Anuncia Peña plan de reactivación económica para Tabasco y Campeche

miércoles, 4 de mayo de 2016
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto anunció en esta capital cuatro medidas para la reactivación económica y desarrollo productivo de los estados de Tabasco y Campeche, severamente afectados por la crisis petrolera. Entre ellas destaca la creación de una Zona Económica Especial (ZEE) para ambas entidades, con el propósito de potenciar la modernización industrial y la diversificación de su economía, que se sumará a las tres aprobadas anteriormente. También adelantó que las secretarías de Hacienda y Economía, en coordinación con los gobiernos de Campeche y Tabasco, promoverán la creación de recintos fiscalizados estratégicos para facilitar el desarrollo industrial en ambos estados y diseñarán también un innovador programa de desarrollo productivo para la región. Asimismo, y después de 30 años de restricción, la Sagarpa permitirá la pesca en la Sonda de Campeche, una zona prohibida de alrededor de 10 mil kilómetros cuadrados. Ante los gobernadores de Tabasco y Campeche, Arturo Núñez Jiménez y Alejandro Moreno Cárdenas, así como empresarios de ambos estados, funcionarios federales y estatales, Peña Nieto anunció que en materia de infraestructura se construirá el tramo dos del Libramiento de Villahermosa y el Puente de la Unidad, en Campeche. Sin embargo, hay inconformidad entre los tabasqueños porque el Ejecutivo federal no ha cumplido con la construcción de seis distribuidores viales para esta capital que ofreció y firmó ante notario público en mayo de 2012, durante su campaña presidencial. El delegado de la SCT federal, Sergio Herrera Concha, en reunión con constructores locales, informó que por el recorte presupuestal este año tampoco se construirán los distribuidores viales, y que en 2017 probablemente se edifique uno y los demás se cancelen definitivamente. El presidente Peña Nieto dijo que por décadas la explotación y producción de hidrocarburos han sido una gran palanca del desarrollo del país, y que México “mucho debe a los estados de Tabasco y Campeche", por ello como primera medida para reactivar la economía se atenderá de inmediato la falta de liquidez que enfrentan las empresas en ambos estados, agilizando el pago a proveedores locales de Petróleos Mexicanos (Pemex). Pemex y Nacional Financiera, además, trabajarán con grandes contratistas para que participen en un programa de factoraje y se atienda a toda la cadena de proveeduría, adicional a las acciones emergentes para la reactivación económica de las micro, pequeñas y medianas empresas, lo mismo que facilidades temporales, tanto fiscales para el Impuesto sobre la Renta e IVA, como en cuotas del IMSS e Infonavit. En la segunda estrategia se destinarán recursos adicionales a los proyectos de pavimentación a través del Fondo de Apoyo en Infraestructura y Productividad, y se adelantarán inversiones contempladas para 2017 para la modernización de planteles, mediante el Programa Escuelas al Cien. Por su lado, las secretarías de Desarrollo Social, Economía, Comunicaciones y Transportes, Turismo y del Trabajo y Previsión Social duplicarán su presupuesto asignado en 2016 para ambos estados. Como parte de la tercera estrategia, en el sector agropecuario habrá prioridad para la acuacultura y la pesca; en el sector industrial se aprovecharán las capacidades de la proveeduría de la industria de hidrocarburos, mientras que en el sector servicios se dará un decidido impulso al turismo. En la cuarta medida se establecerá un esquema de seguimiento y comunicación que dé certidumbre a los actores económicos de estas dos entidades mediante la creación de Consejos para la Reactivación Económica y el Desarrollo Productivo en cada entidad, en el que participarán los sectores empresarial, social y público. Este mecanismo, dijo Peña Nieto, será fundamental para evaluar el avance que se está teniendo en los programas anunciados. “Hoy somos ya, por primera vez en más de 25 años, superavitarios en el sector agroindustrial; somos un país donde se sigue generando empleo formal; tenemos una de las tasas de inflación más bajas, lo que nos permite tener una gran estabilidad económica”, resaltó. El gobernador Arturo Núñez reconoció como medidas de fondo las anunciadas por Peña Nieto y que se requiere trabajo, dedicación y mediano plazo para concretarse, pero constituyen una base firme para impulsar diversas actividades e instrumentos financieros, fiscales, administrativos, gasto público y de infraestructura para salir adelante. Alejandro Moreno Cárdenas, gobernador de Campeche, agradeció al presidente Peña Nieto que esté volteando hacia la región, porque “el México del sureste tiene un gran potencial para lograr su pleno desarrollo y su transformación. “Es un programa de apoyo y de inversión en el que en mucho agradecemos el respaldo total del gobierno de la República”, expresó. El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que el paquete de medidas no puede ser un esfuerzo vertical solamente desde el gobierno, y para que sea exitoso tiene que involucrar a la sociedad civil y, de manera muy importante, a los liderazgos empresariales de Tabasco y Campeche. El director general de Pemex, José Antonio González Anaya, reiteró que la industria petrolera vive tiempos difíciles y por ello la empresa productiva del Estado se suma de manera decidida a la iniciativa presidencial. Informó que poco más del 90 por ciento del petróleo que produce el país proviene de estos dos estados y de sus litorales, y que hasta el 30 de abril se habían pagado casi 92 mil millones de pesos a proveedores de Pemex y se tienen programados 25 mil millones más. Y que para 2016, pese a las restricciones presupuestales, se tienen considerados proyectos y acciones por cerca de mil millones de pesos. El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, afirmó que no es la primera vez que Tabasco y Campeche enfrentan una coyuntura como la actual, por lo que confió en que, como ya lo han hecho en el pasado, saldrán adelante con una economía diversificada y con una estrategia de largo plazo que cierre la brecha en el desarrollo de las diferentes regiones del país. La meta, enfatizó, no es dar apoyos asistencialistas, sino ampliar las opciones de crédito y financiamiento para que los emprendedores puedan hacer sus propios negocios. “La meta es cambiar la historia de baja productividad que ha tenido el sur-sureste del país, por una historia de transformación productiva que permita a Campeche y Tabasco transitar de la dependencia petrolera a la fabricación de bienes de mayor valor agregado, tanto en la cadena original de hidrocarburos y petroquímica, como en muchas otras vocaciones productivas”, añadió. Luego sostuvo que la meta no se limita a generar empleos temporales, sino a impulsar la diversificación de sus economías, para poder crear fuentes de trabajo formal y permanente, bien remunerados. También explicó que por su ubicación geográfica y vocación productiva, es natural que Tabasco y Campeche sean el puente entre el Atlántico y el Pacífico, y aprovechar el acceso preferencial que se tiene a más de 46 naciones con las que se tienen tratados de libre comercio.

Comentarios