Intimidan a reportera del diario Vanguardia

viernes, 6 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al salir de las oficinas del diario Vanguardia de Saltillo, Coahuila, la reportera Roxana Romero, quien cubre temas de educación y sociales, fue perseguida por dos hombres en un automóvil durante 25 minutos. De acuerdo con información difundida por el periódico, la noche del martes 3, Romero acudió a Palacio de Gobierno para cubrir una reunión de autoridades con profesores inconformes por las reformas en materia de pensiones. A su regreso vio un vehículo con dos hombres sospechosos estacionado sobre la calle Chiapas, frente a Vanguardia, en la colonia República Oriente. Y cuando salió, cerca de las 00:15 del miércoles 4, los sujetos seguían allí. Dos taxis de la compañía esperaban al personal del rotativo para llevarlos a su casa, y en uno de ellos subió Romero. Los dos vehículos de alquiler salieron juntos, y detrás de ellos avanzó el vehículo sospechoso, registrado por las cámaras de vigilancia de Vanguardia. El primero de los taxis dio vuelta en la esquina de Torreón (a una cuadra). En el que viajaba Romero continuó sobre la calle Chiapas hasta Jesús Valdés Sánchez y de ahí hacia LEA. Circuló cerca de 25 minutos, siempre con el auto señalado pegado a unos metros. Durante 17 kilómetros fueron seguidos por los sospechosos, en calles con poca afluencia. Romero fue llevada a casa de un familiar porque sabía que ahí habría más personas que en su propio domicilio. Al llegar, el vehículo sospechoso se detuvo 30 metros antes y dio varias vueltas alrededor del domicilio donde fue dejada la periodista, quien poco más tarde fue trasladada a otro sitio por personal del diario. El director general de Vanguardia, Armando Castilla Galindo, también ha sido perseguido por desconocidos que se han dedicado a fotografiarlo secretamente en lugares públicos. Incluso en las últimas semanas ha sido víctima de una campaña de desprestigio en portales anónimos creados a finales de enero pasado para denostar a periodistas y comunicadores de Coahuila. En entrevista con Radio Fórmula, Castilla Galindo destacó que desde ayer tienen una gran preocupación sobre el origen y los responsables del acoso a la reportera Roxana Romero. "Son dos cosas muy puntuales y que tratamos de identificar, la primera que nos queda claro que hay una campaña de injurias, desprestigio, amenazas, intimidación hacia los periodistas de la empresa y esto ocurre desde finales de enero", dijo. Castilla Galindo explicó que cuando se arma un rompecabezas, en una línea de tiempo y de acciones, "nos damos cuenta que es algo sistemático o pareciera que es algo sistemático, no tenemos la certeza, pero sí la claridad de que así es. "En este momento lo que nos preocupa muchísimo es si el último ataque hacia Romero parte de esa cadena de acontecimientos, porque también es justo decir, de manera muy preocupante, que en las últimas dos semanas han sido detenidas muy peligrosas bandas del crimen organizado en Saltillo, una de las últimas fue la semana pasada. "Y fue alarmante darnos cuenta que traían una lista de posibles secuestrados o potenciales personas que iban a ser secuestradas, entre ellas el mismo hijo del gobernador Rubén Moreira por quien iban a pedir un rescate de 18 millones de pesos". Según el director de Vanguardia, lo característico de esta banda es que tenía a millonarios, gerentes de empresas con cierta solvencia económica, pero la lista también incluía a personas de escasos recursos, trabajadores con salarios modesto. "Esa es una gran preocupación que traemos, lo que sí tenemos claridad es que el ataque contra Romero fue específicamente contra ella, una intimidación. El hecho de que la hayan perseguido a la una de la mañana durante 17 kilómetros, 25 minutos, la compañera sí lo sintió como un ataque", destacó. Asimismo, mencionó que Romero tiene tiene ya protección especial. "Lo que nos interesaba era ponerla a resguardo, ponerla a salvo, y eso fue lo que se hizo, y así va a permanecer mientras no tengamos un poco más de claridad. Lo que pudimos hacer de nuestra parte fue presentar una denuncia pública, exponer el caso, hacerlo visible. Roxana está todavía considerando en qué momento presenta una denuncia formal a este acoso, intimidación", apuntó.

Comentarios