Candidatos a gubernatura de Coahuila serán obligados a debatir

miércoles, 14 de diciembre de 2016
SALTILLO, Coah. (apro).- Por primera vez en la historia del estado, los candidatos a la gubernatura de Coahuila tendrán que debatir en dos ocasiones de forma obligatoria, los cuales serán organizados por el Instituto Electoral de Coahuila (IEC), ya que la elección estará regulada por un Código Electoral. De acuerdo con información del diario Vanguardia, el artículo 56 del referido ordenamiento electoral, señala en sus numerales primero y segundo sobre la obligatoriedad de los mismos debates, sin embargo, no contempla sanciones para quienes no asistan a los encuentros. “El Consejo General del Instituto organizará dos debates obligatorios entre todos los candidatos a gobernador y procurará la realización de debates entre los candidatos a diputados y presidentes municipales, al menos uno en cada distrito o municipio. “Para la realización de los debates obligatorios, el Consejo General del Instituto definirá las reglas, fechas y sedes, respetando el principio de equidad entre los candidatos”, señala la norma. Cabe señalar que el articulado no impide a que medios de comunicación locales organicen debates, mismos que no son obligatorios para los abanderados. “Los medios locales podrán organizar libremente debates entre candidatos, siempre y cuando cumplan con lo siguiente: Se comunique al Instituto o a los institutos locales, según corresponda; participen por lo menos dos candidatos de la misma elección; y se establezcan condiciones de equidad en el formato”, añade el Código. En las últimas elecciones a gobernador, los candidatos sólo sostuvieron ejercicios de confrontación de ideas a través de propuestas realizadas por los medios de comunicación, como los organizados por el diario Vanguardia. En los comicios de 2011, la autoridad electoral, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), fueron señalados por tres de los candidatos participantes de “reventar” un posible debate, luego de que no hubiera condiciones para llevarlo a cabo, ante la falta de aprobación del entonces Instituto Federal Electoral (IFE).