Bloquean carretera en Irapuato para protestar por una decena de robos a una primaria

jueves, 3 de noviembre de 2016
IRAPUATO, Gto., (apro).- Hartos de los robos a la escuela primaria “López García”, padres de familia de la comunidad de Arandas, localizada en el municipio de Irapuato, bloquearon la carretera estatal Irapuato-Romita para exigir a las autoridades mayor vigilancia. Los afectados precisaron que esta mañana el centro educativo fue literalmente saqueado, ya que los ladrones se llevaron un equipo de sonido, varias computadoras, armarios y artículos de la tienda de la escuela. Tras enterarse del robo, los propios habitantes de Arandas detuvieron a un menor apodado “Peta”, señalado como uno de los presuntos ladrones, y lo entregaron a policías municipales. Sin embargo, al darse cuenta de que los preventivos pretendían liberar al adolescente, decidieron bloquear la carretera. Para ello utilizaron piedras y palos que atravesaron en los carriles para impedir el paso de vehículos, y sacaron pancartas donde exigían a las autoridades frenar los robos que, según ellos, rebasan la decena en el último mes y medio. De igual manera, aseguraron que varios vecinos del lugar han sido víctimas de hurtos domiciliarios. Las autoridades del plantel y los padres de familia se quejaron de la inutilidad de las alarmas para prevenir los robos, y acusaron a los mismos policías de encubrir a los ladrones. “Robaron la escuela y los polis se hicieron al lado de los rateros. Iban en la patrulla y los bajaron. ¿Cómo va a estar bien eso? Queremos justicia, así pase el gobierno por encima de nosotros… En todo el rancho nomás andan robando”, destacaron algunas de las mujeres, quienes además exigieron vigilantes y una caseta. Minutos después del robo se presentaron algunos elementos de Seguridad Pública de Irapuato, pero la gente que protestaba se negó a dialogar con ellos. Más tarde acudió el director de Seguridad Pública municipal, Gerardo Moreno, así como funcionarios de la Secretaría de Gobierno estatal para hablar con los manifestantes. Los pobladores expusieron que la escuela ha sido robada varias veces, y “ahora se llevaron hasta las llaves”. Los funcionarios hicieron varios compromisos, a cambio de que se permitiera la circulación en la carretera estatal. Ofrecieron instalar una caseta de policía y mejorar el alumbrado público, pero también pidieron a los padres y a la Secretaría de Educación que eleven las bardas perimetrales de la escuela.