"Quitaremos al César lo que no es del César", advierte Corral al recibir constancia

sábado, 11 de junio de 2016
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- Luego de recibir la constancia de mayoría como gobernador electo, Javier Corral Jurado pidió a los chihuahuenses que le ayuden en su gobierno porque no será fácil enfrentar la situación financiera ni volver a unir a un estado lastimado por la corrupción, por la mentira y por la impunidad. “No existe posibilidad de que la sociedad chihuahuense encontrara motivos de reconciliación, si no atendemos su principal demanda de justicia frente a la corrupción y el saqueo. No se trata sólo de llevar a la cárcel al tirano, vamos a respetar el debido proceso y serán las instituciones quienes lo encarcelen, nosotros recuperaremos lo robado y ese dinero lo regresaremos a la gente: Quitaremos al César lo que no es del César y regresaremos al pueblo lo que es del pueblo”. Abundó en que no será fácil porque el reto del gobierno entrante “es monumental”, los problemas inmensos y la devastación de las instituciones en Chihuahua “ni siquiera las imaginamos todavía, nos van a entregar un gobierno quebrado”. Acompañado de Margarita Zavala, del exgobernador Francisco Barrio y la Alianza Ciudadana que lo postuló, confirmó el intento del gobierno de César Duarte, de aumentar la deuda a través de sofisticados mecanismos que no quieren considerarlos como deuda, quieren comprometer los ingresos de la entidad para el futuro y sobre todo las participaciones. “Sabemos que están quebrados y que no tienen ni para pagar la nómina, hemos dicho que estamos de acuerdo en cualquier esquema que trate de solucionar ese problema de liquidez que es problema de pago de nómina, prestaciones de trabajadores de gobierno, pero no con esquemas que comprometan los ingresos y aumente la deuda de Chihuahua”, advirtió. Javier Corral ganó la gubernatura por 116 mil 503 votos al candidato oficial, Enrique Serrano Escobar, quien fue postulado por el PRI-PVEM-PT- Panal, aunque en la capital, Serrano quedó en tercer lugar porque el segundo lugar lo obtuvo el candidato independiente, José Luis “Chacho” Barraza González. El total de votos computados para Corral son 517 mil 18 y para Serrano, 400 mil 615. El gobernador electo agradeció a quienes salieron a votar, “con valor y con decisión, en una de las campañas más adversas electoralmente, porque enfrentaron la maquinaria perversa. Gracias por salir a votar con alegría, con pasión, con esperanza. Eres dueño de tu propio destino y vienen años inmejorables para todos”. Y recordó que “el poder es para servir, es el mejor instrumento para ayudar a los demás”. Javier Corral se convierte en el segundo gobernador panista en la historia de Chihuahua, después de que hace treinta años, Chihuahua cimbró al país “con la épica gesta de los chihuahuenses en 1986 y tres décadas después, le vuelve a tocar al pueblo de Chihuahua ser un referente nacional contra el autoritarismo y se demuestra que la corrupción no es nuestra cultura, detestamos a un gobierno corrupto y corruptor” En un momento de su discurso, frente a palacio de gobierno pidió: “Ayúdenme, no me vayan a dejar solo, porque el reto es monumental, ayúdenme porque las necesito a todas y a todos, porque tenemos que reconstruir nuestro estado y volver a unir a nuestro estado tan lastimado por la corrupción, la mentira y la impunidad”. Pidió poner lo mejor de cada uno, “hay que echarnos para adelante, y sobre todo, tenemos que reconocer que la fórmula para salir adelante es que nos volvamos solidarios y solidaristas”. La palabra solidaridad, dijo, será necesaria los próximos años, “porque ser solidario es atender el llamado de las víctimas y hoy lo son la mayoría de los chihuahuenses, la solidaridad es el rostro social del amor, es la acción generosa de unos frente a los demás. Llamo a ser solidarios con los que menos tienen en Chihuahua, porque mi gobierno va a trabajar preferencialmente para los que menos tienen y por eso he pedido solidaridad”. “Llamo a los que más saben, a los que más pueden, a los que más tienen, a ser solidarios, a ayudar a los que no saben, ni pueden ni tienen y por virtud de la solidaridad, pueden lograr las mismas condiciones de vida que los demás chihuahuenses”, agregó y provocó aplausos de los asistentes. Es necesario “echarnos para adelante”, porque todos deben aprovechar la oportunidad que la ciudadanía les dio con su voto, de aprovechar la oportunidad, el momento reformador y la energía social. “Chihuahua huele a libertad”. “Y si ha vuelto la libertad, que la democracia vuelva a ser el cauce principal, porque el ‘dirimamos las diferencias y encontremos soluciones’ es el valor fundamental por el que chihuahua ha escrito páginas gloriosas en la historia de México”. Corral considera que el país les ha dado una oportunidad y es importante aprovechar la democratización en todos los ámbitos de la vida pública y social, por lo que considera que. “Es momento de llevar la democratización a partidos, sindicatos, cámaras, organismos sociales, asociaciones, para rescatar a las instituciones del corporativismo, del clientelismo, del chantaje, del espíritu faccioso” A los panistas y sobre todo a los candidatos ganadores para las alcaldías, los llamó a aprovechar la oportunidad que Chihuahua: “A quienes ahora tenemos responsabilidad pública, diputados, regidores, alcaldes, les digo y me digo que esta elección nos trasciende, cuidado con creérnosla de manera personal o creer que solo por atributos personales hemos vencido, cuidado con que no seamos capaces de entender lo que pasó el 5 de junio, esta es la victoria del pueblo de Chihuahua y sólo a él le pertenece”. “No nos está permitido fallar, no podemos acomodarnos como en otros momentos y en otras regiones del país, tras el triunfo, no podemos defraudar la esperanza de la gente, la alegría de los niños, la mirada de los hombres y mujeres que han concurrido con valor a desafiar una tiranía que logró infundir temor y miedo en la sociedad chihuahuense”, agregó. El 5 de junio fue un momento plebiscitario en la vida del país y Chihuahua, señaló, porque el hartazgo y la desilusión, le dio el triunfo al PAN, le dio una nueva oportunidad y debe convertirla en una oportunidad “de oro”. “El plebiscito fue contra la corrupción política, contra la impunidad, la ineficiencia, la gente marcó una ruta y se nos ha brindado una nueva oportunidad y la política no brinda con frecuencia nuevas oportunidades, a lo mejor solo una, y esta es la del 5 de junio, si sabemos entender lo que pasó. Que nadie se acomode (…) hay un anhelo, hay un sueño, propósitos, aspiraciones legítimas, que necesitamos concretar con las acciones en los hechos”. Remató: “Sin mojigaterías falsas, sin andar consagrando a ningún santo al estado de Chihuahua, me pongo en manos de Dios. Y me pongo en manos de Dios respetando, incluso, a quienes no creen, haré un gobierno plural, laico incluyente, pero en lo personal me pongo en manos de Dios para servir, con honor, con pasión, con alegría y con honestidad al gran pueblo de Chihuahua”. Por su parte, Francisco Barrio coincidió en que a Duarte pronto le llegará la acción de la justicia, pero a los chihuahuenses les corresponde trabajar todos juntos en torno al gobernador, porque van a pasar cosas grandes en Chihuahua.

Comentarios