Alistan CTM y ciudadanos protestas en Tamaulipas por gasolinazos

jueves, 29 de diciembre de 2016
REYNOSA, Tamps. (apro).- Ante el impacto que causará el incremento de combustibles a la clase trabajadora de Ciudad Madero, la Confederación de Trabajadores de México (CTM) realizará manifestaciones o paros de actividades, anunció su dirigente, Carlos Campos. Campos criticó el aumento a la gasolina decretado por las autoridades y resaltó que se prevé una escalada en los precios de la canasta básica que pulverizará el aumento al salario recién anunciado. “Va a pasar que todo aumentará, el transporte público, la canasta básica y claro que estamos valorando hacer manifestaciones o paro, sinceramente ya basta de tantos aumentos”, dijo Campos al diario Expreso. Indicó que las protestas tendrían como objetivo demostrar que la clase trabajadora está en contra del aumento pues “no solamente afecta a los trabajadores, sino a todos por igual”. Esta protesta seguirá a la registrada el miércoles pasado en Ciudad Victoria, donde a pesar de la violencia que sufre, decenas de personas salieron a las calles a manifestarse contra el aumento a la gasolina. Un ciudadano que protestaba y que fue entrevistado por los medios resumió en una frase su descontento por los incrementos a gasolinas: “Chingue a su madre Enrique Peña Nieto”. En Ciudad Victoria como en la mayoría de ciudades de Tamaulipas no se reportó desabasto y la venta continúa con normalidad y sin compras de pánico. Los ciudadanos de varias ciudades de Coahuila y Nuevo León también están convocando a diversas manifestaciones a partir del domingo 1 de enero. En Saltillo, la capital de Coahuila, se convoca para que el primero de enero los ciudadanos asistan al mediodía con playera blanca frente al Tec Saltillo. “De manera organizada y pacífica exijamos no al incremento a la gasolina, para que millones logremos estar ahí y juntos recordarnos que en México estamos unidos y sí existe la esperanza de un mejor país”, dice la convocatoria que circula en redes sociales. En Monterrey también se convoca a bloquear las gasolineras a partir del 1 de enero. Además de dejar de comprar combustible durante tres días. “Los invitamos a paralizar tres días la compra de gasolina, podemos llenar nuestros tanques durante esta semana, 26-31 de diciembre y dejamos de cargar los primeros días de enero”, reza la convocatoria que circula por grupos de WhatsApp y páginas de Facebook. Hasta el momento, el estado de Nuevo León no reporta desabasto. En Coahuila, algunas gasolineras han reportado falta de una de las dos gasolinas, Magna o Premium. Y alertan por "Wachicol" Para algunas autoridades locales, el aumento de combustible incrementará el robo de gasolinas y alentará a que la población de menores recursos económicos compre masivamente la gasolina robada por el crimen organizado, la cual se vende en establecimientos informales de colonias populares, actividad conocida como “wachicol”. En Tamaulipas, el municipio de Altamira es el centro de operaciones para el robo de combustible a gran escala que se realiza en complicidad con líderes del sindicato de Pemex y funcionarios de alto nivel. Las cifras oficiales de “Tomas Clandestinas” denunciadas por las autoridades ubican a Tamaulipas como el número uno del país. En el año 2013 Altamira registró el mayor número de Tomas dentro del estado con 201; incluso por arriba de Reynosa, ciudad que registró 169 tomas. En la ciudad fronteriza de Reynosa, 20 litros de “Wachicol” se venden en las gasolineras clandestinas a 110 pesos. Mientras que en la vecina Matamoros, se puede llenar con “Wachicol” el tanque de un auto compacto con 150 pesos. En todas las carreteras del Noreste, existen estaciones clandestinas, que venden gasolina y diésel robado. Algunas están disfrazadas de vulcanizadoras. En Coahuila, la gasolina robada por los Zetas se vendía a precio oficial en las más de 20 gasolineras propiedad del narcotraficante detenido en España Juan Manuel Muñoz Luévano, El Mono. Su captura y los altos precios de combustible podrían provocar que la gasolina saqueada de los ductos de Pemex y de pipas, vuelva a venderse en las calles.