'Cuau” niega levantar huelga y cesa a jefe policial; Tribunal avanza proceso de juicio

sábado, 17 de diciembre de 2016
CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- La Catedral de Cuernavaca se convirtió desde la madrugada en una sede alterna del ayuntamiento, pues el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien inició una huelga de hambre en los primeros minutos de este sábado, aseguró que continuará ahí hasta que las instalaciones del municipio sean “liberadas” por la policía del Mando Único. En respuesta, el gobierno del estado ordenó que sus policías tomen, desde esta mañana, las oficinas de la Tesorería municipal, ubicadas en Cuauhtemoczin, en el centro; y también las instalaciones del antiguo ayuntamiento, hoy Museo de la Ciudad, donde el alcalde planea presentar su primer informe de labores el próximo martes 20 de diciembre, 11 días antes de que cumpla su primer año en el cargo. Por ello, el exfutbolista aseguró que Jesús Pérez Abarca, designado por Jesús Alberto Capella Ibarra, titular de la Comisión Estatal de Seguridad Pública, como responsable del Mando Único en Cuernavaca, “está destituido, desde hoy está fuera del Mando, porque lo que hizo es una falta de respeto. Detrás de esto está el gobernador Graco y su hijastro (Rodrigo) Gayosso”. Todo esto ocasionó que la Policía capitalina se fracturara. A las 8:00 horas, tres agentes se presentaron en la Catedral para refrendarle al presidente municipal su lealtad. A las 12:00 horas, todos los policías viales de Cuernavaca se presentaron para hacer lo propio. La céntrica calle Hidalgo se llenó de camionetas de lujo y motocicletas de Policía Vial, de los funcionarios que acompañan a Cuauhtémoc Blanco y de los policías de tránsito. A las 13:00 horas, arribó a la Catedral el jefe de la Policía Vial, Orlando Guerrero, quien advirtió que deberían sujetarse a las órdenes del Mando Único o se atuvieran a las consecuencias. “Todos comemos, todos tenemos familias, me van a reventar, quédense con su política, yo me quedo con lo mío, para eso se me paga. No los estoy amedrentando, simplemente les dije señores, tenemos familia. Me voy a trabajar”, reclamó. Sin embargo, los policías permanecieron en el lugar. En la conferencia de prensa, Blanco Bravo aseguró que todavía no puede revocar el convenio que permite la presencia del Mando Único en Cuernavaca, “no puedo hacerlo, porque estos son tontitos de su cabeza, pero también son maquiavélicos, son capaces de dejarme unos muertitos en el ayuntamiento y luego culparme. Primero tengo que resolver eso, luego ya veremos”, sostuvo. A pregunta expresa, el presidente municipal dijo que no levantará la huelga de hambre hasta que los elementos de la Policía liberen las instalaciones del ayuntamiento. “Todos los lugares que tomaron por la fuerza deben ser liberados. Deben liberar todas las oficinas, el ayuntamiento, la tesorería, el museo, todo. Es una falta de respeto del gobernador. Sólo así levantaré la huelga”, advirtió. Dijo que Rodrigo Gayosso Cepeda, dirigente del PRD e hijastro de Graco Ramírez, “quiere seguir saqueando Cuernavaca, como lo hizo cuando estuvo con (Manuel Martínez) Garrigós”. Gayosso fue secretario general del ayuntamiento del exalcalde priísta Martínez Garrigós, en el trienio en el que la capital adquirió una deuda millonaria que no se ve reflejada en obras públicas. Por la tarde, Blanco Bravo dejó el pasillo del atrio donde se mantiene en huelga de hambre, y se instaló a un costado de la Capilla Abierta, junto al enorme nacimiento de la diócesis, y ahí conversó con ciudadanos, se tomó fotografías, dio autógrafos, recibió algunas muestras de solidaridad. Se le ve tranquilo, a pesar de llevar más de 20 horas de ayuno. El tribunal le da oxígeno A las 9:00 horas, los magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) realizaron una rápida sesión extraordinaria, en la que dieron cuenta del juicio político contra el alcalde y luego crearon la Comisión Instructora del procedimiento conformada por tres integrantes, en este caso, la propia magistrada presidenta María del Carmen Verónica Cuevas López; así como sus compañeros Elda Flores y Manuel Díaz Carvajal. Ellos se encargarán de darle trámite al juicio, analizar las causales y en todo caso determinar las conclusiones, para que al regreso de vacaciones, en enero, se pueda dar espacio al alcalde para la presentación de pruebas y alegatos en su defensa, y luego presentarlo al pleno para su evaluación y, en su caso, aprobación. En conferencia de prensa, la magistrada presidenta no quiso dar mayores elementos a la prensa, respecto de los tiempos que seguirá el procedimiento. Molesta ante la insistencia, Cuevas López señaló: “No tengo porqué darle información a los medios de comunicación”, y se levantó dando por terminada la conferencia de prensa. Por lo pronto, el Tribunal ha notificado a Blanco Bravo que no puede abandonar el estado en tanto no se resuelva el asunto. Y es que el procedimiento legal establece que el presidente del TSJ “decretará las providencias cautelares que corresponda para garantiza la estancia en la entidad del servidor público de que se trate hasta en tanto se dicte resolución definitiva”. Además, luego de designar a la Comisión Instructora, se emplazará “al acusado y notificar a la Comisión (de Gobernación y Gran Jurado) del Congreso y al procurador general de Justicia del estado, señalándose un plazo de tres días para que en caso de existir, ofrezcan pruebas supervenientes, las cuales se recibirán y desahogarán previa su declaración de admisión dentro de los tres días subsiguientes”. Luego de ese plazo, “las partes tienen cinco días para presentar sus conclusiones y alegatos por escrito”, según establece el artículo 18 de a Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos de Morelos. Luego, según el artículo 19, en 10 días hábiles la comisión instructora elaborará su proyecto de resolución y luego, en un plazo de cinco días hábiles, se convocará al pleno de los magistrados para que se constituyan en jurado de sentencia, debiendo citar a la comisión del Congreso y al fiscal, y se dictará sentencia, misma que sería de destitución del cargo e inhabilitación por hasta 20 años. Lo que no quedó del todo claro es si estos plazos se darán a partir de ahora o después del 9 de enero, fecha en la que el Tribunal Superior de Justicia regresa oficialmente de vacaciones.

Comentarios