Sospechan crimen pasional en asesinato de empresario radiofónico

lunes, 2 de mayo de 2016
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La muerte del empresario radiofónico Moisés Dagdug Lutzow apunta a un crimen pasional, de acuerdo con la confesión del presunto homicida Rolando Manubes de la Cruz, aseguró el fiscal general del estado (FGE), Fernando Valenzuela Pernas. En rueda de prensa, el funcionario informó de la captura de Manubes de la Cruz y los avances de las investigaciones del crimen contra el hombre de negocios ocurrido la mañana del pasado 20 de febrero en su residencia de esta capital. Según Valenzuela Pernas, en su confesión el detenido admitió que en algunas ocasiones la víctima le insinuó tener interés “de tipo íntimo con él”, además de que una vez “le hizo la proposición de manera directa”. Mediante gráficas y fotografías, el fiscal detalló que de acuerdo con videos de cámara de seguridad, a las 05:57 horas del 20 de febrero, Manubes de la Cruz y otra persona entraron por la puerta principal a la residencia de Dagdug Lutzow, la cual abrieron “con la llave idónea”, pues no demoraron más de 20 segundos en ingresar. Según el horario de las cámaras que –aclaró– tenían un desfasamiento de hora y media, a las 06:30 arribó el empresario a bordo de su camioneta Ford blanca tipo Lobo doble cabina que aparcó en el garaje. A los diez minutos, la camioneta salió y regresó 22 minutos después. A las 08:59 horas, las cámaras registraron cuando los dos hombres salieron de la casa a bordo de la camioneta, derribando el portón de acceso. En la cocina dejaron el cuerpo de Dagdug Lutzow con 16 puñaladas y según análisis, no tenía residuos de alcohol ni drogas. En su escapada, los presuntos homicidas fueron monitoreados por cámaras de seguridad y de negocios. Incluso, captaron el momento en que Manubes de la Cruz hizo parada en su casa, ubicada en una céntrica calle de Villahermosa, para cambiarse la playera por una camisa. Posteriormente, los presuntos asesinos enfilaron sobre la carretera que conduce al municipio de Centla, Tabasco, pero en el camino la camioneta “banqueteó”, se le poncharon dos llantas y tuvieron que abandonar el vehículo. Dentro del automóvil, las autoridades hallaron un cuchillo con rastros de sangre que coincidió con el tipo sanguíneo de la víctima; así como varias botellas de licor, entre ellas, de whisky y ron Appleton que, según el presunto homicida, son sus bebidas favoritas. Ese mismo día por la noche, Manubes de la Cruz salió de Villahermosa y se escondió en la Ciudad de México, donde fue capturado por la Policía Federal y el 29 de abril puesto a disposición de la FGE donde, en principio, negó ser el autor material del asesinato de Dagdug Lutzow. No obstante, admitió que intercambiaba mensajes por celular con el ahora occiso, que tuvieron una relación de amistad y que en algunas ocasiones “le insinuó tener interés de tipo íntimo con él y que una vez le hizo la insinuación de manera directa”. En el teléfono celular de Moisés Dagdug se hallaron varios mensajes dirigidos a “ROLANDO Taj”, entre ellos, uno enviado el 10 de febrero, en el que le proporcionaba el domicilio de su residencia y le indicaba que lo estaba esperando. El contacto “ROLANDO Taj”, era porque el inculpado trabajaba en el casino Taj Mahal de Villahermosa que Dagdug Lutzow frecuentaba. Manubes de la Cruz –quien confesó ser adicto a las drogas y al alcohol–, relató que el sábado 20 de febrero el empresario recibió por la espalda la primera puñalada, a la altura del hombro izquierdo. Entonces, cayó al suelo y ahí le asestaron 15 más. De acuerdo con el fiscal Valenzuela Pernas, el cúmulo de pruebas demuestra científicamente que Rolando Manubes fue quien utilizó el cuchillo para asesinar al empresario radiofónico. Alrededor de las 15:30 horas de este lunes, Manubes de la Cruz ingresó al Centro de Reinserción Social del Estado (Cereso), pero se acogió al artículo 20 constitucional y se negó a rendir declaración preparatoria ante la juez sexto penal, Guadalupe Vázquez Baeza. La impartidora de justicia tiene 72 horas para definir su situación jurídica y dictarle auto de formal prisión o libertad.  

Comentarios