PF va hasta a las iglesias para pacificar Nuevo León

lunes, 28 de noviembre de 2016
MONTERREY, N.L. (apro).- La Policía Federal (PF) ya entró hasta a las iglesias católicas para pacificar Nuevo León. El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, instruyó a los párrocos, rectores de templos y administradores parroquiales para que reciban a los integrantes del Segundo Agrupamiento de la División de Gendarmería de la PF que llevan a las parroquias de la diócesis charlas de valores, prevención de acoso escolar y secuestro, así como mensajes diversos para la familia. Mediante una circular que difundió el pasado 2 de noviembre, Monseñor Cabrera notifica a todos los presbíteros que la corporación federal se aproximaría a diferentes sectores, como los educativo, empresarial y religioso, entre otros. La campaña Fortalecimiento de Valores Nuevo León busca “recuperar la confianza de la gente y fomentar la cultura de la denuncia”, con acciones de proximidad e inteligencia social en el sector religioso, dice el Arzobispo. A través de charlas de unos 20 minutos de duración, la Policía Federal se acerca a la feligresía mediante pláticas en las que explica cómo deben actuar ante amenazas diversas. A los niños les hablan sobre bullying; a adolescentes y jóvenes, sobre secuestro y extorsión; y también imparten charlas dirigidas a toda la familia. Al dirigirse a los párrocos para que faciliten el trabajo de la Gendarmería, Cabrera López cita en la circular al Papa Francisco: “La actitud de corresponsabilidad solidaria está en la raíz de la vocación fundamental a la fraternidad y a la vida común". También llama a los integrantes de la comunidad católica a colaborar, pues “no todo está en manos de las autoridades” y es labor de todos los miembros de una sociedad contribuir para obtener la seguridad social “que tanto anhelamos”, agrega. “De antemano agradezco su colaboración y su constante entrega al servicio de los hijos de Dios”, concluye la circular número 16/2016. El Vaticano reporta que la Arquidiócesis de Monterrey tiene cuatro millones 602 mil católicos, 602 sacerdotes, 499 religiosos y 685 religiosas, con 52 diáconos permanentes. La presencia de la PF en Nuevo León se derivó de que actualmente la entidad está en medio de un problema de inseguridad ascendente. Mediante un análisis a las estadísticas oficiales, organismos privados advirtieron en julio pasado que vuelven a tomar fuerza las bandas del crimen organizado, debido al relajamiento de las medidas de seguridad generalizadas en Nuevo León, tema que se creía superado. El incidente más reciente fue el homicidio de dos niños y un adulto en un ataque a balazos perpetrado el pasado sábado contra un domicilio, donde había baby shower, en Santa Catarina. El gobierno de Nuevo León ofreció una recompensa de un millón de pesos a quien proporcione información que lleve al paradero de los asesinos.

Comentarios