La remoción forestal en Tajamar se hizo de manera legal: Profepa

miércoles, 8 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) resolvió que la remoción de vegetación forestal en el Proyecto Malecón Turístico Tajamar Cancún, ejecutada por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) en enero pasado, se realizó de manera legal, “al amparo de una autorización en materia de impacto ambiental vigente”. En un comunicado, el organismo detalló que después de una detallada investigación en campo y de gabinete, y una vez valorados todos los medios probatorios ofrecidos por ciudadanos denunciantes, se determinó que el referido desmonte “contó con una autorización expedida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)”. La Profepa destacó que tras los hechos ocurridos la madrugada del pasado 16 de enero, elementos de Profepa en el estado de Quintana Roo, en coordinación con personal de la Subprocuraduría de Recursos Naturales, realizaron una visita de inspección del 26 al 28 de enero del mismo año, y se instauró el procedimiento administrativo por posibles irregularidades en contra de la Autorización en Materia de Impacto Ambiental otorgada a su favor en julio de 2005. Según el organismo, cotejó exhaustivamente los 16 términos y tres condicionantes señalados en la Autorización de referencia, así como las 65 medidas de prevención y mitigación establecidas en la Manifestación de Impacto Ambiental en su modalidad particular, cuyo cumplimiento fue acreditado por el Fonatur. Adicionalmente, y a efecto de garantizar el derecho a un medio ambiente sano, para la emisión de la resolución correspondiente la Profepa consideró además las pruebas ofrecidas dentro de las mil 188 denuncias interpuestas ante la Delegación en Quintana Roo, las cuales sirvieron para robustecer el análisis efectuado dentro del procedimiento administrativo instaurado. Resaltó que las pruebas ofrecidas por los denunciantes apoyaron la información recabada por inspectores federales, en relación a la presencia de fauna silvestre en el lugar previo a la remoción, y en fecha posterior a ese acto. Por ello, ordenó a Fonatur concluir con el programa de rescate de fauna, “acreditándose por el citado Fondo una imposibilidad material para tal efecto derivado de la oposición de algunos grupos de personas apostados en el lugar”. Por todo lo anterior, la Profepa resolvió que la remoción de vegetación “se realizó al amparo de la Autorización en materia de Impacto Ambiental Vigente al momento de su ejecución”, y determinó que no existieron indicios de daños ni responsabilidad ambiental atribuible al Fonatur. En un pronunciamiento emitido este miércoles, Greenpeace destacó que México firma convenios internacionales para la protección y conservación de la biodiversidad, pero permite la destrucción en Tajamar, donde habitan especies en diferentes categorías de riesgo catalogadas en la NOM-059 para la protección ambiental. Y para completar la ironía en este marco de catástrofe, añadió, Cancún será la sede de la 13 Conferencia de las partes del Convenio de la Diversidad Biológica a finales de este año. Desde 2005 Fonatur obtuvo los permisos para devastar Malecón Tajamar, ubicado entre lo que hoy es la megaplaza comercial Malecón Cancún y el sistema lagunar Nichupté. De acuerdo con información difundida por Apro, A lo largo de 10 años Fonatur invirtió 518 millones de pesos para la infraestructura urbana y turística de Tajamar que incluyó precisamente un malecón, paralelo al sistema laguna Nichupté, de mil 100 metros lineales con concreto estampado, así como servicios de agua potable y energía eléctrica con cables subterráneos, además de una rambla de 617 metros de longitud y un camellón de 40 metros de ancho. El espacio se convirtió en uno de los favoritos de los corredores para trotar entre las “manzanas” cubiertas de vegetación, y también fue usado para conciertos y bailes del carnaval. Fue en julio de 2005, en el tramo final del gobierno del panista Vicente Fox, cuando la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó en materia de impacto ambiental a Fonatur el desarrollo del “Anteproyecto Malecón Cancún”, en una superficie de 58.79 hectáreas. Desde entonces se determinó que en 49.10 hectáreas se llevaría a cabo la remoción de vegetación hidrófila (manglar, sabana y graminoides), selva baja caducifolia y secundaria. Con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) Fonatur y las empresas inmobiliarias que adquirieran lotes dentro del polígono de Tajamar quedaron protegidas ante las reformas que se hicieron posteriormente para proteger al mangle, lo cual ocurrió dos años después.

Comentarios