Asesoran ONU y AI a familiares de jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca

martes, 23 de febrero de 2016 · 20:43
XALAPA, Ver. (apro).- La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) y Amnistía Internacional darán asesoría a familiares de los cinco jóvenes de Playa Vicente que el pasado 11 de enero fueron “levantados” por policías estatales en el municipio de Tierra Blanca y entregados a una célula delincuencial del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). A puerta cerrada, los enviados de la ONU se reunieron ayer en Veracruz con los padres de José Benítez de la O, de 24 años; Mario Arturo Orozco Sánchez, de 27; Alfredo González Díaz, de 25; Bernardo Benítez Arróniz, de 25, y Susana Tapia Garibo, de 16. De acuerdo con Bernardo Benítez –padre de uno de los jóvenes cuyos restos son analizados por peritos argentinos para confirmar su identidad–, señaló que tanto la ONU como AI se ofrecieron a darles asesoría legal para llevar el caso. A raíz del encuentro con integrantes de ambos organismos, añadió, el gobierno federal empezó a sentir la presión internacional, ya que el caso podría ser expuesto en Ginebra, Suiza. “En esas reuniones exigimos la declaración de los policías que están presos, y ya los abogados de nosotros las tienen en su poder. Además, la gente de la ONU y de Amnistía ya elaboraron una solicitud de observación, nos dicen que han estado muy pendientes del caso a través de los medios de comunicación”, apuntó. Y advirtió que continuarán “atrincherados” en la Fiscalía Regional de Tierra Blanca hasta que el caso se resuelva y les digan qué pasó con sus hijos. “Si mañana nos resuelven, mañana nos vamos. Sí es un mes, en un mes, pero hasta que nos resuelvan de una u otra manera quedaremos conformes cuando haya justicia para los muchachos”, expuso. Asimismo, destacó que a partir de que los enviados de la ONU y Amnistía Internacional tuvieron contacto con el gobierno federal, al que expusieron su preocupación por este nuevo caso de desaparición forzada, en Tierra Blanca “las cosas cambiaron”. Precisó que los empleados del gobierno de Javier Duarte acudieron a limpiar las oficinas del Ministerio Público, “pusieron más decorosos” los pasillos y el cuarto donde duermen los padres de los cinco jóvenes desaparecidos, y empezaron a abrir las declaraciones de los policías incriminados en este caso de desaparición forzada. “Ya corrieron (los del gobierno), ellos (las ONG) van a empezar a ejercer la presión, es un acompañamiento. Hoy, por ejemplo, Roberto Campa (el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación) me habla todas las noches y la semana entrante regresarán para conocer de primera mano cómo van las investigaciones”. Según Benítez, en los 44 días que llevan “acampando” en la Fiscalía Regional de Tierra Blanca, ellos mismos han documentado los casos de 31 personas desaparecidas en los últimos tres años. En tanto, funcionarios de la ONU-DH aseguraron en un comunicado que las tareas que realiza la Oficina en México se enmarcan dentro de los principios de imparcialidad, independencia y objetividad.