Rosarios y cantos guadalupanos enmarcan consulta sobre el aborto en Colima

jueves, 10 de marzo de 2016
COLIMA, Col. (apro).- Desairado por la mayoría de los diputados locales —sólo acudieron tres de 25—, el foro de consulta sobre la despenalización del aborto realizado hoy en el Congreso tuvo un predominio de participantes de origen religioso, quienes se opusieron rotundamente a la aprobación de la iniciativa. La mayoría de las organizaciones de mujeres de la entidad se abstuvo de participar con el argumento de que los derechos humanos no se someten a consulta, por lo que de 32 ponentes sólo tres se pronunciaron abiertamente en favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo: Martha Zepeda del Toro, delegada estatal del PRD; Marisa Mesina Polanco, secretaria de la Mujer del comité estatal de Morena, y Adriana Ruiz Visfocri, representante de Radar 4. Mientras se desarrollaba el foro en el salón de sesiones, grupos de mujeres rezaban el rosario y entonaban cánticos guadalupanos a un costado de la entrada principal del Palacio Legislativo, a la vez que cargaban un “Niño Dios”, un crucifijo y mostraban pancartas con frases condenatorias del aborto, sin faltar el quinto mandamiento: “No matarás”. En el otro lado de la puerta de acceso, organizaciones de mujeres se manifestaron y colocaron cartulinas con consignas reivindicatorias del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Entre los participantes que se opusieron a la despenalización del aborto estuvieron el sacerdote católico Armando Carrillo Cárdenas; el pastor del Grupo Amor Rubén Vidaurrázaga Bonales; la representante de la Federación de Colegios y Barras de Abogados, Martha Alicia Cortés Contreras; el exdiputado federal panista Adán Deniz Macías; estudiantes de la Universidad de Colima y la Universidad del Valle de Atemajac, así como una veintena de miembros de organizaciones vinculadas a la Iglesia católica. Una de las participantes más vitoreadas por un público perteneciente en su mayoría a agrupaciones religiosas fue Brenda Berenice Suárez, quien pidió facilitar los trámites de adopción de menores, como una medida para evitar el aborto, y frente al micrófono de la tribuna legislativa rompió en llanto al narrar que meses atrás ella había perdido involuntariamente al producto de un embarazo. “Solamente Dios sabe por qué (ocurrió), pero quiero decirles que así me hubieran dicho que mi hijo iba a nacer mal o cualquier cosa, yo lo hubiera tenido, pero Dios sabe por qué hace las cosas, y yo les digo a todas las mujeres que por favor defiendan la vida de sus hijos, no se cierren, y les hago una pregunta, ¿por qué no podemos salvarlos a los dos: tanto a la madre como al hijo?” Hubo ponentes que fueron anunciados como médicos, pero en sus intervenciones utilizaron argumentos religiosos, como el caso de Luis Cortez Villa, quien afirmó que si una mujer queda embarazada, no se debe tomar como “una desgracia, sino como una bendición”. Otros participantes insistieron en los riesgos de daños físicos y las consecuencias psicológicas y emocionales de la práctica del aborto en las mujeres, además de que aseguraron que “ha sido demostrado científicamente” que el ser humano existe “desde el momento de la concepción”. El médico Jesús Campos Chávez, quien se presentó como coordinador y portavoz del Grupo de Matrimonios del Sagrado Corazón, del municipio de Tecomán, dijo que aceptar o no que ya hay una persona desde que el espermatozoide fecunda al óvulo no es cuestión de gusto u opinión, sino que “es cuestión meramente de una evidencia experimental, científica; si el embrión no es desde el primer momento un ser humano, no lo será nunca, por eso ese nuevo ser humano es una persona racional”. Tras calificar al aborto como “un pecado grave”, Campos Chávez dijo que se trata de “un asesinato cruel y cobarde”. Expuso: “Los abortistas se molestan porque les llamamos asesinos, ¿pero qué otro nombre podemos darle a alguien que comete un crimen, a alguien que ha matado a 40 millones de inocentes? Defender a los abortistas es como defender a un terrorista”. En representación de la UNIVA, Israel Soto propuso legislar para que se reconozca al feto “como una persona, no como un producto”, con el propósito de que sea beneficiario de los derechos humanos en igualdad de circunstancias que los nacidos. Mientras la mayoría de las curules de los diputados permanecieron vacías en el salón de sesiones del Congreso, el foro fue moderado por las únicas diputadas asistentes: las panistas Martha Leticia Sosa Govea y Gabriela Sevilla Blanco, y la de Movimiento Ciudadano, Leticia Zepeda Mesina. Antes del inicio de la consulta, representantes de siete organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres entregaron un documento en la Oficialía Mayor del Congreso, en el que afirmaron que debatir los derechos humanos en un foro público es “inconstitucional”, y por ello demandaron que se apruebe la propuesta de reforma sobre la legalización de la suspensión del embarazo contenida en la serie de propuestas de reformas que el jefe del Ejecutivo envió en 2015 como parte de las recomendaciones de la alerta de violencia de género (AVG) solicitada para el estado de Colima. A su vez, la organización RDfine Colima AC entregó también al Congreso un documento en el que se pronunció “a favor del derecho a decidir de las mujeres, al aborto legal, seguro, gratuito, y en contra de todo tipo de violencia hacia las mujeres”. Durante su participación en la consulta, Marisa Mesina Polanco, de Morena, señaló: “Los derechos humanos no son negociables; un foro en Colima para discutir un derecho que ya nos otorga la Constitución, relacionado con el aborto legal y seguro, resulta una forma de darle la vuelta a un ordenamiento jurídico de validez en toda la República Mexicana”. Luego añadió que ese foro “convierte al aborto en un tema de política criminal, olvidando que es un asunto de derechos humanos; no reconocer el derecho a decidir ubica a las mujeres como posibles criminales y no como sujetas titulares de derechos”. En su turno, Adriana Ruiz Visfocri señaló que a nadie debe caberle la menor duda de que las mujeres tienen el derecho humano a decidir, mismo que tiene rango constitucional y está además tutelado por tratados internacionales de los que México es parte. “Lo que gobiernos y gobernantes deben hacer en relación con los derechos humanos es promoverlos, respetarlos, protegerlos y garantizarlos, favoreciendo la protección más amplia a las personas, y no pretender con encuestas o consultas, contrarias al mandato constitucional, tratar de restringir cualquier derecho humano, llegando al extremo de convertir su ejercicio en hecho delictuoso”. Martha Zepeda del Toro preguntó a las diputadas presentes por qué no se consulta al pueblo cuando se trata de aprobar un crédito o el aumento de presupuesto para el Congreso en el presente ejercicio fiscal, “eso es lo que debiera estar a debate esta tarde, no así el derecho que tenemos garantizado todas las mujeres a decidir sobre nuestro cuerpo y el ejercicio de nuestra sexualidad”. Y cuestionó: “¿Por qué estamos hablando aquí la mayoría de los derechos humanos y no de otros temas que sí se deben consultar? Tengo una sospecha, estamos aquí posiblemente ante un montaje que se quiere disfrazar para poder legislar retrógradamente, como seguramente se pretende, ojalá yo me equivoque”. También exigió a las diputadas que cuando vayan a legislar en torno del aborto le hagan caso a la ciencia, no a los dogmas religiosos. Y en medio de abucheos por parte del público vinculado a grupos religiosos, prosiguió: “Los embriones, antes de las doce semanas no tienen vida, no tienen sensibilidad, eso lo dice la ciencia, ustedes los religiosos consideran que un embrión tiene vida, tiene alma, tiene espíritu, yo lo respeto, pero no me lo impongan, esa es la visión ideológica que no tiene que imperar a la hora de legislar para todos”. A las diputadas moderadoras, Zepeda les solicitó “legislar para ciudadanos, no para fieles, no se les olvide por favor”. Por último, planteó que el Estado tiene la obligación de educar a jóvenes, niños y niñas, a tener una sexualidad responsable. “Exigimos métodos anticonceptivos, condones, pastillas anticonceptivas para que no haya abortos, y exigimos abortos gratuitos y seguros para no morir”.

Comentarios