Revocan absolución a psiquiatra por asesinato de colega en Yucatán

lunes, 19 de diciembre de 2016
MÉRIDA, Yuc. (apro).- La Primera Sala Colegiada del Sistema de Justicia Penal Acusatorio y de Ejecución de Sanciones y Medidas de Seguridad determinó la corresponsabilidad del psiquiatra Enrique Lara González en el asesinato de su colega Felipe de Jesús Triay Peniche y revocó su sentencia absolutoria. Lara González, a quien un tribunal de primera instancia absolvió y liberó el pasado 16 de septiembre por “una duda razonable” en las evidencias incriminatorias que presentó en el juicio la Fiscalía General del Estado (FGE), está ahora en calidad prófugo. El viernes 16, la Primera Sala Colegiada del Sistema de Justicia Penal Acusatorio del Tribunal Superior de Justicia de Yucatán, erigida en Tribunal de Casación, abrió una nueva etapa en el juicio que se sigue a los psiquiatras Pablo Santos García y Enrique Lara González por el asesinato de Triay Peniche. El Tribunal Segundo de Juicio Oral condenó el 16 de septiembre anterior a Pablo Santos García a 35 años de prisión por el homicidio de Triay Peniche, a cuyos deudos deberá pagar 35 millones 663 mil 426.20 pesos por concepto de indemnización a víctimas indirectas. En cambio, absolvió a Lara González, dado que “por una duda razonable” no se le acreditó responsabilidad penal en ese crimen que aún estremece a la sociedad yucateca. Lara González y Santos García fueron enjuiciados como probables autores intelectual y material, respectivamente, del homicidio calificado de su colega, perpetrado en agosto de 2014. La víctima fue desmembrada y sus restos, que se conservaron cinco días en congelación, se hallaron en el interior de su camioneta, unidad que fue abandonada en el estacionamiento de un supermercado. Al momento del crimen, Lara fungía como presidente del Colegio de Psiquiatras de Yucatán y Santos como responsable del área de Psiquiatría de la clínica T1 del IMSS. Tanto la Fiscalía como la defensa de Santos García se inconformaron contra la sentencia judicial y llevaron el caso a la segunda instancia. En esta nueva etapa del caso, el Tribunal de Casación confirmó la sentencia a Santos, pero revocó la absolución a Lara, quien no acudió a la audiencia. Según sus defensores no está prófugo, pero le están tramitando ante la justicia federal un amparo contra la orden de reaprehensión. Asimismo, los magistrados del Tribunal de Casación ordenaron su reaprehensión y que se fije la fecha de la nueva audiencia en el tribunal de primera instancia que lo había absuelto, para la individualización de su pena. La absolución de Lara puso en tela de juicio la imparcialidad de los jueces y generó inconformidad y presión social, pues el médico asesinado, además de ser reconocido, era familiar de políticos y periodistas. Según la Fiscalía, Lara y Santos asesinaron a Triay por un contrato millonario que tenía la víctima con un laboratorio farmacéutico.