Pediremos uso de fuerza pública para que Castillo comparezca: abogado de Mireles

miércoles, 18 de mayo de 2016
URUAPAN, Mich. (apro).- El excomisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, ignoró el citatorio del Juzgado Octavo de Distrito para presentarse a declarar sobre el pacto firmado con los grupos de autodefensas en 2014. Por esa falta “seguramente recibirá alguna multa, y dada su negativa (por segunda ocasión) pediremos el uso de la fuerza pública para que lo haga comparecer, porque es muy importante su testimonio”, señaló en entrevista Ignacio Mendoza Jiménez, abogado del exlíder de autodefensas José Manuel Mireles. Con esa actitud se comprueba una vez más que hay “cierta selectividad en la aplicación del derecho”, pero “ya no debe de ser así” en este país, apunta. Antes de que se realizara la audiencia pública, Apro entrevistó a Mendoza Jiménez, quien sostuvo que Castillo fue citado en el Juzgado Octavo de Distrito a las 14 horas para que rindiera su declaración sobre el acuerdo firmado el 26 de enero de 2014, fecha en que se institucionalizó a las autodefensas. El documento especifica que se les reconoce a los integrantes de los grupos de autodefensa “la posesión y portación de armas” y que incluso trabajarán en cuestiones de seguridad pública. Asimismo, plantea que la Secretaría de la Defensa Nacional y el Consejo de Seguridad Pública los proveerá de radios de comunicación en su lucha contra el crimen organizado. “En eso versa nuestro cuestionario, y tenía que contestarlo el licenciado Castillo. Su contestación era muy importante para el proceso que se sigue en contra del doctor José Manuel Mireles y los autodefensas presos, ya que él (Castillo) firmó ese convenio que fue producto de su gestión como comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán”. --¿Qué va a pasar si es la segunda vez que lo cita otro Juzgado? --Bueno, creo que tendrá que haber un escarnio público, porque él no tiene ninguna justificación para no presentarse. Él es un servidor público de la Federación y está obligado, al igual que cualquier mexicano. Y él ‘triplemente’ porque, primera, es un ciudadano; segunda, es un servidor público, y tercera, es un abogado. Él no pude argüir o querer excusarse que no conoce la materia, es un experto y sabe muy bien que tiene que acudir al llamamiento del juzgado. “No llegó ninguna comunicación de su parte diciendo que no pudo venir o excusándose. Como no llegó lo van a apercibir económicamente y usar la fuerza pública para que declare”. --¿Cuál cree que sea su razón de no acudir a los llamados de los juzgados, siendo experto en derecho y a sabiendas de que comete un delito? --Primera, siendo él un experto, sabe que el venir es una obligación, pero para él también va a generar responsabilidades porque previamente en otro juicio ya se demostró que sí hubo acuerdos y, bueno, pues hay que platicar sobre esos acuerdos. Y probablemente en sus declaraciones, ya sea que niegue o afirme, le va a traer responsabilidades, cosa de lo que él tendrá que defenderse, derivado de su actividad como funcionario público. “El hecho es que alguien tenía que venir. Él no puede decir que no, si no lo justifica, y no lo ha justificado, y eso habla muy mal de Castillo, del respeto que le tiene a las instituciones, del respeto que le tiene a la Judicatura, pero sobre todo del respeto que le tiene a los michoacanos. “Y como no llegó a declarar, eso demuestra que no le tiene respeto a los michoacanos, ni tiene respeto por nada ni por nadie. Parece que goza de carnet de impunidad. Se confirma que al gobierno para el que trabaja no le interesa la sociedad mexicana, y (Castillo) no tendría por qué tener un cargo público. --¿Y cómo está la salud del doctor Mireles? ¿Qué dicen los diputados? --De acuerdo con la plática que tuve ayer con los diputados, el doctor se encuentra estable, incluso de buen humor. Él está esperando que haya una resolución de su caso, que no pude ser otra cosa más que la libertad. “Me comentaron el compromiso que asumieron estos diputados de trabajar en favor de su libertad. Ojalá y se sumen más. Y trabajar en la libertad del doctor, pues obligadamente tiene que ser con la defensa, eso se estableció muy claramente. Tiene que ser con base en los argumentos de la defensa, y esperamos que pronto estos diputados y sus buenos oficios logren destrabar sobre todo la falta de voluntad política que hay sobre el doctor Mireles y sus autodefensas”. --¿Qué dice sobre el traslado del exgobernador Jesús Reyna al penal de Morelia, en lugar de Mireles? --La verdad es que me da gusto por Jesús, por él y su familia, por su defensa, sin embargo, creo que al doctor Mireles no le han dado nada. Si me pones y me obligas un poquito te podía decir que técnicamente es más factible, tiene más asideros, técnicamente en derecho, el traslado de Mireles que el del propio Jesús Reyna. “Si son un poco acuciosos y se meten a estudiar el artículo 18 Constitucional y la Reglamentación de Reclusorios, verán que tengo razón. Qué bueno por Jesús, malo por el doctor, por el Estado Mexicano, malo por las instituciones mexicanas”. Añade: “No se presentó Castillo y hoy comprobamos que la justicia se le da a otras gentes. Qué bueno, pero con otros parece que se ensañan y no hay promoción, no hay ninguna acción legal que para ellos proceda y eso no es normal. No es que los abogados sean malos, que no estemos al pendiente... Es atribuible a que hace falta voluntad para liberar a Mireles y a las autodefensas. “Y ahí es donde los diputados, y no sólo ellos, sino muchos más, senadores, la sociedad, nos deben ayudar a destrabar este asunto”. De acuerdo con el defensor hay una cosa “muy importante”, y es que todos en este estado “le debemos algo a estas personas (autodefensas), aunque no las conozcamos. Y les debemos el reconocimiento y el agradecimiento porque ellos sí tuvieron el valor que muchos no tuvimos de defenderse ellos y sus familias de las agresiones de las que eran objeto”. Prosigue: “Les debemos un agradecimiento a todas esas personas porque al final de cuentas por su trabajo Michoacán gozó de un periodo de relativa paz y fue gracias a la actividad de los autodefensas”. Gracias a sus actividades, apunta, hubo mucha calma, por esos los michoacanos cuando menos “debemos decirle al Estado Mexicano que ya es momento y es justo que los liberen porque no hay razón de que estén ahí. “El permiso de portación de armas lo tenían, lo tuvieron y lo siguen teniendo, aunque no lo quieran reconocer. Esa es la verdad y la realidad, y esperamos que el Estado Mexicano y los tribunales reconozcan que se están equivocando con esas personas”, concluye el abogado de Mireles.

Comentarios