Acusan a Mario Anguiano de desviar un crédito por 638 mdp

lunes, 5 de diciembre de 2016
COLIMA, Col. (apro).- El exgobernador interino Ramón Pérez Díaz y dos de sus colaboradores acusaron a su antecesor, Mario Anguiano Moreno, de realizar una “operación fraudulenta” y haber mentido sobre el destino de los créditos de corto plazo contratados al final de su administración. Pérez Díaz y los actuales titulares de las secretarías General de Gobierno y de Planeación y Finanzas, Arnoldo Ochoa González y Carlos Arturo Noriega García, respectivamente –cargos que también ocuparon en el gobierno interino–, emitieron un pronunciamiento público en el que responsabilizaron a Anguiano Moreno de haber “mal utilizado y/o desviado” un crédito por 638 millones de pesos contratado en agosto de 2015, dos meses antes de concluir su gobierno. De esta manera, los exfuncionarios respondieron a la demanda de juicio político presentada la semana anterior en su contra por el exgobernador Mario Anguiano, quien los denunció como una estrategia de defensa en el juicio que él mismo enfrenta, invocando otro crédito por la misma cantidad contratado en el gobierno interino para pagar el que había quedado pendiente. Pérez Díaz, Ochoa González y Noriega García calificaron como falsos los señalamientos realizados por Anguiano Moreno en la demanda de juicio político, pues pretende “confundir y engañar a la sociedad colimense” al hacer parecer que la sanción del Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig) en su contra se deriva del crédito contratado en diciembre, “ocultando que la determinación del Osafig fue por haber mal utilizado y/o desviado el crédito contratado en agosto de 2015 por 638 millones de pesos”. De acuerdo con un recuento realizado por los firmantes del pronunciamiento, el 8 de diciembre de 2014, el entonces mandatario Mario Anguiano solicitó un crédito a corto plazo por 478.2 millones de pesos, cuya fecha de vencimiento era el 31 de diciembre de ese año, dado que la Ley de Deuda Pública impedía pagarlo después de esta fecha. Sin embargo, el Osafig “detectó que en una operación fraudulenta, el 31 de diciembre de 2014, el Lic. Mario Anguiano expidió un cheque sin fondos para hacer parecer que había pagado el crédito, lo que no se iba a conocer mientras no se hiciera efectivo el cheque”, y “el 2 de enero de 2015, ya en un nuevo año fiscal, Mario Anguiano solicitó otro crédito a corto plazo por 500 millones, y con ese recurso fondeó la cuenta de donde expidió el cheque el 31 de diciembre de 2014”. “Es decir –precisa el documento–, emitió un cheque en una fecha inhábil para burlar la ley e impedir que se cobrara de inmediato y tener tiempo para que, a los días, con un nuevo crédito obtener los recursos para que el cheque tuviera los fondos suficientes”. Pero eso no es todo, pues “este crédito adquirido el 2 de enero de 2015 pretendió justificarlo con otro engaño, refiriendo que había sido para la adquisición de un terreno, que hasta la fecha nadie sabe dónde está”. En febrero y marzo de 2015, añadió, Mario Anguiano solicitó nuevos créditos de corto plazo por 200 y 190 millones de pesos, que sumados al de enero de 2015 dieron un total de 890 millones de pesos, cantidad a la que realizó algunos abonos para dejar un adeudo de 638 millones de pesos, que cubrió en agosto siguiente con un nuevo crédito solicitado con compromiso de pago al 31 de diciembre de 2015. “En septiembre, el Lic. Mario Anguiano engaña nuevamente, esta vez al Congreso, al presentar una iniciativa en donde solicitaba refinanciar el crédito de agosto de 2015 por la cantidad de 638 millones; el engaño consistió en que él afirmó al Poder Legislativo que la deuda que se tenía era por contrapartes que había hecho el estado para el pago de inversión productiva; la realidad es que pagó gasto corriente”. Con base en esa aprobación del Congreso local, dijeron Ramón Pérez, Arnoldo Ochoa y Carlos Noriega, en “el gobierno interino, del que nosotros formamos parte, únicamente utilizamos una parte de los recursos aprobados por el Legislativo, única y exclusivamente para pagar cada peso de la deuda contraída en agosto de 2015 que el exgobernador Mario Anguiano dejó al pueblo de Colima”. Argumentaron que de no haber actuado así, el estado de Colima estaría hoy en la crisis financiera más profunda de la que se tenga registro. “Ni el Congreso del estado, ni el gobierno interino tenían los elementos para conocer que Mario Anguiano engañó sobre el destino de los créditos a corto plazo, por ello es que estamos exentos de toda responsabilidad”, concluyeron.

Comentarios