Acusan violenta detención de panista por grabar abuso de policías en Colima

viernes, 27 de mayo de 2016
COLIMA, Col. (apro).- La detención violenta de la excandidata panista Meyly Pastora Beltrán Rolón, mientras grababa en video a agentes de la Policía Estatal que realizaban un operativo, enfrentó a PRI y PAN, en tanto que la fracción de este último en el Congreso local anunció que solicitará la destitución del titular de la SSP, Eduardo Villa Valenzuela. Los hechos ocurrieron la tarde del jueves, cuando desde su negocio de venta de paletas en el centro de la ciudad, Beltrán Rolón videograbó a policías estatales que realizaban una detención y revisión de un grupo de jóvenes en el jardín Núñez, pero al darse cuenta los agentes de que estaban siendo monitoreados, cuestionaron a la excandidata, le pidieron sus datos y también la grabaron con sus teléfonos celulares. En uno de los videos difundidos en la red social Facebook se aprecia cómo Pastora Beltrán dirige su mano izquierda hacia el teléfono de un agente, lo toca y el aparato termina en manos de ella. Enseguida, el agente se queja de robo, da unos pasos atrás y ordena a dos mujeres policías que la detengan por ese delito, mientras la ciudadana rechaza haberlo robado y le ofrece el celular. Las agentes se introducen al negocio y la detienen por la fuerza, mientras ella grita quejándose de lastimaduras en un brazo. Les dice que no pueden detenerla porque están en propiedad privada, las agentes argumentan que tienen una orden de aprehensión, que nunca muestran. Mientras es sometida, un agente la revisa, asegurando que trae un arma. Ella le pide a alguien que siga grabando, y una de las agentes voltea y advierte al testigo que también pueden llevárselo. Beltrán Rolón fue trasladada a bordo de una patrulla a las instalaciones de la SSP y, sin haberle comprobado ningún delito, fue dejada en libertad tres horas después. En rueda de prensa ofrecida este día en la sede estatal del PAN, Beltrán —quien en la elección de junio de 2015 contendió por la diputación local del VIII Distrito—, aseguró que nunca pretendió quitarle el teléfono al policía, sino bajarle la mano, pero éste aprovechó para soltar el teléfono y dejarlo en sus manos para acusarla de robo. La agraviada explicó que ella había estado grabando a los agentes desde el otro lado de la calle, cuando tenían detenidos a varios muchachos, justo cuando a uno de ellos “lo revisan, duran rato, lo revisan en una parte y yo filmo el video, y uno de los policías tira algo, lo levanta y se lo echa a la bolsa de la persona que estaban revisando para fincarle un delito que tal vez no cometió”. También dijo que cuando fue detenida, los policías la acusaban de varios delitos, entre ellos robo y portación de arma de fuego, además de que decían que se encontraba mal de sus facultades mentales, pues “no sabían cómo fincarme una responsabilidad por haberlos grabado en sus irregularidades”. Acompañada del presidente estatal del PAN, Jesús Fuentes Martínez, y de algunos diputados, entre ellos el coordinador de la bancada panista, Luis Humberto Ladino Ochoa, Meyly Pastora Beltrán anunció que presentará una queja contra los agentes ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado y una denuncia penal ante la PGJE. Además, denunció que durante el traslado y en el periodo que estuvo en manos de los policías recibió un trato humillante, pues las agentes le apretaron los senos, la golpearon y se burlaron de ella al decirle que si Greenpeace iría a salvarla porque estaba “gorda y fea”. Le advirtieron que no iba a salir y que les gustaban las personas “que se hacen las machitas”. Después de que se difundieron en las redes sociales y en algunos medios digitales los videos de la detención, la Secretaría de Seguridad Pública emitió un comunicado en el que señaló que los policías que participaron y que están identificados en los videos fueron citados para conocer su versión de los hechos, además de que se llevaría a cabo la revisión de ese material para determinar si actuaron conforme a la ley y a los protocolos establecidos. El comunicado expone: “De la información preliminar que se tiene por parte de los policías, ellos realizaban un operativo en atención a una denuncia ciudadana, que alertaba sobre personas drogándose en el jardín Núñez, lugar al que acudieron los oficiales, y tras realizar un recorrido pie a tierra y hacer algunas revisiones e inspecciones a personas, se percataron de que estaban siendo videograbadas”. También asevera que “en uso de las facultades que les otorga la ley, los oficiales de la Policía Estatal procedieron exclusivamente a solicitarle que se identificara, reaccionando la persona en mención de manera irrespetuosa, según lo informan los agentes, motivo por el que también comenzaron a grabarla, debido a que no sabían con qué intención lo hacía ni el uso que le daría a la grabación”. Posteriormente, se asegura en el comunicado, “la persona arrebató el teléfono a un oficial, por lo que procedieron a realizar su detención y su traslado a las instalaciones de la Policía Estatal Preventiva. Cabe señalar que una vez que fue detenida y trasladada a las instalaciones de la Policía Estatal, personal médico de la institución, así como de la Cruz Roja, certificaron que la detenida no presentaba ninguna lesión física”. Por su parte, la dirigencia estatal del PAN y el grupo parlamentario de ese partido condenaron la detención de Beltrán y advirtieron que la apoyaran para que se esclarezcan los hechos y se haga justicia. En un boletín, los legisladores panistas recalcaron que los elementos policiacos que aparecen en el vídeo ingresaron al negocio de Pastora Beltrán y la detuvieron sin mediar orden de aprehensión ni delito en flagrancia, además de que se muestra cómo fue lesionada de un hombro y, a pesar de que se quejaba, los elementos policíacos continuaron sin atender a sus quejas. “Este tipo de actos no los podemos permitir, los elementos que participaron en esta ilegal detención deberán ser cesados inmediatamente e iniciárseles los procedimientos correspondientes para su destitución, así como al director de Seguridad Pública del estado de Colima”. También exigieron que el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez proceda de forma enérgica, pues “la ciudadanía debe sentirse segura con el funcionamiento de las corporaciones policiacas, los ciudadanos comunes no son contra quienes deben actuar; el estado se encuentra inmerso en una crisis de seguridad y nuestras autoridades deben estar para proteger a los ciudadanos, no para amedrentarlos ni detenerlos arbitrariamente, como hicieron con nuestra compañera”. Por su lado, el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Rogelio Rueda Sánchez, lamentó que el PAN “quiera partidizar este incidente y quieran sacar raja política a costa del trabajo de seguridad pública”. Rueda Sánchez señaló que el Revolucionario Institucional respalda el compromiso del Ejecutivo estatal por el respeto absoluto a los derechos humanos. Asimismo, afirmó tener plena confianza en que las autoridades de seguridad investigarán a fondo lo ocurrido y, en caso de abuso, se tomarán las medidas pertinentes. El dirigente priista dijo que el gobernador ha tenido siempre el compromiso de respetar los derechos humanos de los colimenses y señaló que “cuando ha identificado un comportamiento inadecuado, ilegal de parte de servidores públicos, ha actuado de manera inmediata, no hay tolerancia para conducirse en forma ilegal, eso ya ha quedado acreditado”, por lo que pidió a la ciudadanía dejar el espacio para que las instancias pertinentes hagan la investigación y para que si hubiera algunas sanciones, estas se apliquen.

Comentarios