Dictan formal prisión al coordinador de la Policía Comunitaria de Tixtla

viernes, 15 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Pese al desistimiento de las acusaciones que hicieron los denunciantes contra el coordinador de la Policía Comunitaria (PC) en Tixtla, Gonzalo Molina González, el juez cuarto de Primera Instancia del Ramo Penal del Distrito Judicial de los Bravo, Abimael Rodríguez Nava, determinó dictarle formal prisión. Los delitos por los que se acusa a Molina González –considerado preso de conciencia por la comandanta Nestora Salgado García, liberada el pasado 18 de marzo, luego de permanecer dos años y medio en prisión– son privación ilegal de la libertad, robo específico, terrorismo y lesiones agravadas. De acuerdo con el abogado Hegel Mariano Ramírez, tras desahogar las pruebas el juez determinó la formal prisión para el coordinador de la PC porque los acusadores “ya están fastidiados”, de manera que su decisión –dijo– no está basada en un punto de vista estrictamente jurídico. “En el auto de formal prisión el juez señala que aunque los policías dijeron que se desistían, ratificaron sus denuncias, y apunta que de sus declaraciones se desprende que se desisten no por que no quieran sostener los cargos en contra de Gonzalo Molina, sino porque ya están fastidiados del proceso legal”, puntualizó. Añadió: “Sabemos que esto no es un caso estrictamente jurídico, sabemos que hay otros intereses, otras cuestiones políticas y sociales, pero lo que nos queda es seguir dando la batalla en el aspecto legal, y como ustedes (lo ven), en el aspecto social”. El abogado dijo que ya interpuso un recurso de apelación por el auto de formal prisión dictado este viernes, el cual consideró deberá transcurrir lo más rápido posible “para demostrar su inocencia, y porque su salud está empeorando”. Al respecto, precisó que el líder comunitario padece de una hernia de la que no quiere ser intervenido quirúrgicamente mientras esté en prisión. Gonzalo Molina fue detenido y encarcelado en el penal regional de Chilpancingo desde noviembre de 2013, luego de que el 26 de agosto del mismo año policías comunitarios desarmaron a policías municipales de Tixtla y retuvieron a funcionarios en el ayuntamiento. Ese día los comunitarios protestaban por la detención de la comandanta de la Policía Comunitaria en Olinalá, Nestora Salgado García. Por esos hechos, cuatro policías y quien fuera síndico procurador de Tixtla, David Martínez Valadez, presentaron una denuncia por los delitos que ahora se le imputan a Molina González. El pasado miércoles 13, luego de que el Tribunal Superior de Justicia del estado ordenó la reposición del procedimiento, al considerar que hubo violaciones al derecho de adecuada defensa y debido proceso, los cuatro policías y el exsíndico municipal se desistieron de los cargos en contra del comandante de la policía comunitaria, pero el juez determinó que no era suficiente. El domingo 10, la comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García, informó en una carta enviada a los medios de comunicación que se da inicio a la campaña internacional ‘Ponle rostro y nombre a las y los presos políticos en México’, entre ellos Gonzalo Molina González. Al celebrar el 97 aniversario luctuoso del asesinato de Emiliano Zapata, Salgado señaló que la lucha por la seguridad de sus pueblos le valió a Molina, Arturo Campos Herrera, Bernardino García Francisco, Ángel García, Eleuterio García Carmen, Abad Ambrosio Francisco, Florentino García Castro, Benito Morales Justo y Samuel Ramírez Gálvez “estar hoy en la cárcel, acusados falsamente de delitos que no cometieron”. Y sostuvo que desde antes de su liberación, el pasado 18 de marzo, “hemos decidido dar la batalla por la liberación de los presos políticos de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) y de las y los presos políticos en México; alzando la voz por quienes defienden los derechos de los pueblos, el territorio, la educación, la tierra, el agua, el aire y la vida”.