sexismo y propician la violencia contra las mujeres. “Esperamos que los responsables de los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Judicial y Legislativo, consideren que es prioritario y urgente, implementar políticas públicas con perspectiva de género, involucrar y coordinar todos sus ámbitos de acción - educación, salud, justicia y asistencia social - evaluar la eficacia de sus programas y proyectos, garantizar la cobertura de atención a las mujeres con calidad, oportunidad y calidez”, puntualizó el grupo Mujeres en Alerta.

Comentarios

Otras Noticias