Protegen autoridades a empresario poblano que acaparó terrenos en zona de Audi

miércoles, 11 de mayo de 2016
PUEBLA, Pue. (apro).- Las autoridades poblanas protegen al empresario restaurantero Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, contra quien existe una orden de aprehensión por los delitos de despojo y daños al apropiarse de terrenos ejidales del municipio de Huamantla, Tlaxcala, muy cercanos a la zona donde operará la automotriz alemana Audi. Rafael Cervantes López, quien se acredita como propietario del terreno con certificados parcelarios, narra que el 13 de agosto del año pasado Rodríguez Pacheco utilizó policías privados para apropiarse, con el uso de la fuerza, de su predio de 7.8 hectáreas, e incluso quemó dos vehículos y derribó con maquinaria una construcción que había en el terreno. Aunque desde el 19 de marzo pasado la Procuraduría de Tlaxcala giró el oficio 1955/2016 para pedir al fiscal general de Puebla, Víctor Carrancá Bourget, su colaboración para aprehender al empresario poblano y a su empleado José Manuel Flores Haces, es fecha que la detención no se hace efectiva. Esto, aunque Alarcón Rodríguez Pacheco es un conocido empresario poblano, dueño de la constructora Arp y del restaurante Míster Pampas, e incluso es integrante de la mesa directiva de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac) Puebla y apenas en marzo era aspirante a convertirse en el dirigente estatal de ese organismo. Por ello, Cervantes López ha recurrido a publicar un anuncio en los medios locales en los que ofrece mil dólares de recompensa a quien dé información para localizar al empresario restaurantero, como una forma de exhibir a las autoridades poblanas que no han podido cumplimentar la orden. “Sabemos por conocidos que este señor anda en el Club Campestre jugando golf, tan tranquilo como si nada debiera, pues asegura que tiene protección del candidato a gobernador del PAN, Tony Gali”, señaló el afectado. Tal parece, agregó, que esto que presume es real, pues hasta la fecha han puesto múltiples trabas para ejecutar la orden de aprehensión, mientras que el empresario poblano sigue acaparando las parcelas ejidales ayudado por guardias armados de una empresa de seguridad privada. La Constructora Arp, propiedad de Alarcón Rodríguez Pacheco, aparece en 2012 como beneficiaria de contratos para la realización de obras del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado (SOAPAP) de Puebla. Y es que los terrenos que circundan Huamantla, como es el caso del ejido San Luis, donde se encuentran esas 7.8 hectáreas, triplicaron su valor a partir de que la empresa alemana Audi decidió instalar su planta productora en el municipio poblano de San José Chiapa, el cual se encuentra en los límites con Tlaxcala. Por esta ubicación, Huamantla resulta ser la población con mayor infraestructura urbana más cercana a la zona en la que Audi producirá la camioneta Q5 a partir de este año. Con ello, terrenos que antes se tasaban en menos de 400 pesos por metro cuadrado, ahora se cotizan arriba de mil 500 pesos. Cervantes señaló que sus parcelas se ubican sobre la carretera que comunica a Huamantla con la zona donde operará la automotriz –a unos 15 minutos de distancia–, razón por la que esos terrenos ejidales están sujetos a la “codicia de vivales”. Aunque esto se supone que traería beneficios para los propietarios de esa región, agregó, también ha generado en múltiples casos que personas quieran apropiarse de manera ilegal de cuanto predio sea posible, como, aseguró, ocurre en su caso. Luego de que recientemente había residido en Miami, Florida, Cervantes López fue advertido por otros ejidatarios de que había personas que escrituraron como propiedad privada las parcelas 819 y 822, mismas que son de su propiedad desde hace 30 años. Explicó que con ayuda del notario Carlos Ixtlapale, de Huamantla, se certificó una asamblea ejidal “inexistente” de 2007, en la que supuestamente se había determinado que el ejido San Luis adoptaría el dominio pleno, con lo cual los terrenos ejidales pueden ser sujetos a compraventa. Según el informante, ante peritos de la PGR quedó demostrado que se falsificaron firmas de ejidatarios para dar validez a esa supuesta asamblea y que hasta ahora 10 de los vecinos del ejido han declarado que nunca participaron en esa supuesta decisión de cambiar el régimen de propiedad. De hecho, el comisariado del ejido San Luis, Francisco Flores Ortega, ha informado que existen al menos 22 casos de apropiación de parcelas de esa localidad con el mismo modus operandi, en el que estarían también inmiscuidos el priista Sergio Hernández Galindo, el notario Carlos Ixtacale y funcionarios del Registro Agrario Nacional, quienes validaron la escrituración de terrenos ejidales. También refirió que en 2002 la asamblea de ejidatarios autorizó a Hernández Galindo, quien fue comisariado ejidal, un dominio pleno pero exclusivamente para una superficie de tres hectáreas con certificado parcelario 9789, sin embargo, este mismo documento fue usado para declarar el mismo cambio de al menos 60 hectáreas de ese ejido. En el caso de las parcelas 819 y 822, el notario Ixtacale le otorgó las escrituras falsas a Alarcón Rodríguez Pacheco, luego de que éste fue constructor durante el trienio en el que el hijo del notario fue alcalde de Huamantla. Al conocer el intento de despojo de sus parcelas, Cervantes López acudió en 2013 ante el Tribunal Agrario, donde aún sigue el juicio para anular esas escrituras. Pero, en tanto se resolvía el procedimiento, el tribunal había decretado que él mantendría la posesión de los terrenos al hacer valer su título parcelario. Así había ocurrido hasta agosto del año pasado, cuando Alarcón Rodríguez Pacheco recurrió al uso de elementos de seguridad privada para adueñarse del lugar, al echar a cuatro trabajadores, quemar vehículos y corrales y demoler con maquinaria pesada las construcciones que había en el interior del predio. Aunque Cervantes López logró acreditar ante la Procuraduría de Tlaxcala los presuntos delitos de despojo y daños por más de 9 millones de pesos en los que incurrió el empresario poblano, la aprehensión contra éste ni siquiera se ha intentado. El afectado dijo tener informes de que además el empresario restaurantero cuenta con la protección del subprocurador de Justicia de Tlaxcala, Víctor Pérez Dorantes, quien en el sexenio pasado igual fue funcionario de la Procuraduría de Puebla y aún cuenta con contactos al interior de la dependencia en esta entidad. Luego señaló que esta red de corrupción y tráfico de influencias lo ha dejado en la indefensión, pues aunque tiene acreditado que el Tribunal le otorgó la posesión del terreno y cuenta con documentos para demostrar su propiedad, Alarcón Rodríguez Pacheco sigue adueñado de sus parcelas con vigilancia las 24 horas de policías privados, sin que ninguna autoridad intervenga.

Comentarios