Reprueba PRD intromisión de la Diócesis de Colima en ámbito político

jueves, 21 de abril de 2016
COLIMA, Col. (apro).- La delegada estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Martha María Zepeda del Toro, anunció que el próximo martes 26 presentará una queja ante la Secretaría de Gobernación (Segob) por la intromisión de la Diócesis de Colima en asuntos de la vida política local, ya que presiona a los diputados locales para que voten contra la legalización del aborto y de los matrimonios igualitarios. En el marco de una manifestación realizada este jueves afuera del Palacio Legislativo, en la que participaron miembros del colectivo gay “Inclusión”, Zepeda se refirió a la reciente “Marcha por la vida y la familia” convocada por la Iglesia católica, en la que se llamó a los representantes populares a no legislar sobre esos temas. “Se pueden manifestar estos católicos, pueden hablar sobre su religión, sus ideas, sus posturas morales, nadie les quita la libertad que tienen, pero lo que sí es inadecuado es la actitud de la Diócesis de Colima, de estos presbíteros que llamaron a esa reunión con un afán meramente de intervenir en la vida política del estado, lo cual es una violación flagrante del Estado Laico”, dijo la excandidata al gobierno estatal. A través de la queja que será presentada en la Segob, expuso Zepeda, “pondremos de manifiesto los hechos flagrantes con los que la Iglesia católica trata de incidir en las decisiones políticas, promoviendo además una carta donde pide a diputados y diputadas que legislen de acuerdo con su visión, con sus dogmas religiosos, tratando de aprovecharse de esta empatía que tienen con sus feligreses y con algunos diputados”. Por su parte, Jaime Galván Araiza, representante del colectivo “Inclusión”, denunció que con su actitud los jerarcas religiosos están incitando a la sociedad al odio contra los integrantes del sector de la diversidad sexual. Puso como ejemplo las agresiones sufridas por dos jóvenes de su organización que se manifestaron con una manta durante la marcha de los grupos católicos. “Cada quien es libre de decidir sobre su cuerpo y de ejercer los derechos humanos, y los legisladores tienen la obligación de reconocerlos como tales. No estamos en el tiempo de sentarnos a ver lo que los diputados quieren. Pienso que es el momento en que nosotros como sociedad tenemos que unirnos”, añadió. Esta tarde, representantes de la organización católica “Colima Por la vida y la Familia” acudieron al Congreso local para entregar una carta acompañada por 12 mil 269 firmas, en la que se solicita a los legisladores no legalizar el aborto ni los matrimonios entre parejas del mismo sexo. En nombre de la organización, Armando Aguilera precisó que no son un grupo que estigmatice a ninguna persona por su opción sexual o por cuestiones de género, sino que su postura es la defensa de los niños y las madres. Recordó que durante el foro sobre la despenalización del aborto, en marzo pasado, se estableció el compromiso de realizar más consultas con especialistas antes de aprobar una iniciativa al respecto. “No creo que Colima sea un estado que deje su principio de vida, queremos la vida, somos un pueblo amante de la paz; también respetamos la opción de otras personas que deciden tener una relación del mismo sexo, pero no tiene que ser llamado matrimonio, puede ser de muchas maneras, legalizando su unión con otro nombre, o legalizando su situación civil con un notario donde hagan constar que las cosas que tienen, su patrimonio, puede ser repartido de tal o cual manera, pero el respeto debe ser mutuo, no se puede alegar respeto cuando no se respetan otras posiciones”, apuntó. Según Aguilera, en la marcha católica participaron jóvenes que “con palabras altisonantes y con una manta ofendieron la creencia de muchas personas. No estamos de acuerdo con esa provocación, somos respetuosos pero también pedimos respeto”, remató.  

Comentarios