Familiares de desaparecidos piden abrir las fosas clandestinas de la Fiscalía de Morelos

lunes, 28 de marzo de 2016
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Familiares de víctimas de desaparición en Nuevo León, Tamaulipas, Michoacán y Morelos demandaron a la Procuraduría General de la República (PGR) autorizar de inmediato la apertura de las dos fosas clandestinas de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Morelos para exhumar los 150 cuerpos que fueron colocados hace dos años por esa dependencia del gobierno estatal. En el marco de la conmemoración del Día Estatal de las Víctimas, los familiares advirtieron que no permitirán que la Fiscalía estatal intervenga en la exhumación, toda vez que –acusaron– los mismos funcionarios que cometieron “el crimen” de inhumar ilegalmente esos cuerpos en 2014, continúan en la dependencia. “La Fiscalía (de Morelos) no puede ser juez y parte, por eso deben ser peritos independientes los que comprueben la identidad de los cuerpos”, demandaron. En el evento, realizado en la Ofrenda de las Víctimas que desde hace cinco años ocupa un espacio en los arcos de Palacio de Gobierno, en pleno centro de Cuernavaca, participaron además de los representantes de Eslabones por los Derechos Humanos, el poeta Javier Sicilia Zardain, quien hace un lustro perdió a su hijo Juan Francisco, junto a otros cuatro jóvenes y dos adultos, masacrados y encajuelados. El poeta hizo un llamado “a los ciudadanos a no dejarse engañar por una nueva forma de dictadura disfrazada de democracia. “Quieren instalarnos la inseguridad como forma de vida, hoy más que nunca debemos estar unidos para buscar juntos refundar al estado de Morelos y la nación en un pacto donde el centro de la vida sea la paz, la justicia y la dignidad y no la simulación, la mentira, la violación a los derechos humanos y la destrucción del territorio. No hacerlo es aceptar que siembren la desconfianza entre nosotros usando la calumnia y torciendo la ley”, dijo. A nombre del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Sicilia exigió al gobierno estatal se exhumen los cuerpos de las fosas de Tetelcingo, en conjunto con la UAEM, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la PGR, pero también demandó abrir las otras fosas de la entidad, particularmente una que existe en el panteón municipal de Jojutla, donde habría 68 cuerpos sin identificar. Asimismo exigió que la Comisión Estatal de Atención a Víctimas (CEAV) de Morelos deje de estar subordinada al ejecutivo. Y es que la comisión se instaló apenas el año pasado, aunque sus integrantes fueron designados por el Congreso del estado un año antes. De acuerdo con organizaciones civiles, la CEAV no tiene la independencia necesaria para hacer su labor pues el gobierno del estado aprovechó una laguna legal para crear una “coordinación ejecutiva”, misma que ocupa Nadxelli Carranco Lechuga, quien no fue elegida por el Legislativo, sino “impuesta” por Graco Ramírez. Por ello Javier Sicilia demandó al Congreso local y al ejecutivo dejar trabajar a la CEAV, que sea independiente y que cuente con recursos para estar al servicio de las víctimas y no del poder. También demandó la creación del Consejo de Participación Ciudadana con representantes de la ciudadanía. Piden que la UAEM realice la exhumación En tanto, Alejandro Solalinde, fundador del Albergue Hermanos en el Camino para migrantes centroamericanos, una de las voces más importantes en la defensa de los derechos de las víctimas, participó en el evento y demandó al gobierno de Morelos incorporar a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) en la labor de identificar los 150 cuerpos inhumados clandestinamente el 28 de marzo de 2014 en Tetelcingo. Dijo que sabe de la capacidad de la UAEM en el tema, por lo que se sumó a las voces que demandan que no sea la Fiscalía del estado, sino un organismo “independiente” el que se haga cargo de la exhumación, clasificación e identificación de los cuerpos. El domingo pasado, la máxima casa de estudios de Morelos comenzó el trabajo de creación de un banco de información de perfiles genéticos a fin de estar preparados para el momento de la exhumación. Al respecto el rector de la UAEM, Jesús Alejandro Vera Jiménez, dijo: “Después de recibir la negativa sistemática del gobierno del estado y sus autoridades, ayer (el domingo) iniciamos los trabajos para realizar las pruebas de identificación genética que nos permitan construir una base de datos con la cual cruzaremos información, y esperamos que la Procuraduría General de la Republica resuelva de manera favorable que se intervengan las fosas y se exhumen esos cadáveres con la participación del equipo científico de la universidad”. Por su parte, Iván Martínez Dúnker, presidente de la Comisión Científica de Identificación Humana y director del Centro de Investigación en Dinámica Celular (CIDC) de la UAEM, explicó que con el apoyo de investigadores universitarios y del Programa de Atención a Víctimas, el domingo se realizó en el Centro Médico Universitario la recolección de muestras de sangre para la realización de los perfiles genéticos de los familiares de víctimas. “En los próximos días tendremos los resultados de los perfiles genéticos y se incluirán en una base de datos internacional, que estará disponible para cruzar información, gracias a los vínculos de la UAEM con la Universidad de Granada, España, que es la primera universidad en México en ser sede del programa internacional Fénix, dedicado a la localización de personas desaparecidas”, dijo. El rector Jesús Alejandro Vera Jiménez afirmó que “no hay posibilidad de que la verdad salga a la luz si la Fiscalía del estado interviene en las fosas, porque ellos fueron los que inhumaron de manera criminal los cuerpos y no estamos de acuerdo ni dispuestos a permitir que ellos hagan el trabajo de exhumación”. Esta acción, dijo, “la tienen que hacer los familiares de las víctimas acompañados de quienes decidan y decidieron que fuera la UAEM. “Sería un suicidio político que no lo permitieran, porque además sería una apología de la ilegalidad si se les niega ese derecho a las víctimas. Esta universidad está poniendo a su disposición toda su capacidad científica, técnica, pero sobre todo, su sensibilidad humana para hacer de esta institución una más cercana al dolor y al sufrimiento”, expresó. Vera Jiménez hizo un reconocimiento al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad representado por Javier Sicilia, pues “ha hecho visible el horror que estamos viviendo y le ha dado cauce a toda la indignación de quienes no estamos conformes con la respuesta que hemos recibido de las autoridades a lo largo de estos años, de opacidad, de mentira, que no le hacen justicia verdadera a las víctimas ni a sus familiares”. Oración y homenaje a las víctimas Más tarde, Solalinde y Vera Jiménez, acompañados de los familiares de las víctimas de desaparición, se trasladaron a las fosas clandestinas de Tetelcingo, ubicadas al norte de Cuautla, a unos 40 kilómetros de Cuernavaca. Ahí colocaron una serie de ofrendas florales sobre las fosas, mismas que se encuentran cercadas por cintas amarillas y vigiladas por dos camionetas con policías del Mando Único de Cuautla. Alejandro Solalinde encabezó una oración comunitaria por las personas inhumadas en esos depósitos y pidió por sus familias. Y una vez más demandó justicia porque, dijo, no hay descanso para las víctimas, pero tampoco para sus familias que siguen buscándolos todos los días. “Es muy doloroso tener que conmemorar a las víctimas y estar luchando para que el gobierno cumpla con su trabajo, pero no tiene la calidad moral para hacerlo y desde aquí le decimos que vamos a seguir luchando porque la ley de víctimas debe ser respetada”, sostuvo.

Comentarios