El Bronco anuncia que pondrá 'orden” en refinería de Cadereyta por contaminación

lunes, 28 de noviembre de 2016
MONTERREY, NL (apro).- El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, anunció que impondrá orden en la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el municipio de Cadereyta, para impedir que siga contaminando en la entidad. Al participar hoy en el anuncio de incorporación de la empresa Ternium, Planta Guerrero, a un programa interno para disminuir la polución, El Bronco consideró urgente intervenir la procesadora de combustible ubicada en el extremo oriente de la zona metropolitana de la entidad. “Pronto estaremos tomando la decisión respecto a la refinería de Pemex de Cadereyta, a la que nadie le ha querido entrar. Vamos a tomar una decisión en ese aspecto, porque no puede ser que siga contaminando. Aunque es un asunto del ámbito federal, el estado y hasta el municipio puede intervenir, porque más que una cuestión de norma, es un asunto de convivencia”, dijo. El mandatario no abundó en el cómo intervendrá para disminuir las emisiones contaminantes de la procesadora “Héctor R. Sosa Lara”, que tiene unos 40 años de antigüedad y que, de manera permanente, ha sido señalada por desfogar al aire desechos contaminantes y por los escurrimientos tóxicos que arroja al río San Juan. Rodríguez Calderón estuvo hoy en el anuncio de un programa de inversión de 74 millones de la acerera Ternium para su operación sustentable y a largo plazo en Nuevo León. El gobernador mencionó que en los últimos tres años, Máximo Vedoya, presidente de la compañía, ha invertido 120 millones de dólares en proyectos de seguridad y medio ambiente en la planta, con lo que cumple su compromiso de proporcionar empleos, pero sin incrementar la generación de contaminantes. En la misma planta serán sembrados mil árboles de especies nativas, dijeron los directivos. Durante el acto, El Bronco aprovechó la ocasión para impulsar el programa de calidad ambiental Nuevo León Respira, el cual busca que todas las empresas cumplan con las normas legales para que no rebasen los estándares legales en sus emisiones. También lamentó que los ciudadanos de Nuevo León se opongan al programa de verificación vehicular y se nieguen a pagar la cuota que implica revisar los vehículos para mantenerlos sustentables. “La contaminación a mí me preocupa demasiado. Quizá no he encontrado la manera de convencer a los ciudadanos de que tenemos que trabajar más en ese sentido. Esta empresa está invirtiendo 120 millones de dólares para bajar esos polvitos rojos y nosotros, los ciudadanos de Nuevo León, no queremos invertir 400 méndigos pesos para verificar nuestros vehículos”, se quejó.  

Comentarios