'Botean” en casetas para pagar entierros de obreros fallecidos en Pajaritos

lunes, 25 de abril de 2016 · 16:33
COATZACOALCOS, Ver. (apro).- Amigos y familiares de personas fallecidas en el complejo petroquímico de Pajaritos “levantaron las plumas” de peaje del puente Coatzacoalcos I para pedir “cooperación” y pagar el entierro de los obreros, y de paso exigir a las autoridades que investiguen este fatal accidente que hasta el momento ha dejado 32 muertos, según cifras oficiales. La mayoría de los manifestantes eran originarios de la congregación Mundo Nuevo, comunidad marginal en donde vivía más de la mitad de las víctimas fatales; la protesta la encabezó Alexia Hernández Vázquez, hermana de Fernando –enterrado el sábado con música de mariachi–, quien dijo que estas acciones servirán como medida de presión para que las autoridades federales, estatales, de la Fiscalía General del Estado y de Petróleos Mexicanos indaguen el caso. Mario Díaz Ortega, vocero de la Coordinadora por la Defensa de Pemex que aglutina a más de 340 trabajadores disidentes del sindicato oficial, acusó que los hechos del pasado miércoles pueden ser catalogados como un “genocidio industrial”, pues los directivos de Mexichem estaban conscientes de las fugas que ocurrían en sus hornos y los desfogues que habían estado ocurriendo hace seis días. Díaz denunció que Mexichem y Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV) tenían que haber parado labores desde muy temprana hora el miércoles 20, sin embargo no lo hicieron para no perder acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV): “No querían perder un centavo”, fustigó. Bajo un sol inclemente que sobrepasa los 36 grados centígrados, un grupo de habitantes de la congregación de Mundo Nuevo, con cartulinas en mano, pedían a los automovilistas “no pagar casetas”, pero sí colaborar con algunas monedas para los deudos de las víctimas del complejo Pajaritos. Los inconformes explicaron que lo recaudado sería dividido entre 17 familias de trabajadores que perecieron en el área de Clorados III. “Que el dinero sea dado a los familiares que perdieron algún familiar o están en el hospital y también para que el gobierno nos haga caso y no nos evadan, porque esto no puede quedar impune. Esto no fue un accidente, fue una negligencia, los trabajadores son testigos de que había fugas desde el inicio de la semana. Esta tragedia se pudo haber evitado”. William Gallardo López, hermano de Alexis Alejandro, otra de las víctimas, hizo un llamado a la población a sumarse a la causa, pues hay casos como el de su hermano en el que hubo que realizar un traslado al puerto de Veracruz por la gravedad de sus heridas. Los manifestantes también hicieron hincapié en que aún existen empleados de empresas contratistas de Pemex que se encuentran desaparecidos ante la indiferencia de las autoridades. Este lunes por la mañana trabajadores de PMV reprocharon que desde el viernes pasado no han podido cobrar su sueldo tras la explosión, y sólo los de la empresa contratista Welding sí lo pudieron hacer. Al hacer un plantón frente al complejo de Pajaritos, los empleados reprocharon que hoy reina la zozobra entre cientos de trabajadores de varias empresas outsourcing, pues nadie les ha dicho si serán reacomodados en otra planta o quedarán en lista de espera a que reabra PMV. Por separado, el secretario de la CTM en Villa Allende, José Roberto Nasta Ripol, informó que los trabajos de limpieza en la factoría podrían tomar 60 días, según estimaciones de las propias compañías. “Esto debe ser de acuerdo a lo que marca el gobierno, hablan de 30 a 60 días para volver a reparar todo. Después de esto que acabamos de pasar yo creo que sería traumático para entrar a trabajar también”. En rueda de prensa en el zócalo de Coatzacoalcos, la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas del Petróleo reprochó que los dueños de Petroquímica Mexicana de Vinilo, con tal de no perder dinero violaron todos los protocolos de seguridad para los obreros que tenían subcontratados. Mario Díaz, uno de los voceros del grupo, recriminó que a los obreros “los mandaron a morir” porque sabían que la planta ya operaba mal. Díaz acusó que este acontecimiento fue provocado por la irresponsabilidad de la administración actual del gobierno de Enrique Peña Nieto, que en 2013, sin la reforma energética aprobada, entregó a Mexichem 58% de la propiedad del complejo Pajaritos.