Cuauhtémoc Blanco pone fin a convenio para el Mando Único

lunes, 26 de diciembre de 2016
CUERNAVACA, Mor. (apro).- El presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, anunció su decisión de concluir el acuerdo con el gobierno del estado en el cual sede el control de la Policía Municipal al Mando Único, encabezado por el comisionado estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra. En conferencia de prensa, el edil anunció “la decisión de dar por terminado de forma anticipada el ‘Convenio de Asunción Total en Materia de Coordinación del Estado de las Funciones de Policía Preventiva y Tránsito Municipal para la Integración del Mando Único Coordinado Policía Morelos”. Dijo que lo hace por “las diversas irregularidades acontecidas los días 15, 16 y 17” de diciembre, “cometidas por parte del Mando Único en el Ayuntamiento de Cuernavaca”, después de la conclusión de la primera parte del juicio político en su contra en el Congreso del Estado y que llevaron a la policía a tomar las instalaciones del municipio, y a él a llevar a cabo una huelga de hambre. Pero también, dijo, la decisión obedece a “la profunda y constante petición de los ciudadanos que todos los días escucho, y de los cuales se desprende la inconformidad con la seguridad pública que se brinda” en la capital de la entidad. Para ello, “se buscará implementar otras medidas de seguridad que fortalezcan la paz social”. Esta misma mañana han sido notificados el gobernador Graco Ramírez, según dijo el exfutbolista, así como el secretario de gobierno de Morelos, Matías Quiroz Medina; el comisionado Capella Ibarra; además de la Secretaría de Gobernación, “con la finalidad de respetar las formalidades y legalidad que se requiere, para dar por concluido el convenio”. Dijo que la vigilancia en Cuernavaca “está garantizada”, pues se cuenta “con los elementos para garantizar la seguridad pública que merecemos, y tenemos el apoyo de los diversos órdenes de gobierno que colaborarán en esta labor tan indispensable”. El secretario municipal, Guillermo Arroyo Cruz, dijo por su lado que han solicitado formalmente el apoyo de la Policía Federal para las labores de seguridad en el municipio. Hizo también un llamado a la “madurez política” del gobernador para que evite tomar represalias por la suspensión del acuerdo para el Mando Único. No se dio garantía por ello, de que se pueda desarmar a los policías de Cuernavaca, dado que las armas dependen de la licencia colectiva que existe para todos los elementos policiacos del estado y que está a nombre del Ejecutivo estatal. El funcionario tampoco descartó que incluso podrían provocarse delitos para hacer que parezca que la decisión de Blanco Bravo es equivocada. Dijo que no es un tema sólo de armamento. “Es un tema de infraestructural completa, nos tienen que entregar las instalaciones, las patrullas que son propiedad del municipio”, por ello, “estamos pidiendo el apoyo de la Policía Federal. No hemos tenido respuesta, porque acabamos de entregar la petición”. Insistió: “Hacer ese llamado del alcalde, a que no tengamos este tipo de consecuencias. En primer término que no desarmen a nuestros policías y en segundo lugar, que no se provoque desde alguna esfera política la comisión de delitos para desacreditar el trabajo de la policía en Cuernavaca”. A pregunta expresa de qué hará el municipio si el gobierno del estado se niega a devolver la seguridad municipal al municipio, el secretario municipal Arroyo Cruz aseguró que han contemplado varios escenarios, entre ellos incluso la de acudir a la controversia constitucional para que se cumpla la Constitución en materia de facultades del municipio, entre las que se encuentra la de la seguridad pública. El convenio fue firmado el 5 de febrero y tiene una cláusula en la que se faculta al alcalde para darlo por concluido de forma anticipada, según informó el equipo jurídico del presidente municipal. Finalmente, se recordó a Cuauhtémoc Blanco que hace un año, cuando se firmó el convenio se hizo también en el marco del asesinato, el 2 de enero, de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota Ocampo, lo que también provocó que al exfutbolista le asignaran una guardia militar y luego fuera reemplazada por policías federales. Se le preguntó si piensa reforzar su seguridad, a lo que respondió: “El que nada debe, como se los he dicho siempre, nada teme”. Aunque confirmó que sigue siendo cuidado por federales.