Entre rechiflas y protestas se instala el Congreso veracruzano

sábado, 5 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La LXIV Legislatura del Congreso de Veracruz, que tendrá a su cargo la fiscalización de la administración de Javier Duarte de Ochoa, quedó instalada bajo un inusual resguardo y entre protestas y rechiflas. Ante la protesta del partido Morena, segunda fuerza en el estado, la mesa quedó conformada por María Elisa Manterola Saenz (PAN), nombrada presidenta del Congreso; Dulce María García (PRD) vicepresidenta, y Regina Vázquez Saut (PRI), secretaria. Los morenistas demandaban un lugar en la mesa directiva, por lo que al no obtenerla, sacaron cartulinas en las que hacían referencia al contubernio entre PAN, PRI y PRD, y otras que se referían a Javier Duarte. Finalmente abandonaron el recinto antes de que concluyera la ceremonia. La rechifla se suscitó cuando dos ex colaboradores de Duarte de Ochoa fueron nombrados en el pase de lista: Juan Manuel Del Castillo y Vicente Benítez González, éste último extesorero, señalado por tener nueve propiedades en Costa Rica. A partir de hoy ambos gozan de fuero. En la ceremonia estuvo presente el senador y excandidato a la gubernatura de Veracruz, Héctor Yunes Landa.