Huelga en la Universidad Autónoma de Querétaro, entrampada por intereses políticos

lunes, 21 de marzo de 2016
QUERÉTARO, Qro., (apro).- Una fotografía registró el momento en que la secretaria general del Sindicato de Trabajadores al Servicio de la Universidad Autónoma de Querétaro (Steuaq), Laura Leyva Saavedra, hace la “V” de la victoria con una mano, abrazada del entonces candidato panista y actual gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién. El propio mandatario queretano confirmó a Apro que Laura Leyva Saavedra votó por él; no obstante, descartó que el apoyo que le brindó la dirigente en campaña implique algún tipo de respaldo en la huelga que el sindicato inició desde el 4 de marzo en la Universidad Autónoma de Querétaro y que ha dejado sin clases a 28 mil estudiantes. “Cuando estaba en campaña ella me manifestó, como ciudadana, el apoyo a mi candidatura, y afortunadamente con el voto de ella y de los queretanos hoy soy gobernador”, informó Domínguez sobre la fotografía en la que la dirigente sindical aparece flanqueada por él y el ahora presidente municipal, Marcos Aguilar Vega, también del PAN. El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, aseguró que es respetuoso de la independencia de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) en un comunicado que leyó unas horas después de la denuncia del rector, Gilberto Herrera Ruíz, quien acusó intromisión de su administración para desestabilizar a la institución. Sin embargo, el mandatario queretano evadió aclarar de manera concreta la denuncia universitaria sobre la injerencia de agentes de la Secretaría de Gobierno en la institución educativa, así como la parcialidad de la Secretaría del Trabajo en el conflicto laboral, que las autoridades de la UAQ documentaron con un acta notarial y videograbaciones. En lugar de eso, Domínguez Servién desvirtuó el llamado del rector a movilizarse para defender la autonomía universitaria, al insinuar que pretende solucionar el tema de la huelga con protestas, siendo que él mismo manifestó su interés porque sean los universitarios, a través del diálogo, quienes resuelvan el conflicto laboral. “Ante el llamado realizado el día de hoy por el rector, él está en todo su derecho de manifestarse, al igual que todos los ciudadanos de Querétaro, nosotros somos respetuosos de esos derechos, no obstante, nos parece que la solución de la huelga debe enfocarse hacia adentro (de la UAQ)”, declaró Domínguez Servién. Enseguida, el gobernador de Querétaro hizo un llamado a privilegiar el diálogo y no las marchas, pese a que el rector convocó una concentración a las afueras de la oficina del mandatario este lunes a las 11 de la mañana. “Esta huelga se va a solucionar en la mesa del diálogo razonado, no con manifestaciones. Mi gobierno se mantendrá al pendiente de la marcha de negociaciones, con respeto a los trabajadores, con absoluto respeto a la autonomía universitaria y con un respeto al patrimonio de los universitarios, que es el patrimonio de todos los queretanos”, insistió. Algunos de los diarios locales replicaron el comunicado oficial en sus notas de portada con encabezados como los siguientes: “Estalla Rector y llama a marchar”, en el periódico Diario de Querétaro; “Hagamos el dialogo, no marchas: ‘Pancho’”en el diario a.m., y “Diálogo, no marcha, pide Domínguez”, en El Universal. Si bien la dirigente sindical, Laura Leyva Saavedra, había amagado hace días con realizar marchas para solicitar la destitución del rector, el llamado del mandatario en contra de este tipo de movilizaciones ocurrió hasta que Gilberto Herrera Ruíz convocó a la comunidad universitaria a una concentración a las afueras de las oficinas del mandatario, para aclarar "malos entendidos" con él. Después de leer un comunicado durante 2 minutos con 40 segundos, Francisco Domínguez Servién se retiró del salón habilitado en la Universidad Aeronáutica en Querétaro (UNAQ) con el pretexto de que tenía una agenda de actividades muy apretada. “Ante subjetividades de que al señor gobernador no le importa la Universidad y que tiene ocupaciones más importantes, reitero al gobernador le importa la Universidad”, aclaró su Secretario de Educación, Alfredo Botello Montes. La agenda del gobernador de Querétaro prevista para este lunes 21 de marzo incluye su participación en el equinoccio de Bernal, municipio de Ezequiel Montes, a las 11:30 de la mañana (a una hora aproximadamente de la capital de Querétaro), mientras que la concentración universitaria está prevista a las 11:00 a las afueras de su oficina. El Sindicato Único de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (Supauaq) difundió un comunicado en el que anunció que se suma a la defensa de la autonomía universitaria, lo que no ha hecho el sindicato que encabeza la dirigente, Laura Leyva. El conflicto laboral en la UAQ se ha polarizado entre quienes manifiestan su apoyo al sindicato y la defensa de su Contrato Colectivo, y quienes ven a la dirigencia de los trabajadores como un instrumento para golpear a la institución educativa. El conflicto laboral La huelga no es por dinero, aseguró la secretaria general del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma de Querétaro (Steuaq), Laura Leyva Saavedra. “No es una cuestión económica, es la dignidad del trabajador sobretodo”, justificó la dirigente del Steuaq, quién informó que la huelga es por algunas de las violaciones a su Contrato Colectivo de Trabajo. Francisco Domínguez Servién, quien en diciembre pasado incumplió con su promesa de campaña de aumentar 10% el presupuesto directo a la institución educativa, al asignarle sólo 3.1% para este 2016, también reiteró que el problema no es económico. “El tema no es financiero, no lo veo financiero en este momento, así que yo espero el entendimiento rápido”, dijo durante la primera semana de huelga, cuando le preguntaron si el Poder Ejecutivo podía apoyar a destrabar el conflicto laboral. El sindicato aceptó un 3.1% de incremento salarial, el más bajo que ha recibido en la administración del rector, Gilberto Herrera Ruíz, pero estalló la huelga al denunciar violaciones en algunas cláusulas del contrato. Estallar la huelga por dinero habría exhibido que el mandatario incumplió su promesa de compaña. El abogado de la UAQ, Óscar Guerra Becerra, dijo a Apro que cumplir con todas las cláusulas del Steuaq implicaría erogar 1,200 millones de pesos, porque tendrían que hacer lo propio con el Supauaq. “Tendrías que meter mil doscientos millones (de pesos) y los únicos que van a salir, diríamos, beneficiados serían los maestros y trabajadores, pero va a seguir la universidad con la misma infraestructura y con la misma cobertura. Si tienes mil doscientos millones, mejor abre otra universidad para ampliar cobertura y admites a otros 30 mil chavos que se quedan sin estudios superiores”, aseguró. Puntos en desacuerdo El Contrato Colectivo establece que los empleados que sean promocionados no deben tener reportes en el último año y la UAQ plantea que se amplíe a tres, explicó Oscar Guerra Becerra, abogado de la UAQ. “Ese es un punto en desacuerdo, donde mientras que ellos digan que uno porque así está en el contrato, nosotros decimos que tres porque nos asegura que quien va a ser promocionado tiene un desempeño constante”, argumentó. Lo anterior dijo que beneficiará a los propios trabajadores, aunque admitió que le restará control a la dirigencia, de ahí que para él la huelga del Steuaq más que por dignidad, por control. En el caso de las suplencias o vacantes, el abogado de la UAQ expuso que el sindicato enviaba a los suplentes, sin que se tratar del perfil idóneo, por lo que consideraron importante corregir el proceso. Para ello dijo que solicitaron abrir la convocatoria a la ciudadanía en general y solicitar también al Sindicato que les envíe la lista de los suplentes con los perfiles determinados. “El sindicato les prohibió a su gente que participe en esta lista, qué es lo que quiere Laura, que regrese todo el sindicato y ellos manden a los suplentes en todos los casos y eso no se puede porque ha generado descontrol”, expuso. Para la UAQ abrir el proceso implica que los suplentes, al ser evaluados y con el ánimo de seguir teniendo suplencias mejoren en su desempeño, contrario a lo que –explicó– ocurría antes cuando los enviaban por escalafón, amiguismo o por ser parientes. “Si te fijas tiene que ver con el control del Comité, no con el beneficio de los trabajadores”, insistió. Explicó que el Steuaq plantea que se haga el descuento de cuotas a los trabajadores y se los entreguen como sindicato, en dos conceptos: por un lado las cuotas ordinarias y por otra las extraordinarias que, dijo, son las sanciones. En este último caso, el abogado expuso que la Ley Federal del Trabajo les impide hacer descuento de cuotas extraordinarias, mientras que en el primer caso es permitido (en realidad la Ley Federal del Trabajo obliga a los patrones a hacerlo), pero el abogado de la UAQ afirmó que no lo realizarán mientras el Steuaq no rinda cuentas. Como opción dijo que propusieron entregar el monto de las cuotas directamente a los trabajadores a través de un cheque y que éstos a su vez lo hagan al sindicato. Sin embargo, expuso que la dirigente del Steuaq rechazó la medida al exponer “que no hay la garantía de que el trabajador, en el camino de que cobra su cheque en Recursos Humanos o en la Caja, de ahí al ir al sindicato, puede que a lo mejor se lo lleva y ya no lo deposita y no hay una garantía para el Comité. Pero si te fijas, nuevamente es otra cuestión del Comité y no de todos los trabajadores”, afirmó Guerra Becerra. La dirigente del Sindical puntualizó que cada una de las cláusulas son derechos ganados por los trabajadores y puntualizó que no permitirán ningún retroceso, al acusar que la parte patronal lo único que pretende es debilitar al sindicalismo. El abogado de la UAQ, Óscar Guerra Becerra, dijo que desde un inicio de la negociación, la parte patronal puso sobre la mesa otros puntos que consideran de importancia y dio sus razones. En la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) determinaron que ya no sea el Sindicato de Trabajadores y Empleados el que determine el proveedor de los uniformes para el personal de la institución, como lo establece el Contrato Colectivo. “La Ley de Adquisiciones nos obliga a que cuando las adquisiciones por entes públicos, por más de cierto monto, se tiene que hacer por concurso o licitación restringida, qué dice el contrato colectivo, que es el comité, pero ya no se puede”, explicó. La UAQ plantea hacer la adquisición conforme a Ley de Adquisiciones insistió Óscar Guerra a través de un proceso transparente, pero advierten que la líder sindical amaga con emplazarlos en unos meses en que se tendrán que entregar los uniformes, si el sindicato no determina quién será el proveedor. Y es que en el contrato colectivo se establece en su cláusula 50.17 “El Steuaq determinará el proveedor que considere conveniente, previa presentación de presupuestos que serán acordados conjuntamente con la Universidad, la cual pagará directamente al Proveedor designado”. Derivado de lo anterior el abogado considera importante que en el acuerdo que se llegue para levantar la actual huelga, se determine este aspecto para no ser emplazados en unos meses más, cuando realizarán la adquisición de los uniformes en términos de Ley, después de que el actual rector sometió a la institución a que sea revisada por la Entidad Superior de Fiscalización, que antes no era auditada con el pretexto de la autonomía, dijo Óscar Guerra. Guerra Becerra también reconoció que la parte patronal está obligada a aportar el 65% de la celebración del aniversario del sindicato, pero aclaró que el contrato no habla de una fiesta. En este sentido, expuso que ante el incumplimiento de la dirigencia del Steuaq para rendir cuentas sobre cerca de 2 millones de pesos, optaron por entregar el recurso a cada trabajador. “Como no nos han comprobado y como no queremos fiestas con recursos públicos, lo que hicimos fue repartir el dinero entre todos los sindicalizados en partes iguales, eso no les gustó porque siempre se elegía al proveedor por parte del sindicato y con reglas que aún no conocemos”, dijo. Guerra Becerra dijo que finalmente son los trabajadores quienes celebran su aniversario y lo que pretenden es que cada peso que llegue a la universidad sea bien utilizado. “El sindicato se convertía en un medio para llegar a un fin que eran los trabajadores, finalmente quien festejaba eran los sindicalizados, no el comité, nosotros llegamos al fin último, y nosotros hemos dicho ‘si ya comprueban todo, a lo mejor regresamos (al esquema anterior)’”. La dirigente sindical confirmó a Apro que no cuentan con facturas de los 2 millones de pesos, porque señaló que la universidad no se las requirió. Además agregó que no tienen por qué rendir cuentas a las autoridades universitarias y sí a sus agremiados, como lo han hecho. Guerra Becerra también expuso la importancia de que el ingreso de empleados a la Universidad no la determine el sindicato, sino un proceso transparente, abierto a la sociedad, como ocurre con el ingreso de los estudiantes o los académicos. “Los puntos que benefician a todos los trabajadores están resueltos, pero lo que tiene atorada la negociación son aquellas cosas donde se le escapa el control al sindicato, como lo es la elección de proveedores de uniformes, de las fiestas, el control de a quién se les da las bases o a quién no, solamente son cosas que tienen que ver con el comité (del sindicato), entonces cuando ellos hablan de dignidad, no sé a qué se refieran, porque los derechos laborales de los trabajadores esos se respetan en todo momento, lo que está siendo cambiando es lo que estaba en manos de la dirigencia sindical”, afirmó el abogado general de la UAQ. En tanto que la dirigente laboral insistió que las medidas asumidas por la parte patronal buscan debilitar al Steuaq. En la última reunión de Conciliación, el Secretario del Trabajo, José Luis Aguilera Rico, pidió dejar de lado los puntos que planteó la Universidad Autónoma de Querétaro y solamente centrarse en los puntos que planteó el Sindicato, como parte del estallamiento de la huelga.

Comentarios