Vinculan a proceso a exedil que ordenó agresión contra periodista en Guanajuato

lunes, 14 de marzo de 2016
GUANAJUATO, Gto., (proceso.com.mx).- El expresidente municipal priista de Silao Enrique Solís Arzola fue vinculado a proceso y será enjuiciado por su papel como instigador de robo calificado, amenazas y lesiones en contra de la reportera Karla Janeth Silva Guerrero y su compañera Adriana Elizabeth Palacios. El exalcalde permanecerá preso durante el tiempo que dure el proceso, debido a la gravedad del delito del que es inculpado, determinó la juez de control de oralidad, Gloria Esther Hernández. Además, la Secretaría de Gobierno suspenderá el Fiat de Notario de Solís Arzola mientras se desarrolla el juicio, de acuerdo con lo establecido en la Ley el Notariado del estado. “Haz lo que tengas que hacer para parar esas notas”, habría ordenado el entonces alcalde a sus subordinados dos días antes de la agresión, un 2 de septiembre de 2014, en la escalinata del Palacio Municipal. Solís Arzola fue detenido en su casa de Silao el viernes por la tarde, y pasó dos noches en el Cereso de Irapuato hasta la audiencia de este domingo. La audiencia comenzó a las 9 de la mañana, con varios recesos. Doce horas después de que inició la audiencia de imputación y vinculación, la juez de control de oralidad Gloria Esther Hernández determinó, tras escuchar la acusación hecha por la fiscalía y los alegatos del defensor del exalcalde, que éste será llevado a juicio. Hernández dio valor probatorio a las declaraciones señaladas por la fiscal: la de la reportera Karla Silva, así como las que hicieron en juicios abreviados Luis Gerardo Hernández Valdenegro, “Buda” y el exsubdirector operativo de la Policía Municipal, Jorge Alejandro Durán Fonseca, quienes afirmaron que fue Solís quien dio la orden de agredir a Karla. En la audiencia estuvieron presentes el exalcalde, en su calidad de presunto responsable, así como Karla Silva y Adriana Palacios -víctimas de los delitos señalados- cometidos en su contra el 4 de septiembre del 2014 en la oficina del periódico. En principio, la juez no admitió el incidente del amparo contra la orden de aprehensión tramitada por Solís ante el Juez décimo de distrito en Irapuato, quien en junio del año pasado declinó conocer sobre otro amparo que involucraba al entonces alcalde en funciones, argumentando que tenía una relación de “camaradería y trato cordial” porque fueron compañeros de un posgrado en la Universidad de Guanajuato. Al efectuar la imputación de cargos, la fiscal Yolanda Domínguez dijo tener al menos 190 datos de prueba que apuntan a que el exalcalde fue instigador para que Nicasio Aguirre Guerrero, quien era el director de Seguridad Pública bajo su mando, orquestara la golpiza en contra de la reportera del periódico El Heraldo. Entre otros datos, la fiscal mencionó declaraciones de un reportero que fue testigo del trato hostil que Solís daba a Karla Silva, y a quien el propio exalcalde advirtió también en una ocasión que “le bajara”. Una asistente del exdirector de Seguridad Pública declaró haber escuchado cuando Solís le ordenó a éste “darle un susto” a la entonces regidora del Partido Verde Ecologista de México, Claudia Vélez, quien durante el trienio fue crítica de la actuación del presidente municipal y tuvo varios diferendos públicos con él. La fiscal también mencionó testimonios que incluso vinculan a Nicasio Aguirre –el único de los involucrados señalados que continúa sin ser capturado por la Procuraduría- con la venta de drogas y armas. El defensor de Solís Arzola alegó que los datos de la fiscal podrían apuntar a que fue el director de Seguridad Pública, Nicasio Aguirre, el instigador de la agresión y de la amenaza (“bájale a tus notas o te va a cargar la chingada”), ya que, según dijo, no está probado que hubo una relación directa entre el exedil y los 3 autores materiales. Sin embargo, la fiscal aludió al nivel jerárquico del presidente municipal, al que tanto el director de Seguridad como el subdirector estaban subordinados, de lo que presuntamente se habría valido Solís para los actos de ambos y de las personas a quienes contrataron. Finalmente, al emitir su resolución, la juez Hernández describió la figura del instigador y posteriormente, declaró al exfuncionario vinculado a juicio, y como medida cautelar determinó que permanecerá en prisión preventiva durante el tiempo que dure el proceso, y dos meses para la investigación complementaria por ambas partes. Mientras tanto, en un comunicado, la dirigencia estatal del PRI se desmarcó del exalcalde, al señalar que el proceso en el que se ve involucrado Enrique Solís Arzola “es un asunto estrictamente jurídico y no del partido”. El presidente del PRI guanajuatense, Santiago García, manifestó que a la reportera Karla Silva “se le debe de hacer justicia en el marco del derecho”, pero que Solís Arzola tiene derecho a un debido proceso “como cualquier ciudadano”.

Comentarios

Otras Noticias