Deudas y repudio ahogan a Malova, a pocos días de dejar el cargo

martes, 20 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El repudio contra el gobernador saliente de Sinaloa, Mario López Valdez, llegó al punto más alto y a pocos días de dejar el cargo, diversos sectores demandaron que les paguen sus deudas. De acuerdo con un reporte del portal de noticias Ríodoce, tan sólo en un día, trabajadores de la construcción le recordaron que el estadio de beisbol de Culiacán aún tiene adeudos; además, empleados de confianza de su gobierno hicieron paros laborales contra el aviso del recorte de su aguinaldo. La Cámara de la Industria de la Construcción (CMIC) le recordó al mandatario que también tiene deudas que pagar. No obstante, López Valdez tiene respuestas para cada demandante: a los proveedores y constructores del estadio no les reconoce el adeudo; a los trabajadores de confianza les pidió esperar hasta hoy; y a la CMIC les dijo “debo no niego, pago no tengo”. Según el texto de Ríodoce, a los más de 150 constructores que han recurrido a su cámara para hacer presión ante una deuda de 47 millones de pesos desde 2013, el gobierno de Sinaloa les pagó en diciembre de 2015, pero los cheques fueron cancelados por falta de dinero. Ricardo Borboa Quintero, líder de la CMIC zona Centro, cuestionó que esta acción pudiera tratarse de un desvío de recursos. El empresario explicó que una parte del adeudo del gobierno de López Valdez es de 2013, cuando el huracán Manuel impactó el centro y norte de Sinaloa. Tras la reparación de caminos, limpieza y reconstrucción de accesos ante la emergencia, el estado les debe casi cinco millones de pesos, pero a otro grupo de constructores les adeuda 15 millones de pesos por trabajos para rehabilitar los servicios de agua, drenaje y líneas eléctricas después del huracán. El dirigente empresarial aseguró que también les debe ocho millones de pesos por el costo de las obras para que los Centros de Salud se certificaran y accedieran al programa de Seguro Popular. Otras deudas que suman 18.6 millones de pesos se concentran desde el relleno de un túnel por donde se fugó un reo del penal de Aguaruto, hasta un parque público en Los Mochis. En cuanto a la deuda de 110 millones de pesos de los constructores y proveedores del estadio de beisbol de Culiacán, los empresarios anunciaron que presentarían una demanda para exigir el pago y salieron a las principales vías de Culiacán con su equipo de trabajo. De acuerdo con el reporte, el conflicto inició a finales de octubre, cuando los proveedores fueron subcontratados por la empresa que ganó la licitación VIBOSA. Un día después de la protesta, Armando Villarreal Ibarra, secretario de Administración y Finanzas, rechazó que el gobierno de López Valdez reconozca la deuda y señaló que la empresa VIBOSA debe resolver el conflicto. Respecto al conflicto con los casi 300 trabajadores de confianza, el problema comenzó el lunes 12, pero fue hasta el jueves 15 de diciembre, un día antes de salir de vacaciones, que explotó. Y es que, les avisaron que se suspendían las vacaciones entre los trabajadores de confianza y que sólo les pagarían 15 días de aguinaldo, no 60, como lo marca el artículo 49 de la ley de Trabajadores al Servicio del Estado, actualizada para el 2016. El argumento del gobierno de Mario López Valdez fue que quería ser austero y “ajustarse el cinturón”. Entonces vino la protesta. Los empleados presionaron horas y se les sumaron los de la Procuraduría General de Justicia del Estado en Mazatlán y Los Mochis. Integrantes del gabinete informaron en conferencia que el recurso estaba asegurado para a más tardar el 20 de diciembre, aunque sólo entre el trabajador de menor nivel y hasta jefes de departamento. Los recursos para directores y secretarios de despacho seguían pendientes. Les dijeron que en aguinaldos para personal sindicalizado y trabajadores de confianza se erogarán mil 500 millones pesos. Una protesta más fue la de los trabajadores de los Servicios de Salud del Estado, que exigieron los vales anuales que les envía el gobierno federal y que ahora es un faltante en el gobierno de Mario López Valdez. Tras las protestas y la suspensión de los servicios en los hospitales de los Servicios de la Salud de Sinaloa, el gobierno les aseguró que ya se gestionan recursos para cumplir con la entrega de 59 millones de pesos en vales. De acuerdo con Ríodoce, hasta el cierre de su edición, ninguno de los pagos pendientes mencionados se había realizado.  

Comentarios