Piden a maestros liberar instalaciones de Pemex en el Istmo; advierten riesgo

jueves, 16 de junio de 2016
OAXACA, Oax. (apro).- El gobierno federal y estatal desplegó a la Policía Federal (PG), Gendarmería y fuerzas estatales al Istmo de Tehuantepec para permitir que se normalice la operación de la refinería “Antonio Dovalí Jaime” del puerto de Salina Cruz, ante “una verdadera situación de emergencia debido a que se corre el riesgo de una conflagración”. Así lo reconocieron las autoridades, al tiempo de que hicieron un llamado a los maestros de la sección 22 a levantar los nueve bloqueos que fueron instalados en la región del Istmo desde el lunes 13, presuntamente para evitar una tragedia. El gobierno hizo un exhorto a los manifestantes para liberar las vías de acceso en el Istmo de Tehuantepec, “toda vez que el objetivo no es desalojar a quienes mantienen los bloqueos, sino evitar que la planta de Pemex se convierta en un riesgo para la población, y que se permita el acceso de las pipas y autotanques a la refinería, para liberar la presión que existe en los sistemas de distribución”. En un informe del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública y Procuración de Justicia de Oaxaca, se específica que hasta el momento en las acciones realizadas por los cuerpos encargados de preservar el orden y la paz en la entidad no se reportan lesionados ni personas desaparecidas. “No olvidemos que en otras entidades se han producido explosiones que han dejado muertos y heridos. No queremos que eso ocurra y, si algo sucediere, tendremos que fincar responsabilidades”, advirtió el secretario de Seguridad Pública, Jorge Alberto Ruiz Martínez. A su vez, el delegado de la Secretaría de Gobernación, Germán García Moreno Ávila, señaló que el gobierno federal y el de Gabino Cué están coordinados para tomar las medidas necesarias, con el fin de garantizar la vida y la seguridad de los pobladores. “Estamos atentos a que haya la voluntad por parte de los manifestantes y que estén enterados que nuestra responsabilidad es velar por la seguridad de la población en general; de no ser así las fuerzas del Estado habrán de actuar, porque estamos ante un riesgo y nuestra prioridad es conservar la seguridad de todos”, puntualizó. El secretarios general de Gobierno, Carlos Santiago Carrasco, aclaró que “las instituciones no pretenden de ninguna manera intervenir en la vida del sindicalismo ni desalojar a los manifestantes. Nuestra petición es que permitan el acceso de más de 30 pipas que están varadas desde hace varias horas y que puedan descargar el fluido, porque de no hacerlo pondrían en riesgo la vida de los habitantes del puerto y zonas aledañas”. En reunión de trabajo, los secretarios general de Gobierno, Carlos Santiago Carrasco, y de Seguridad Pública, Jorge Alberto Ruiz Martínez, así como el delegado de la Segob, Germán García Moreno Ávila, analizaron la situación que priva en la zona del Istmo, exhortando a los manifestantes a no afectar la actividad productiva y económica, pero sobre todo a no generar condiciones de riesgo en la refinería del puerto de Salina Cruz. “No queremos alertar de más, pero tenemos que decir la verdad y evitar que ocurra una conflagración en la zona. Esta es una verdadera emergencia en territorio mexicano y por eso hacemos un llamado a quienes están bloqueado el tránsito vehicular a la altura de la agencia automotriz de la Nissan”, advirtió Santiago Carrasco. Y continuó: “Estamos en favor de la legalidad, no en contra de los maestros. Queremos evitar el uso legítimo de la fuerza pública; sin embargo, solicitamos el recurso del entendimiento y la voluntad de los manifestantes en beneficio de la población istmeña”, puntualizó. Los funcionarios explicaron que, de acuerdo con Pemex, la refinería tiene una capacidad limitada de producción y almacenamiento de gasolina y diésel, por lo que es urgente su distribución, ya que genera gas propileno y, de registrarse una fuga, generaría una contingencia en la zona.

Comentarios