Derechos Humanos de Colima pide revalorar presupuesto para 2017

miércoles, 14 de diciembre de 2016
COLIMA, Col. (apro).- El Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) demandó a los poderes Ejecutivo y Legislativo reconocer el carácter constitucional y autónomo de ese organismo y, en consecuencia, revalorar el monto del presupuesto asignado para el ejercicio fiscal 2017. Mediante un pronunciamiento dado a conocer hoy en rueda de prensa, los consejeros señalaron que para la aprobación del presupuesto anual de la CDHEC, de 7.5 millones de pesos, el Congreso del Estado se basó en la propuesta del Poder Ejecutivo —originalmente de 6.8 millones de pesos, similar al de los últimos ocho años—, sin tomar en cuenta el proyecto elaborado por ese órgano, que ascendía a 15.5 millones de pesos. Leído por el consejero Francisco Javier Arreola Medina, el documento planteó que el monto aprobado resulta insuficiente, toda vez que apenas cubre el rubro de servicios personales. El proyecto elaborado por el Consejo, expuso, consideraba la apertura de oficinas regionales de visitadurías en los municipios de Tecomán y Manzanillo, acciones de prevención y capacitación, así como la creación de la Unidad de Transparencia y la Unidad de Atención a Personas en Situación de Vulnerabilidad, “esto sólo para cumplir con lo que la ley establece”. No obstante, esto no fue atendido a pesar de que una comisión integrada por consejeros y el propio presidente de la CDHEC, Sabino Hermilo Flores Arias, acudió al Congreso a explicar las necesidades presupuestales del organismo humanitario. Antes, a través del titular de la comisión y por acuerdo del Pleno del Consejo, se remitió un oficio tanto al Secretario de Planeación y Finanzas del gobierno estatal y al Congreso del Estado, en donde se explicaba que el presupuesto preestablecido por el Ejecutivo era insuficiente para cumplir con las acciones y responsabilidades legales del organismo protector de los derechos humanos. En ese documento se informó además que la Comisión, al ser un organismo con autonomía constitucional, “no puede estar sometido a un presupuesto fijado por el Gobierno, y que la Ley Orgánica, en su artículo 61, faculta a la Comisión para elaborar su propio presupuesto anual de egresos, y remitirlo directamente al Congreso del Estado para su aprobación”. Recientemente –añadió el pronunciamiento–, los consejeros y el presidente de la CDHEC fueron atendidos por el gobernador, ante quien expusieron la situación y su gravedad. Éste “ofreció su empatía y total respaldo y apoyo ante las acciones que se tengan que realizar para mejorar las condiciones de la comisión, no sin dejar de precisar la gravedad de las finanzas públicas estatales, pero proponiendo una revisión de mediano plazo, aunque este ofrecimiento no resuelve el problema a corto plazo”. El abogado Benjamín Luna Alatorre, también integrante del Consejo, advirtió que la CDHEC requiere “una solución urgente” que le garantice el presupuesto para poder cumplir sus obligaciones con base en parámetros universales mínimos, en los que haya la posibilidad de que su presencia llegue a todos los rincones del estado. “¿Cómo va a haber autonomía si el organismo protector de los derechos humanos tiene un presupuesto insuficiente para trabajar?”, cuestionó. Por su parte, el presidente del organismo, Sabino Hermilo Flores, refirió que como consecuencia de las limitaciones presupuestales, a principios de este año fue necesario realizar un recorte laboral de cinco trabajadores, además de diversas medidas de austeridad con el propósito de ahorrar recursos. Actualmente, dijo, la CDHEC atiende al público de ocho de la mañana a ocho de la noche, pero las dificultades económicas podrían obligar a reducir el horario a un solo turno de ocho horas, como “una eventual medida extrema para ajustarnos a ese gasto, pero consideramos que esto iría en perjuicio de los colimenses, que requiere una oficina abierta a cualquier hora del día sino que también esté cerca de ellos”. En la rueda de prensa estuvieron presentes también los consejeros Isamar Ramírez Rodríguez, Rosa María de Santiago Fernández, Edder Eusebio Pérez Reynaga, Érika Guadalupe Romero Contreras y Antonio Suástegui Rentería.