Arranca KIA operaciones en medio de disputas con El Bronco

lunes, 16 de mayo de 2016 · 21:13
MONTERREY, NL (apro).- En medio de una disputa por los incentivos que el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, se niega a entregar, este lunes inició operaciones la planta armadora de automóviles KIA Motors de México, con el propósito de fabricar hasta 300 mil automotores por año. En presencia de Seong Bae-Kim, presidente de la empresa en el país, fue entregado el primer automóvil modelo KIA Forte, hecho en la entidad, de la armadora instalada en el municipio rural de Pesquería, ubicada 30 kilómetros al norte de la capital. En el acto también estuvieron el secretario de Desarrollo Económico, Fernando Turner Dávila, así como el alcalde de esa localidad, Miguel Lozano. La planta cuenta con tecnología que permitirá construir un auto cada 56 segundos, lo que convertirá a esta planta, única en el país, en la base de exportación de la franquicia sudcoreana para Norteamérica y América Latina. La empresa dio a conocer que 80% de su producción está destinada al mercado de exportación en 80 países, lo que le generará un valor de producción a Nuevo León por 4 mil millones de dólares por año y convertirá la entidad en un centro generador de automóviles de clase mundial. Como objetivo inicial, la armadora producirá 100 mil modelos Forte en el 2016. KIA Motors inició su construcción en 2014 y al inicio de sus operaciones sumaba una inversión de 3 mil millones de dólares, con una planta laboral que alcanzará los 14 mil trabajadores en 2017. Sin embargo, la construcción de la armadora coreana está en medio de la polémica desde su anuncio. El anterior gobernador, el priista Rodrigo Medina, pactó mediante un contrato opaco incentivos por hasta 11 mil 500 millones de pesos. No obstante, al llegar El Bronco al gobierno se anunció que los acuerdos serían renegociados, pues la administración estatal no entregaría los estímulos que eran francamente abusivos. Aun ahora, la administración de Rodríguez Calderón no ha cumplido con el acuerdo firmado por Medina, pues busca tumbarle, por lo menos, 5 mil millones de pesos para iniciar una renegociación. La fiscalía anticorrupción del estado investiga al exgobernador por la posible comisión de un delito en la firma del documento que da a la empresa beneficios que exceden los que permite la ley. Debido a estos desacuerdos, KIA no cuenta con planta eléctrica de capacidad total para alimentar toda la factoría, además de que no ha sido construido en su totalidad el drenaje pluvial en ese terreno de más de 300 hectáreas hectáreas que, de acuerdo con los especialistas, se encuentra en una zona inundable. Tampoco ha sido construida la respectiva espuela del ferrocarril, de 2 kilómetros de extensión, lo que impedirá el flujo dinámico de la producción hacia la Unión Americana. A falta de este transporte, serán usadas naves nodrizas que provocarán un caos en la reducida comunidad de Pesquería, que carece de infraestructura para la circulación de tráileres, según advirtió el alcalde. En un comunicado, difundido hoy, KIA dijo que continúa las negociaciones para llegar acuerdos que permitan liberar incentivos. “La empresa mantiene una continua comunicación con el gobierno de Nuevo León, así como la apertura para alcanzar soluciones viables que contribuyan al objetivo común de fortalecer la economía mexicana”.