Reprocha UV a Duarte "impunidad" en ataque a estudiantes

martes, 5 de abril de 2016
XALAPA, Ver. (apro).- A 10 meses de la brutal agresión a jóvenes y estudiantes de la Universidad Veracruzana (UV) a manos de un grupo armado en un pequeño departamento de ubicado en la capital del estado, la institución reprochó al gobierno de Javier Duarte y a la Fiscalía General (FG) del estado su “silencio”, “impunidad” e “incertidumbre” en este “condenable hecho”. En un comunicado rubricado por la rectora Sara Ladrón de Guevara, la UV destaca que este ataque por el que ocho jóvenes fueron a dar al hospital, varios de ellos con heridas severas y fracturas maxilofaciales, pertenece a uno de los “episodios más oscuros” de la historia reciente, donde las heridas de los jóvenes y la comunidad universitaria no han sanado. Desde el día de los hechos, el 5 de junio del año pasado, estudiantes, el Comité Universitario de Lucha, investigadores y académicos de la UV, así como amigos de los jóvenes agredidos a machetazos y con bates de beisbol, han responsabilizado de la agresión a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal. Sin embargo, la Fiscalía se ha negado sistemáticamente a abrir una línea de investigación hacía la dependencia que dirige Arturo Bermúdez Zurita, conocido al interior de la corporación con la clave de “Capitán Tormenta”. En el comunicado, la UV se expone que la violencia es la antítesis del universitario y que en “tiempos de barbarie”, en los que pone como ejemplo los desaparecidos de Tierra Blanca, la máxima casa de estudios de Veracruz seguirá fomentando sus valores y encarando las adversidades del actual gobierno. “Lo que nunca debe tener cabida es la violencia en cualquiera de sus manifestaciones”, expone la rectora. Hace diez meses, durante la madrugada, ocho estudiantes de la Facultad de Humanidades y activistas ambientales y de izquierda fueron atacados con machetes, palos con clavos y bates de beisbol por un grupo de 10 hombres encapuchados y con máscaras de payasos quienes irrumpieron en una de sus viviendas, ubicada en la calle Herón Pérez, a una cuadra del inmueble del PRI estatal y donde se supone hay una guardia nocturna policíaca “Ya se los va a cargar la verga, hasta aquí llegaron”, les dijeron y luego emprendieron la golpiza. La vivienda quedó con los vidrios rotos, el lavabo y las paredes salpicadas de sangre, una bicicleta tirada en el piso y la puerta del baño rota, producto de la refriega. Dos de los jóvenes agredidos terminaron con el rostro desfigurado y los dientes tumbados debido a que fueron azotados contra un lavabo. El más grave presentó traumatismo craneoencefálico, golpes contusos en diversas partes del cuerpo y durante varias horas estuvo inconsciente.

Comentarios