Denuncia anomalías en detención de su hija; la acusan de muerte de joven en rito satánico

martes, 8 de marzo de 2016
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Manuela Elvira Hernández Torres denunció ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) diversas irregularidades en la aprehensión de su hija Nayeli López Hernández, de 18 años, señalada como presunta responsable del asesinato de Edwin Miguel Juárez Palma, el pasado martes 1, en supuesto acto satánico. Señaló que elementos de la Fiscalía General del estado (FGE) catearon su casa y filtraron a los medios la dirección de su domicilio particular, publicado sin su consentimiento. Pese a que la ley prohíbe presentar a los detenidos públicamente antes de llevarlos ante un juez, Nayeli López Hernández fue exhibida con otros dos jóvenes como los autores del homicidio de Juárez Palma. Manuela Hernández denunció que el día de la detención de su hija llegaron a su casa agentes ministeriales y sólo se encontraba su hijo de 14 años. Pese a ello, dijo, catearon su casa y obligaron al adolescente a subir a una pick-up para que los llevara al trabajo de su mamá. Al llegar al lugar exigieron a la mujer que los acompañara a donde estaba su hija. “Los llevé a la casa de mi mamá, no se estaba escondiendo, de la escuela se fue a la casa de ella”, sostuvo. Según el relato, ella solicitó la orden de aprehensión a los agentes, pero éstos le aseguraron que sólo se llevarían a la chica para interrogarla y la regresarían enseguida. “Ya eran las 7 y nada. Fui a preguntar a Previas y me decían que estaba en interrogatorio. La policía me dijo: ‘su hija no quiere cooperar’. A las 12 se la llevaron al Cereso. No me han dejado verla”. La mañana de ayer Manuela interpuso la queja ante la CEDH, y por la tarde su hija la llamó por teléfono desde el penal. “Me dijo que la amenazaron, que si no habla le van a cortar el cuello. No sé si está golpeada porque no me han dejado verla”, apuntó. Nayeli estudia Informática en un Cecati al que ingresó después de concluir la preparatoria. Su madre aseguró que no conoce a los jóvenes que fueron detenidos junto con su hija, a quien calificó de buena persona. “Que pregunten a quienes la conocen, todos están extrañados con lo que la acusan. Han ido a mi casa a tomar fotos, a hostigar porque los medios publicaron mi dirección. Tengo miedo por mi hijo, tengo miedo de que le hagan algo”. Además de Nayeli, el pasado sábado 5 fueron detenidos Omar Sánchez García, de 25 años, y Gustavo Adolfo Dorantes Dorantes, de 18, por su presunta participación en el asesinato de Edwin Miguel Juárez Palma. Ayer fue aprehendido el cuarto implicado, Calep Josafath Acosta Loera. De acuerdo con la FGE, la víctima trabajaba en un restaurante de la Plaza de la Tecnología en el centro de la ciudad, y supuestamente él mismo les dijo a sus amigos, entre ellos un empleado del cibercafé de la calle Doblado, que deseaba formar parte de la secta satánica “Los Hijos de Bafamed I” y que quería ser vampiro. Los amigos le dijeron que lo podían resucitar como vampiro, pero no que debía ser sacrificado. El mismo sábado 5, el director de la Policía Estatal Única, Pablo Ernesto Rocha Acosta, informó que gracias a un testigo protegido y a la investigación realizada lograron detener a los presuntos asesinos.

Comentarios