Pide gobernador de Guerrero un 'convenio de silencio” para atraer al turismo

martes, 5 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, admitió la necesidad de “fortalecer la respuesta frente a la inseguridad” en el estado, pero “todos y cada uno”, subrayó, debemos “coadyuvar”, es decir, “entrar a una etapa donde hablemos menos todos los días” para incentivar el turismo y el empleo. De acuerdo con el mandatario estatal, los medios de comunicación deben hablar bien de Acapulco y hacer un “convenio de silencio” como el que se ha hecho en Zihuatanejo. La idea es “que nos ayuden a que la gente hable menos de las desafortunadas circunstancias que vive Guerrero. Me llamó la atención lo que el otro día dijo alguien en Zihuatanejo: que ellos estaban muy conscientes de lo que vivían, pero que a ellos les interesaba que hubiera turismo y hubiera empleo, y que por eso cada día en Zihuatanejo todos hacían un convenio de silencio a efecto de que estuviera el turismo repleto al 100%. Yo creo que los medios juegan un papel importantísimo, especialmente los locales”, soltó. Luego ironizó: “Gracias a todos los que se dedican a hacerle promoción mala a Acapulco. Gracias”. De acuerdo con Astudillo, lo que debe hacerse es fortalecer la respuesta frente a la inseguridad y “entrar a una etapa donde hablemos menos todos los días, más de lo que sufre el estado, sin dejar de decir lo que pasa en Guerrero”. En conferencia de prensa, luego del anuncio de la instalación del Consejo del Instituto Estatal de Emprendedor, insistió que los asesinatos ocurridos durante las vacaciones en Acapulco, y aun en la Costera, “no fue un asunto ni contra turistas ni contra ciudadanos que estuvieran en su oficina o haciendo algo en especial, todo fue relacionado fundamentalmente con asuntos de droga y con asuntos también de cobro de piso”. Astudillo también hizo mención a la propuesta de “diálogo” con los cárteles de la droga lanzada por el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, y subrayó que no está de acuerdo en dar paso libre a las drogas a Estados Unidos por territorio mexicano como otra de las maneras de terminar con la violencia del crimen organizado en el estado. Sobre los comerciantes de Acapulco que cerraron sus negocios por el cobro de derecho de piso, añadió: “Hay que tratar de colaborar para que la gente siga adelante, porque lo que hay que cuidar también es el empleo. Entonces estaré al pendiente de cualquier circunstancia”. Finalmente destacó que en Semana Santa hubo una buena temporada vacacional en Acapulco porque muchos visitaron Guerrero. En ese periodo se contabilizaron 62 asesinatos en ese destino vacacional presuntamente relacionados con la disputa del crimen organizado y a pesar de la operación policiaca que se realizó en el municipio, donde 4 mil 594 marinos, soldados y policías fueron desplegados para cuidar a los vacacionistas.

Comentarios