Denuncia el Frayba 17 nuevos casos de tortura en Chiapas

miércoles, 29 de junio de 2016
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- En lo que va del año se han cometido 17 nuevos casos de tortura en la entidad, denunció este miércoles el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba). En el marco del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de Tortura, que se conmemoró el 26 de junio, el organismo precisó que esos casos se perpetraron de enero a junio en los municipios de Palenque, Comitán de Domínguez, Villacomaltitlán, San Cristóbal de Las Casas, La Concordia y esta capital. Luego de explicar que la tortura es un ataque a la dignidad humana y desintegra comunidades, destacó que en Chiapas es una práctica “sistémica y sistemática” que se usa como método de castigo, muy arraigado en las fuerzas de seguridad, y como un patrón de investigación policial ante los operadores de justicia. En un comunicado destacó que el momento de la detención y los traslados de personas continúan siendo “espacios privilegiados para la aplicación de tortura”. Además –apuntó– existen lugares de exterminio, como diversos centros de detención en donde se fomenta, tolera y justifica la tortura y otros tratos crueles inhumanos y/o degradantes. “Son espacios de excepción tolerados por el Estado mexicano donde no existe el respeto, garantía ni protección de los derechos humanos”, subrayó. De acuerdo con el Frayba, el gobernador Manuel Velasco Coello mantiene a Jorge Luis Llaven Abarca en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, pese a sus antecedentes como perpetrador de tortura, así como a Raciel López Salazar, procurador general de Justicia de Chiapas, quien desde el sexenio pasado ha sido denunciado y cuestionado por la utilización de la tortura dentro de la institución. Luego de precisar que la prevención y erradicación de la tortura en Chiapas “está lejos de ser una realidad”, ejemplificó con los casos de Margarita Gómez López y David Hernández Gómez, del municipio de Teopisca, quienes desde el pasado 24 de abril se encuentran detenidos en el Centro Estatal de Reinserción Social de Sentenciados (CERSS) No. 5. “Es un ejemplo típico del uso de la tortura como método de investigación, de un proceso judicial viciado para crear culpables de un delito”. Otro caso es el de Vidal Pivaral Matul, arbitrariamente detenido sin orden de aprehensión, quien fue víctima de tortura con golpes, patadas, asfixia, amenazas y humillación, que resultó en la autoinculpación del delito de secuestro y permanece detenido en el CERSS No. 14 “El Amate” desde hace cuatro años, sin sentencia.

Comentarios