Y mientras Oaxaca 'arde”, funcionarios guerrerenses viajan a boda a ese estado en aeronaves oficiales

domingo, 19 de junio de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- El gobernador priista Héctor Astudillo Flores aprovechó este fin de semana para viajar junto a miembros de su gabinete en aeronaves oficiales al estado de Oaxaca con el propósito de asistir a la boda del secretario de Obra Pública de Guerrero, Rafael Navarrete Quezada, personaje señalado por presuntos actos de corrupción. El mandatario, su familia y varios colaboradores del gabinete abandonaron la entidad sumida en la crisis de impunidad, inseguridad y violencia para divertirse en un festejo particular en el estado de Oaxaca, donde el conflicto político social generado por la reforma educativa se agudizó en los últimos días. [caption id="attachment_444544" align="alignnone" width="1111"]Imagen compartida en redes sociales por Ramón Sosamontes Imagen compartida en redes sociales por Ramón Sosamontes[/caption] Ayer (sábado 18), Rafael Navarrete El Pelón -hijo del cacique priista de Ometepec, Mario El Garrobo Navarrete- contrajo nupcias con Alicia Rueda en el emblemático Centro Cultural Santo Domingo conformado por el jardín etnobotánico y el antiguo convento dominico construido en los siglos XVI y XVII, considerado por la sociedad oaxaqueña como un lugar de lujo que se puso de moda entre ricos locales y foráneos donde una boda tiene un costo promedio de más de 200 mil pesos. El histórico espacio administrado por el gobierno estatal se encuentra ubicado a pocos metros del plantón que mantienen integrantes del magisterio disidente en el zócalo de la capital de Oaxaca, entidad donde la crisis político-social generada por la reforma educativa se agravó en la zona del Istmo y la región mixteca. Incluso trascendió que el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, estuvo en la boda del funcionario de Guerrero en la catedral de Santo Domingo mientras policías estatales y federales ya estaban embistiendo contra profesores en la zona del Istmo. [caption id="attachment_444557" align="alignnone" width="1200"]El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, con los novios. Foto: Especial El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, con los novios. Foto: Especial[/caption] Fuentes oficiales informaron a Proceso que la celebración a la que acudió el mandatario de Guerrero, su familia y colaboradores, comenzó desde el viernes 17 en el hotel Quinta Real. Al siguiente día se realizó la boda en medio del lujo y opulencia en Santo Domingo y hoy se prepara el posfestejo denominado “tornaboda”. Para ello, el gobernador Astudillo y su familia, entre ellos su hijo Ricardo, quien ha sido acusado de realizar negocios al amparo del poder, así como el jefe de la oficina del Ejecutivo, Alejandro Bravo; el asesor, César Flores Maldonado y los secretarios de Turismo, Ernesto Rodríguez; de Finanzas, Héctor Apreza Patrón y otra decena de colaboradores, dispusieron de aeronaves, vehículos oficiales y guaruras para trasladarse a la capital oaxaqueña, indicaron las mismas fuentes. Incluso, personajes de negro historial como Ramón Sosamontes, actual funcionario federal, exhibieron en redes sociales fotos donde aparece Astudillo y su compadre Manuel Añorve Baños en plena celebración de la boda de Rafael Navarrete y la sobrina de la excandidata panista a diputada federal Concepción Cony Rueda. El hecho exhibe la indiferencia de la clase política que ha fincado su fortuna a través de los cargos que han ocupado en la administración pública frente al conflicto magisterial que se vive en el sur del país y que se agudizó este fin de semana precisamente en Oaxaca, donde se han registrado enfrentamientos entre docentes y policías en la zona del Istmo y la región mixteca. El actual secretario de Obra Pública del gobierno de Guerrero, Rafael El Pelón Navarrete, se desempeñó como delegado en Oaxaca de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en 2014 y fue señalado públicamente de desviar recursos públicos para beneficiar a candidatos del PRI en Guerrero y Oaxaca. El 15 de mayo de 2015, Apro publicó una nota donde el presidente del Corporativo de Apoyo y Defensa para los Constructores Oaxaqueños (CADCO), Luis Alberto Ramírez Colmenares acusó a Rafael Navarrete de presuntos actos de corrupción, entre ellos el presunto desvío de 580 millones de pesos y de cobrar 15 por ciento a contratistas oaxaqueños. Ramírez Colmenares presentó su denuncia ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Procuraduría General de la República (PGR). No obstante, a la fecha se desconoce si existe alguna investigación contra el actual funcionario de Guerrero, quien este fin de semana celebró su boda en grande junto al gobernador Astudillo y parte del gabinete estatal en Oaxaca.

Comentarios