Vandalizan palacio de gobierno en protesta contra César Duarte; acusan infiltrados (Video 360º)

miércoles, 22 de junio de 2016
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Convocados por el movimiento Unión Ciudadana, cientos de chihuahuenses se congregaron esta mañana afuera de palacio de gobierno para exigir al gobernador César Duarte Jáquez que deje de endeudar al estado e intervenga para solucionar el desabasto de gasolina y el servicio de transporte urbano Vivebús. Con el fin de hacerse escuchar, en un primer momento los manifestantes se turnaron para tocar las puertas de las oficinas donde despacha Duarte Jáquez, pero más tarde arribó un grupo de sujetos y de manera violenta empezó a quebrar puertas y ventanas del recinto. De acuerdo con la Fiscalía General del estado, agentes estatales y municipales detuvieron a 20 personas –jóvenes la mayoría–, entre ellas Marcelino Gómez Brenes, simpatizante de Morena. En los jaloneos, varios reporteros resultaron lesionados. El gobierno del estado dio a conocer que nueve policías estatales también terminaron heridos, y el personal que labora en palacio de gobierno fue resguardado en la azotea. El grupo de sujetos que irrumpió en la manifestación robó cuatro armas –dos cortas calibre 9 milímetros y dos largas calibre 223– y rompió ventanas y puertas del inmueble, mientras los agentes disparaban balas de goma desde adentro para desalojar las calles. Entre los manifestantes había niños y niñas que acompañaban a sus padres. Las personas detenidas –acusadas de daños al patrimonio cultural de la nación, daños en propiedad ajena y lesiones– fueron introducidas en el edificio gubernamental y posteriormente trasladadas a la comandancia. Cientos de elementos policiacos reforzaron la seguridad alrededor de palacio de gobierno, y los comercios aledaños a la casa del gobernador cerraron sus puertas después de que la situación se salió de control. Luego de la trifulca, afuera del edificio oficial fueron colocadas tanquetas de la Fiscalía General del estado. Infiltrados intentan generar caos: PAN Los partidos Acción Nacional y Alianza Ciudadana por Chihuahua, que impulsaron la candidatura de Javier Corral Jurado, gobernador electo, se deslindaron de la convocatoria a la manifestación y señalaron que hubo infiltrados que buscan generar confusión y caos social para distraer de la atención y que el gobierno de Duarte pueda destruir evidencias del endeudamiento en la entidad. "El Partido Acción Nacional, con una larga historia democrática, con respaldo a las instituciones, una historia que conlleva la manifestación pacífica en los años de la resistencia civil, siempre ha convocado a los ciudadanos a manifestarse en paz cuando hay que hacerlo. Rechazamos la violencia con la que se condujeron hoy algunas personas en palacio de gobierno", señaló el dirigente estatal Mario Vázquez Robles. El panista advirtió que fueron porros quienes incitaron a la violencia, y lamentó los hechos porque, dijo, trastoca el estado de derecho, dado que "el palacio de gobierno es de todos nosotros (...) Destruir puertas y ventanas no estaba previsto y no es parte de lo que Acción Nacional quiere para sus ciudadanos". Vázquez explicó que entienden la crispación social que existe, y no es para menos –agregó– “porque el saqueo de las finanzas del estado, el desabasto de gasolina y agua potable, y el mal servicio de transporte público, lastima a los chihuahuenses y genera un cóctel que influye en ánimo de los chihuahuenses y es obvio". Añadió: "El PAN apuesta a que a partir del 4 de octubre (Chihuahua) tenga un gobierno de puertas abiertas en la figura de Javier Corral, un gobierno que escuche y atienda los problemas de los ciudadanos". Luego exhortó a los ciudadanos a rechazar cualquier forma de violencia y participar en manifestaciones de forma pacífica. Enfatizó que la protesta no fue convocada por su partido ni por Javier Corral, con quien han estado en comunicación constante. Sobre la participación en la protesta de los diputados panistas Rogelio Loya Luna y Ana Gómez Licón, aseguró que lo hicieron a título personal porque son integrantes de Unión Ciudadana. Ellos desatendieron el llamado a no participar en la concentración, dijo, pero han hecho más daño los que han gobernado Chihuahua como si fuera su patrimonio personal, quienes han trastocado su gobierno. En las últimas semanas, después de que el candidato Enrique Serrano Escobar reconoció su derrota –agregó–, el PRI ha colocado cortinas de humo frente a lo grave que sucede en Chihuahua en términos de crispación social. De acuerdo con Vázquez, el PRI impugnó la elección a gobernador, pero el PAN hizo una defensa vigorosa cuyos resultados fueron contundentes a favor del candidato panista. Por su parte, representantes de Alianza Ciudadana por Chihuahua señalaron que eligieron la vía institucional del sufragio para terminar con un gobierno corrupto porque “no le apostamos a la anarquía". Admitieron que a título personal algunos de sus integrantes estuvieron presentes en la manifestación, y se deslindaron de los actos de vandalismo cometidos por provocadores que fueron infiltrados en la manifestación. "Denunciamos que en plena alternancia del poder hay hechos preocupantes de ingobernabilidad que pretenden sembrar el caos. Existen elementos graves que forman una cadena de provocaciones patrocinadas por el gobernador de Chihuahua, César Duarte, entre las cuales se encuentran: la pretensión de continuar endeudando el estado, la desatención del problema de desabasto de gasolina, la paralización del servicio de transporte y la impugnación de una democrática elección en la que se mostró el rechazo al gobierno duartista". Duarte, subrayaron, sabe que le espera la cárcel y "en su irracionalidad no le importa sembrar el terror entre el pueblo. Las y los ciudadanos, quienes acudieron a una convocatoria para realizar una toma simbólica y pacífica del palacio de gobierno, fueron testigos de la presencia de un grupo de personas que se dedicó a destrozar vidrios y patrullas, mientras la policía permaneció impasible". Condenaron, además, la agresión a periodistas de los medios de comunicación que cubrían el acto. "Alianza Ciudadana no convocó a esta manifestación y la participación de la diputada Ana Gómez y Víctor Quintana fue en el sentido de intentar detener la violencia, lo cual no fue posible. Es perverso que se trate de involucrar a la Alianza en estos disturbios provocados por la suma de hartazgo social y las personas infiltradas por el propio gobierno", puntualizaron. PRI culpa a Corral El presidente estatal del PRI, Guillermo Dowell Delgado, condenó los actos de violencia generados en la manifestación de este miércoles frente a palacio de gobierno, y de ello responsabilizó a los panistas y a Alianza Ciudadana. "Las turbas se han adueñado de las calles de Chihuahua. La política la ideó el hombre para evitar la guerra, ahora estamos dentro de las instituciones siguiendo un proceso electoral, pero esto habla del autoritarismo de Javier Corral y Jaime García Chávez", dijo, y aseguró que no tienen nada de demócratas porque no respetan las instituciones. Según Dowell se trata de la mayor afrenta, y sostuvo que desde el triunfo de Corral las turbas se han convertido en costumbre. Además le endosó al panista la toma del palacio municipal de Delicias y la manifestación en contra de los representantes del PRI en el municipio de Bocoyna durante el proceso electoral. "Lamentamos que quieran hacer de Chihuahua otro Oaxaca, donde prive la ingobernabilidad", insistió, y atribuyó al Revolucionario Institucional la recuperación de la paz. Luego pidió a las organizaciones religiosas y sociales que exijan un alto a las manifestaciones violentas. Señaló que la sociedad chihuahuense no merece la violencia porque les costó mucho volver a la tranquilidad. Posteriormente dio a conocer otras pruebas de presuntas irregularidades en el proceso electoral, mismas que llevaron ante el Tribunal Estatal Electoral (TEE), entre ellas la de diversos distritos y sindicatura de Juárez, así como de Cuauhtémoc. Se deslinda el gobernador electo En redes sociales el gobernador electo Javier Corral Jurado se deslindó de la convocatoria a la manifestación. "No participamos en modo alguno, no fuimos partidarios de esa convocatoria. Como de cualquier chihuahuense, respetamos el derecho a la libre manifestación de las ideas, y por supuesto de quienes a título personal convocaron y a quienes de buena fe concurrieron a un acto simbólico y pacífico para expresar su protesta sobre varios asuntos que preocupan a los chihuahuenses, entre ellos la insistencia del gobierno de Duarte de incrementar el endeudamiento estatal y el intento priista de última hora de burlar la voluntad popular del pasado 5 de junio. Estos son hechos que no sólo preocupan a los ciudadanos, sino los mantiene irritados", advirtió. El panista reconoció que desde ayer suponían los riesgos de la provocación por parte de infiltrados del gobierno de César Duarte, como sucedió, "presumiblemente de agentes policiacos vestidos de civil con el rostro cubierto. Ese ha sido el instrumento recurrente y la conducta deplorable de Duarte para distorsionar el sentido de cualquier protesta social". Corral reiteró que los actos o movilizaciones que convoque el nuevo gobierno serán anunciados por él mismo en su perfil de Facebook. "Serán siempre pacíficos, por lo que lamento y condeno la violencia en cualquiera de sus formas y protagonistas, así como los destrozos al palacio estatal. Particularmente estoy enterado de la agresión a los trabajadores de los medios de comunicación, a los que reitero mi respeto y consideración. Condeno enérgicamente esa agresión", concluyó.

Comentarios